Por qué los PLC con WiFi son peores que los sistemas WiFi Mesh

Los dispositivos PLC son muy interesantes en casas que no tengan todas las habitaciones cableadas, de esta forma, podremos llevar la conexión a Internet vía cable o WiFi a cualquier rincón, ya que solamente es necesario conectar uno de los PLC a la corriente eléctrica y se sincronizan para intercambiar datos. Sin embargo, con la popularización de los sistemas Wi-Fi Mesh, posiblemente no te interese comprar un PLC con Wi-Fi sino un sistema Wi-Fi Mesh directamente. Hoy en RedesZone os vamos a explicar por qué los PLC con Wi-Fi son peores que los WiFi Mesh.

Puntos débiles de los PLC

Los dispositivos PLC o también conocidos como Powerline son unos dispositivos muy interesantes en determinados casos, ya que nos solucionan el problema de la conectividad de Internet en casa. Sin embargo, no son perfectos, y es posible que comprar un sistema WiFi Mesh sea la mejor solución para ti. Podéis visitar nuestro tutorial sobre qué es la agresividad de itinerancia WiFi en Windows.

Cortes aleatorios de la comunicación

Los PLC se comunican a través de la red eléctrica de nuestro hogar, si tu instalación eléctrica no está en buen estado es posible que tengas cortes aleatorios en la comunicación de los PLC, por lo que notarás que se cortan. Al cortarse la comunicación pueden pasar dos cosas: que recuperen la conexión automáticamente en pocos segundos o que tengas que desconectar el PLC manualmente y volver a conectarlo de nuevo. Esto hace que la experiencia de usuario sea nefasta, por lo que debes tenerlo muy en cuenta.

Uno de los enemigos de los PLC y los cortes de comunicación son los dispositivos SAI, es decir, los Sistemas de Alimentación Ininterrumpida que nos permiten proteger nuestro ordenador, router y otros dispositivos de cortes de suministro eléctrico. Cuando tengamos en casa un SAI, mete muchísimo ruido a la instalación eléctrica de casa y puede provocar que tengamos muchos cortes en los dispositivos PLC, sobre todo si lo tenemos «cerca» del SAI. Además, también influye mucho el consumo eléctrico de la casa por parte de los electrodomésticos, por lo tanto, si tienes un gran consumo en casa, es probable que los PLC no sean para ti debido a los cortes.

Si utilizas un sistema Wi-Fi Mesh puedes interconectar los nodos vía cable de red Ethernet, por lo que no tendremos ningún tipo de corte en este caso. Si no tienes la casa cableada, siempre vas a poder interconectarlos vía Wi-Fi en la banda de 5GHz o en la banda de 6GHz si soportan Wi-Fi 6E. De esta forma, la interconexión será vía WiFi que en muchas ocasiones es más estable que la red eléctrica de nuestro hogar, y tendremos mejor experiencia de usuario.

Baja velocidad de sincronización

Este tipo de dispositivos también pueden conseguir una baja velocidad de sincronización, dependiendo de la instalación eléctrica, si tenemos un SAI, electrodomésticos consumiendo mucha energía o el PLC conectado a una regleta (que nunca se debe hacer), es muy probable que tu velocidad de sincronización entre los PLC sea muy baja, y por lo tanto, tengas poca velocidad de Internet y a la red local doméstica.

Algunos trucos para mejorar la velocidad son los siguientes:

  • Conectarlos directamente a la pared, no conectarlo a la regleta de enchufes aunque perdamos un enchufe al conectarlo.
  • Hay PLC que tienen un socket eléctrico para no perder un enchufe, conectar aquí dispositivos con un alto consumo eléctrico también ocasiona una bajada de la velocidad de sincronización.
  • No tener cerca SAI, puede provocar cortes y baja velocidad, tampoco colocarlo cerca de electrodomésticos que consuman mucha energía.

Tal y como podéis ver, hay algunas acciones que sí podemos cumplir sin problemas, pero lo más importante es cómo esté la instalación eléctrica.

En este caso los sistemas WiFi Mesh se comportará mejor en determinadas circunstancias. Lógicamente si la distancia entre el router principal y el nodo Mesh es demasiado grande, entonces conseguiremos baja velocidad de sincronización, y por lo tanto, una baja velocidad real. El lugar idóneo para colocar los nodos es a media distancia entre el router principal y allí donde quieras tener cobertura, es decir, como si fuera un «repetidor» WiFi. Los nuevos modelos con Wi-Fi 6 tienen un rendimiento muy elevado, por lo que es muy recomendable que compres uno con el último estándar inalámbrico.

Alta latencia y jitter en la conexión

Otro punto negativo de los PLC es que podemos tener alta latencia en un determinado momento, aunque no siempre, por lo tanto, vamos a tener un jitter (variación de la latencia) demasiado alto, haciendo que sea imposible jugar online porque tendremos muchos lagazos. Esto tiene muy difícil solución, lo único que puedes hacer es seguir las recomendaciones anteriormente mencionadas y ver si funciona algo mejor, pero siempre tendremos una alta latencia si la red eléctrica de casa no está en buen estado.

Por supuesto, esto afecta tanto si te conectas por cable como por WiFi al PLC, sobre todo esto segundo ya que estaremos usando una conexión inalámbrica y podríamos tener interferencias con otras redes WiFi.

En los WiFi Mesh la latencia dependerá del estado del enlace troncal entre el router y el Mesh, si los hemos interconectado vía cable tendremos 1ms de latencia, si los hemos conectado vía WiFi y estamos a una distancia media, tendremos una latencia de entre 2-5ms, dependiendo de la velocidad de sincronización, interferencias etc. Por supuesto, el jitter también podría ser elevado en determinadas circunstancias, como lejanía, interferencias con otras redes WiFi etc. En nuestra experiencia, los WiFi Mesh tienen mejor estabilidad, menos latencia y menos jitter que los PLC.

No tenemos roaming WiFi

Si compramos un PLC con Wi-Fi, debes saber que no tendrás roaming WiFi entre los diferentes nodos, es decir, tendremos un corte de conexión si pasamos desde el router al PLC con WiFi y viceversa, haciendo que la experiencia de usuario sea nefasta. Sí es cierto que actualmente devolo ha lanzado PLC con WiFi Mesh, esto significa que podemos desconectar la red WiFi del router principal y utilizar los puntos de acceso de sus PLC y tendremos roaming WiFi y band-steering, por lo que la experiencia de usuario será claramente mejor en este caso.

Los sistemas WiFi mesh actuales tienen un roaming WiFi usando los estándares 802.11k/v e incluso el 802.11r, por lo que tendremos una experiencia de usuario excelente al pasar del router al nodo y viceversa. Esta funcionalidad es una de las más importantes de los sistemas Wi-Fi Mesh, y el firmware está muy optimizado para ello.

Tal y como habéis visto, en la mayoría de los casos merece la pena comprar un buen sistema WiFi Mesh donde la interconexión sea por cable o WiFi, que usar la red eléctrica con PLC porque el rendimiento que conseguirás será mejor en el primer caso.

¡Sé el primero en comentar!