Mejora el roaming de tu tarjeta Wi-Fi en Windows configurando esto

Cuando tenemos un sistema Wi-Fi Mesh con varios nodos, hacemos uso de los estándares 802.11k/v para poder cambiar del router Mesh al extensor Mesh de forma muy rápida y transparente. En algunos casos, podemos mejorar la experiencia de usuario forzando a la tarjeta de red Wi-Fi de nuestro ordenador a que cambie mucho antes de nodo Mesh, sin necesidad de esperar hasta que haya perdido demasiada cobertura inalámbrica. Esto también es válido cuando tenemos un repetidor sin funciones de Mesh, pero tenemos el mismo SSID y contraseña que el router principal. Si quieres conocer cómo mejorar el roaming de tu ordenador Windows, a continuación, tenéis todos los detalles.

Todos nosotros queremos tener siempre una muy buena conexión a Internet y a la red local doméstica a través de la conectividad Wi-Fi, independientemente de si estamos cerca del router principal o lejos de él. En los últimos años se han popularizado los sistemas Wi-Fi mesh, donde tenemos un router que se comunica de forma «inteligente» con los extensores y repetidores WiFi, y permiten formar una red mallada para que los clientes inalámbricos dispongan de roaming WiFi al moverse por la casa.

Gracias al roaming WiFi o itinerancia, el dispositivo cliente se conectará al punto de acceso más cercano, con el objetivo de conseguir la mejor cobertura y velocidad inalámbricas. En el caso de no tener una red WiFi Mesh que nos proporciona la facilidad del roaming WiFi, sí puedes conseguir una mejor experiencia de usuario configurando un parámetro en la tarjeta de red WiFi de tu ordenador, con el objetivo de que esta «transición» sea lo más rápida e imperceptible posible, haciendo que en cuanto encuentra una red con mejor señal, forzar la conexión al nuevo punto de acceso inalámbrico.

¿Qué es la agresividad de itinerancia?

La agresividad de itinerancia o roaming, es el nivel de velocidad que la tarjeta Wi-Fi busca otro punto de acceso con mejor señal y se conecta a él. Windows nos permite a través de la configuración avanzada de la tarjeta de red, modificar este parámetro con el objetivo de adaptarse perfectamente a nuestras necesidades de roaming. Si definimos una señal itinerancia mínima, entonces la tarjeta WiFi no se conectará al nuevo punto de acceso WiFi cercano hasta que no perdamos casi toda la cobertura inalámbrica WiFi del nodo donde esté conectado. En caso contrario, si definimos una itinerancia máxima, entonces la tarjeta WiFi se conectará mucho más rápido al AP WiFi cercano, sin necesidad de perder tanta señal inalámbrica.

Un detalle muy importante, es que los extremos son muy malos. Si definimos una itinerancia mínima tardará mucho en «pasar» al nodo más cercano. Sin embargo, si elegimos la configuración más agresiva, es posible que esté continuamente cambiando de nodo aunque estemos colocados en el mismo lugar, porque en cuanto detecte que otra señal es algo más fuerte que la actual, intentará cambiar, y así de forma continua. En este último caso, podría provocarnos cortes en la conexión inalámbrica al estar continuamente cambiando de punto de acceso WiFi. Este valor se basa en el RSSI (señal recibida desde el router o los repetidores), y no en la cercanía como tal, no obstante, cuanto más cerca estemos del router, tendremos una mayor señal.

El sistema operativo Windows nos permite establecer un total de cinco niveles de agresividad que podemos configurar para el roaming, estos niveles son los siguientes: mínimo, bajo, mediano, alto y máximo. Dependiendo de nuestras necesidades, tendremos que elegir entre un nivel de agresividad u otro, no obstante, no es que haya un nivel mejor que otro, todo dependerá del escenario donde nos encontremos. De manera predeterminada todas las tarjetas WiFi están configuradas con el nivel «mediano» de agresividad de itinerancia, a partir de aquí podemos decidir si dejar esta configuración por defecto, o bien modificar esta configuración por encima o por debajo.

El nivel de agresividad de roaming depende del entorno donde estemos, si vemos que estamos cambiando de punto de acceso WiFi de forma muy rápida sin que eso sea necesario, entonces tendremos que bajar el nivel a bajo o mínimo. En el caso de que en nuestro hogar veamos que le «cuesta» cambiar de punto de acceso WiFi porque todavía le llega buena señal del AP donde estamos conectados, entonces tendrás que configurar el parámetro en alto o máximo.

Problemas si la agresividad es máxima

Si configuramos la tarjeta de red WiFi con la agresividad en el valor «máximo», podríamos tener muchísimos problemas de conectividad si tenemos dos o tres nodos repartidos por casa. En esta configuración podríamos sufrir continuas desconexiones inalámbricas porque intentará conectarse con el AP que mejor señal nos proporcione, aunque sea durante un par de segundos, para posteriormente volver a conectarse al punto de acceso anterior, provocando cortes e inestabilidad en la red.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta, es que el consumo de energía de la tarjeta WiFi podría aumentar, haciendo que nuestro ordenador portátil o ultrabook tenga menos autonomía, por lo que también debemos valorar este aspecto.

Ahora que ya conocéis qué es la agresividad de itinerancia, vamos a ver cómo cambiarla en sistemas operativos Windows.

Cambiar el nivel de agresividad de roaming en Windows

Lo primero que debemos tener en cuenta antes de cambiar el nivel de agresividad de roaming, es saber qué es lo que necesitamos, si «bajar» el nivel o «subirlo». Una vez que lo hayamos decidido, entonces procedemos a realizar la configuración. En sistemas operativos Windows 10 y Windows 11 el proceso es exactamente el mismo, lo primero que debemos hacer es irnos a la sección de «Panel de control / Centro de redes y recursos compartidos«.

Ahora que estamos en el centro de redes y recursos compartidos, pinchamos en la opción de «Cambiar configuración del adaptador» para acceder al listado de todas las tarjetas de red, tanto cableadas, inalámbricas, virtuales y también conexiones VPN que tengamos establecidas.

Una vez que estemos en el menú de conexiones de red, debemos pinchar clic derecho en la tarjeta inalámbrica WiFi que queramos modificar, en nuestro caso es la Intel AX210 que es Wi-Fi 6E, y pinchamos en «Propiedades».

Ahora tendremos que pinchar en el botón de «Configurar» para acceder directamente a la configuración avanzada de la tarjeta de red inalámbrica WiFi.

En la sección de «Configuración» nos saldrá en la pestaña general qué modelo de tarjeta es, debemos irnos al menú de «Opciones avanzadas» donde tendremos el menú de agresividad de itinerancia.

En este menú es donde podremos realizar la configuración que nosotros queramos. Tal y como podéis ver, tenemos un total de cinco niveles, dependiendo de nuestras necesidades y comportamiento actual de la tarjeta de red WiFi, tendremos que elegir un nivel u otro. En nuestro caso, tenemos configurado el valor «alto», ya que en algunas ocasiones comprobamos que la tarjeta de red WiFi se queda conectada a un AP que nos proporciona menos señal que uno que tenemos más cercano, de esta forma, estaremos «forzando» la conexión al AP que mejor señal nos proporcione.

Dependiendo de tus necesidades y escenario, seguramente tengas que probar diferentes valores para ajustarlo perfectamente y que tengas la mejor experiencia de usuario. Nuestra recomendación es que pruebes dos o tres configuraciones, y te muevas por casa para comprobar si ha mejorado la velocidad del roaming.

Qué hacer si no me aparece esta opción

Es posible que, si intentas acceder a la parte de «Opciones avanzadas» como os hemos explicado, no os aparezca esta opción. En este caso el controlador o driver instalado no soporta esta configuración, nuestra recomendación es que accedas a la web oficial del fabricante de la tarjeta y os descarguéis el último driver disponible, para posteriormente instalarlo de forma manual, eligiendo el archivo descargado y posteriormente reiniciando el ordenador o portátil.

En el caso de que ya tengas instalado el driver correcto, entonces revisa si hay algún tipo de actualización de dicho controlador, en este caso simplemente tendrás que actualizarlo y no cambiar el driver.

Conclusiones

La posibilidad de configurar el nivel de agresividad de roaming es perfecto para ajustar lo mejor posible el comportamiento de la red Mesh o no Mesh a nuestras necesidades. Debes tener muy en cuenta si quieres reducir este nivel de roaming o aumentarlo, dependiendo del escenario donde nos encontremos, deberás realizar un pequeño estudio sobre qué necesitas exactamente.

De forma general, la configuración que viene predeterminada en «mediano» será suficiente para la gran mayoría de usuarios, sin embargo, es posible que en escenarios donde tengamos un chalet o un dúplex con varios nodos repartidos por las diferentes plantas, queramos que el roaming sea mucho más rápido y no se quede conectado al nodo del piso inferior o superior. En nuestro caso, al contar con una casa con varias plantas, lo hemos cambiado a «rápido» debido a que tardaba más de lo deseable en desengancharse del nodo del piso superior o inferior, de esta forma, justo cuando terminamos de subir o bajar las escaleras, ya estaremos conectados al punto de acceso más cercano y nos proporcionará la mejor señal posible.

¡Sé el primero en comentar!