Por qué tu WiFi no funciona tan bien como antes y qué hacer

Por qué tu WiFi no funciona tan bien como antes y qué hacer

Javier Jiménez

Conectarnos a través de redes inalámbricas es muy habitual hoy en día. Tenemos una gran cantidad de dispositivos compatibles y eso hace que podamos acceder a la red sin necesidad de usar cables. Sin embargo a veces podemos tener problemas. Incluso puede que el WiFi funcione bien y de repente empiece a ir mal. ¿Por qué ocurre esto? En este artículo vamos a hablar de ello y daremos algunos consejos para evitarlo.

Por qué el WiFi empieza a ir peor

Tener una buena conexión WiFi es indispensable si quieres conectar dispositivos IoT, ya que la mayoría no pueden conectarse por cable. Por ello, si ves que hay problemas y la velocidad no es adecuada, debes tomar medidas para intentar solucionarlo lo antes posible y que la cobertura llegue mejor, así como mantener la velocidad.

Hay más aparatos conectados

Un motivo por el cual puede que te vaya peor el WiFi que antes es porque tienes más dispositivos conectados. Aunque es cierto que los routers actuales o repetidores inalámbricos admiten muchos más que hace unos años, igualmente es probable que haya problemas y empiece a ir mal cuando el número aumenta demasiado.

Piensa en los aparatos que conectabas por WiFi antes y los que tienes ahora. Tal vez has pasado de conectar algún que otro ordenador, móvil y tablet, a tener televisiones, bombillas inteligentes, servidores NAS, libros electrónicos… En definitiva, muchos dispositivos que van a conectarse a la red.

Esto especialmente va a ocurrir si utilizas un repetidor WiFi. Normalmente estos aparatos tienen menor capacidad y es más frecuente que haya problemas. Podrías tener dificultades para conectar muchos equipos a la red.

Conflictos con otros dispositivos

También es posible que haya habido algún cambio en los equipos electrónicos que utilizas y eso genere conflictos. Por ejemplo si has instalado algún electrodoméstico cerca del router o repetidor inalámbrico. Eso puede hacer que la señal llegue más débil, que no puedas navegar con normalidad y que incluso sea imposible conectar un dispositivo.

Un ejemplo claro es si tienes un microondas cerca, ya que funcionan en una frecuencia cercana a los 2,4 GHz y eso puede afectar a la señal del WiFi. También puede pasar si conectar otros aparatos cerca del router o del dispositivo con el que vas a conectarte a Internet. Eso puede hacer que empiece a ir mal la conexión.

Para evitar esto, lo ideal es que conectes el router o puntos de acceso lo más aislados posible de otros aparatos. Siempre debes seleccionar una ubicación correcta, desde donde pueda repartir mejor la señal.

Router sin Wi-Fi

Tienes algún malware

Por supuesto, si de repente ves que el WiFi empieza a ir mal también debes pensar en el malware. Tal vez has instalado por error algún software que en realidad es un virus y eso va a dañar el sistema y hacer que empiece a ir peor. Puede que tengas problemas en las conexiones y empiece a ir más lento.

En este caso lo que debes hacer es asegurarte de que el sistema está protegido y no tiene ningún tipo de malware. Instala un buen antivirus y analiza el equipo para poder detectar cualquier archivo que pueda ser fraudulento y eliminarlo lo antes posible, para que no llegue a afectar a tu privacidad y seguridad.

Has cambiado algo

Puede que tu WiFi empiece a ir peor de repente si has cambiado algo. Por ejemplo si has cambiado la banda inalámbrica a la que te conectas. Si estás conectado a la de los 5 GHz y pasas a la de los 2,4 GHz, te va a ir más lento. En cambio, si pasas de la de los 2,4 a los 5 GHz y te alejas del router, es posible que tengas peor cobertura.

Otro cambio es si te has conectado con otra tarjeta de red, por ejemplo si tienes una interna y otra por USB. Es posible que la que has comenzado a usar tenga menos potencia y eso va a provocar que la conexión inalámbrica va a empezar a ir peor, con más cortes y sin poder acceder desde más lejos.

En definitiva, estos son algunos motivos por los cuales el WiFi puede que empiece a ir mal. Lo ideal es que tomes medidas para conseguir tener una buena conexión inalámbrica, sin cortes ni problemas de ningún tipo. Siempre puedes tener en cuenta trucos para mejorar la conexión inalámbrica.

¡Sé el primero en comentar!