¿Vas a usar un Wi-Fi público? Consejos para que vaya rápido

¿Problemas de velocidad al usar un Wi-Fi público? Esto es algo relativamente común y podemos tener algunos consejos para solucionarlo. De esta forma podremos navegar correctamente y que no aparezcan problemas. Vamos a dar algunas recomendaciones interesantes a tener en cuenta. Son muchas las redes inalámbricas que tenemos a nuestra disposición en casi cualquier lugar, pero no siempre estamos preparados para que la conexión sea óptima.

Cómo lograr la máxima velocidad al usar un Wi-Fi público

Cuando nos conectamos a Internet, siempre esperamos que la conexión funcione lo mejor posible. Es importante que haya estabilidad y calidad, pero también velocidad. Especialmente al usar redes inalámbricas públicas podemos tener algunas complicaciones que afecten al funcionamiento. Para evitar que esto ocurra, o al menos para mejorar la conectividad, podemos tener en cuenta algunos trucos que os vamos a explicar detalladamente a continuación.

Usar una buena VPN

Siempre recomendamos utilizar un servicio VPN para navegar por un Wi-Fi público. Esto es muy importante para proteger nuestros datos. La conexión va cifrada y así evitamos que puedan espiarnos. Si por ejemplo nos conectamos a la red de un aeropuerto, por donde pasa mucha gente, es el lugar ideal para un ciberdelincuente que quiera recopilar información de todo tipo.

Para evitar esto podemos utilizar una VPN. Sin embargo este programa también podría ralentizar la conexión. Es por ello que debemos utilizar una buena aplicación, que tenga múltiples servidores para elegir el más veloz y evitar así los molestos cortes o que no vaya rápido.

Tener en cuenta el uso de un adaptador Wi-Fi externo

Es muy importante tener un buen adaptador de red para conectarnos por Wi-Fi, especialmente cuando vamos a usar una red que esté lejos. En ocasiones la tarjeta interna de un ordenador portátil, que será lo más común que usemos en estos casos, no es demasiado potente. Esto va a impedir que tenga un gran alcance, velocidad y calidad.

Esto lo podemos mejorar si utilizamos un adaptador Wi-Fi externo. Suelen tener una antena más potente, con mayor alcance y también será más probable que tengamos una buena velocidad. Son dispositivos económicos y podemos conectarlos por USB. Si el receptor no es bueno podría ocurrir incluso que estemos conectados al Wi-Fi pero sin Internet.

Usar Wi-Fi públicos con seguridad

Probar diferentes puntos de acceso

¿Tenemos más de un punto de acceso disponible? Esto es muy habitual cuando nos conectamos en un centro comercial o cualquier lugar amplio. Suele haber diferentes puntos para que podamos conectarnos. Tal vez estemos conectados a uno que está muy lejos, demasiado saturado o que simplemente tiene algún problema.

Aunque estemos usando uno que tenga mejor señal aparentemente, no significa siempre que la velocidad sea la mejor. Por ello podemos probar otros puntos de acceso que haya y ver si así la conexión mejora. Sin duda podría mejorar la conexión Wi-Fi.

Cambiar de banda, si fuera posible

¿Tenemos la opción de conectarnos a una red tanto en la banda de 2,4 como en la de 5 GHz? Esto en muchas ocasiones lo podemos hacer y conviene elegir bien a cuál nos conectamos. Básicamente la primera va a ser la que tenga un mayor alcance, aunque la velocidad es menor. La de 5 GHz ofrece la máxima velocidad, pero es más sensible a la distancia y posibles obstáculos.

Tendremos que probar y elegir cuál se adapta mejor según las circunstancias y así conseguir que la velocidad sea óptima. Podemos alternar entre una banda y otra y comparar al conectarnos a una red Wi-Fi pública.

Estos son, por tanto, algunos consejos a tener en cuenta si vamos a conectarnos a una red inalámbrica pública y queremos lograr la mejor velocidad de Internet posible.

1 Comentario