Soluciona el error cuando el escritorio remoto no se conecta

Soluciona el error cuando el escritorio remoto no se conecta

José Antonio Lorenzo

Nuestra forma de trabajar en los últimos tiempos ha cambiado mucho. Ahora cada vez es más frecuente que trabajemos de forma remota. Aunque tenemos soluciones de terceros muy conocidas como TeamViewer, AnyDesk o SupRemo Control y más podemos utilizar, la solución que nos ofrece Microsoft también es muy buena, sobre todo si estamos en la red local donde controlaremos el equipo. En este caso nos referimos a escritorio remoto y que tenemos presente tanto en Windows 10, 8 y 7. No obstante, en algunas ocasiones nos encontramos que ha dejado de funcionar o no funciona. En este tutorial vamos a aprender a cómo solucionar el error cuando el escritorio remoto no se conecta al equipo.

Lo primero que vamos a hacer es conocer qué es el escritorio remoto y algunas de las causas por las que puede que no funcione. Luego iremos explicando brevemente algunas soluciones para arreglar el problema de que el escritorio remoto no se conecta al equipo.

Qué es el escritorio remoto en Windows

Escritorio remoto podemos definirlo como una tecnología que permite a un usuario trabajar en un ordenador mediante el uso de una interfaz gráfica y utilizando un equipo en otro lugar. Su finalidad es realizar tareas en ese ordenador sin operar físicamente sobre él. En este tutorial vamos a centrarnos en el de Windows 10, aunque algunas de las cosas podrían servir para versiones anteriores.

Algunas de las causas más comunes por las que no funciona el escritorio en nuestro PC pueden ser:

  • Fallo en la conexión a Internet o a la red local.
  • No tener activado el escritorio remoto.
  • El cliente RDP de Windows 10 no funciona.
  • Problemas de configuración del cortafuegos o el antivirus.
  • Tras una actualización de Windows deja de funcionar. En este caso la solución suele pasar por desinstalar.
  • La opción de escritorio remoto no está habilitada.
  • Fallo de las credenciales de escritorio remoto. Aquí el método más sencillo de solucionar el problema es borrar esas credenciales y volverlas a crear.

Qué hacer si el escritorio remoto no conecta

Ahora vamos a ir viendo algunas soluciones para cuando el escritorio remoto no se conecta a nuestro equipo. Estos pasos van a ayudarnos a solucionar posibles problemas que puedan aparecer, como los que hemos descrito anteriormente relacionados con la configuración, errores tras una actualización, etc.

Comprobar si está habilitado escritorio remoto

Lo primero que tenemos que hacer es comprobar que ese equipo al que vamos a conectarnos tiene conexión a Internet. En este caso debemos ver si podemos navegar, descargar archivos y si podemos hacer también nuestras tareas habituales con normalidad. También, si podemos, deberíamos observar un buen rato y ver si se producen cortes en la conexión. En algunas ocasiones los problemas se pueden deber a las opciones de energía de la tarjeta de red o Windows.

Una de las causas por las que tenemos el error de que el escritorio remoto no se conecta, es porque no está habilitado. Si queremos hacerlo seguiremos estos pasos:

  • Menú de inicio.
  • Panel de control.
  • Sistema y Seguridad.

Entonces veremos una pantalla como esta, y en Sistema pulsaremos en Permitir acceso remoto.

A continuación, veremos una pantalla como esta. La primera casilla de Asistencia remota suele venir habilitada por defecto, pero por seguridad, puede que alguien haya decidido desactivarla y por eso es la que tenemos que comprobar con especial atención. La segunda podemos activarla aquí o en otro lugar que os mostraré después.

También en Menú de Inicio, Configuración de Escritorio remoto podemos habilitarla así:

Ya sea de esta manera o de la otra, tenemos que tener activada esta opción si no queremos tener problemas.

Revisar el firewall de Windows

Ya sea el firewall de Windows o uno de terceros que tengamos instalado, tiene que tener configurada una regla que permita usarlo. En el caso de Windows 10, iríamos a Menú de inicio, Panel de control, en Firewall de Windows Defender hacemos clic en Permitir una aplicación a través del Firewall de Windows:

Seguidamente pulsamos en el botón Cambiar la configuración y entre las aplicaciones y características permitidas buscamos Escritorio remoto.

Allí activamos las casillas de red privada y pública y pulsamos sobre el botón «Aceptar». Otra cosa que hay que comprobar si sigue habiendo problemas, es el puerto 3389 que es el que utiliza escritorio remoto. En el caso de que el firewall lo estuviese bloqueando no podríamos utilizarlo. A veces, un restablecimiento rápido del firewall puede solucionar este problema.

Revisar la configuración del router

Otra cosa que tenemos que tener en cuenta es que ese PC tiene que tener asignada una IP local fija. Esto lo podremos hacer en Windows en la configuración del TCP/IP de nuestro adaptador de red. La otra opción que tendríamos sería establecerla en el DHCP estático del router, de esta forma, introduciendo la dirección MAC de nuestra tarjeta de red y una dirección IP privada que nosotros definamos, el servidor DHCP siempre le proporcionará a nuestro equipo la misma dirección IP que hemos indicado.

A continuación, dentro del router, a esa IP local fija que hayamos puesto a nuestro ordenador, por ejemplo 192.168.1.2, tenemos que abrirle el puerto que utiliza el escritorio remoto si alguien va a acceder de forma remota desde Internet. En cuanto al puerto por defecto que se utiliza es el 3389, no obstante, por motivos de seguridad lo ideal sería utilizar uno aleatorio entre el rango del 40000 a 60000. Si en tu hogar o empresa tienes un servidor VPN, entonces os recomendamos usar la VPN para conectar a la red local, y posteriormente usar direccionamiento privado para conectarnos al escritorio remoto, sin necesidad de abrir ningún puerto por seguridad.

Cambia tu conexión de Pública a Privada

En muchas ocasiones un simple cambio en la configuración del tipo de red que estamos utilizando basta para sobreponerse a un problema de conexión remota de este estilo.

Lo único que debemos hacer es ir al icono de red que se encuentra en la esquina inferior derecha al lado de la hora, haremos clic en él, nos mostrará las redes que tenemos disponibles, seleccionaremos la que estamos utilizando al momento de intentar la conexión a escritorio remoto.

Luego simplemente le damos al botón de propiedades que aparecerá en esta nueva ventana y allí nos aparecerán los perfiles de red, lo único que debemos hacer es cambiar este perfil de público a una red privada y probar nuevamente a conectarnos a escritorio remoto a ver si ahora nos permite realizar la conexión correctamente.

Revisar el RDP en un equipo remoto

Una de las causas por las que el escritorio remoto no se conecta, puede estar relacionado con el estado del RDP. Este procedimiento se realiza usando el editor de registros. Si queremos comprobar que todo está en orden seguiremos estos pasos:

  1. Menú de inicio.
  2. Vamos a Ejecutar.
  3. Allí escribimos regedit.

Como es un apartado sensible, es recomendable hacer una copia de seguridad del registro. En el editor seleccionamos la opción del menú Archivo, escogemos Exportar y elegimos la ubicación y el nombre del archivo. Luego tenemos que buscar la siguiente clave en el registro:

HKEY_LOCAL_MACHINESYSTEMCurrentControlSetControlTerminal Server

Aquí tenemos que fijarnos en el valor de la clave fDenyTSConnections:

Si queremos habilitar el RDP en el PC remoto, cambiamos la información del valor de 1 a 0 para activarlo. Simplemente hacemos doble clic sobre la clave y la editamos así:

Debemos tener en cuenta, que muchas redes  bloquean el tráfico por RDP. Esto está pensado más concretamente para redes WiFi, las cuales puedes ser de uso público. Si hablamos de conexión RDP para acceder a un equipo del trabajo desde casa, podría darse el caso de que la propia organización estén configuradas para bloquear este tipo de tráfico, lo que nos evitaría poder realizar la conexión co éxito.

Si luego de realizar esta modificación en el registro, realizas una prueba de conexión a tu escritorio remoto, y, aun así, sigues sin poder conectarte, aún hay otra modificación de registro que podemos aplicar además de la anterior, para corroborar si mediante estas modificaciones puedes restablecer tu conexión a escritorio remoto correctamente.

Nuevamente lo primero que tenemos que hacer es presionar Windows +R para abrir el cuadro de ejecutar, escribimos de nuevo regedit y damos aceptar para acceder de nuevo a nuestro editor de registro de Windows.

Una vez allí, en el panel izquierdo, esta vez buscaremos la carpeta o registro que se encuentra en la ruta HKEY_CURRENT_USERSoftwareMicrosoftTerminal Server Client. Una vez que lo encuentres, iremos a la parte derecha de la ventana del editor de registro y haremos clic derecho, luego en nuevo, y seleccionaremos valor DWORD (32 bits), a este nuevo valor le pondremos de nombre RDGClientTransport.

Posteriormente, ingresamos en el archivo nuevo que hemos creado y una vez abierto lo que haremos será poner los datos de valor en 1 y luego haremos clic en aceptar para que los cambios se guarden.

Sabemos que este tipo de soluciones suelen ser quizás para usuarios un poco intermedios o avanzados, pero en ocasiones cuando ya no sabemos qué hacer para solventar este tipo de problemas, la edición del registro suele sacarnos de bastantes apuros.

Comprobar las políticas de grupo en el sistema

Vamos a empezar abriendo una ventana de ejecución con la combinación de teclas Win + R. Allí escribimos gpedit.msc para abrir el Editor de directivas de grupo local. Luego tenemos que seguir la ruta «Configuración del equipo / Plantillas administrativas / Componentes de Windows / Servicios de escritorio remoto / Host de sesión de escritorio remoto / Conexiones».

Después hacemos doble clic en Permitir que los usuarios se conecten de forma remota mediante Servicios de Escritorio Remoto. Así podremos modificar sus propiedades, en este caso lo que tenemos que hacer es establecer la directiva como Habilitada.

Otra vez desde una ventana de ejecución con Windows + R escribimos el comando services.msc para poder trabajar con los servicios. Después, lo que tenemos que hacer es localizar estos dos servicios:

  1. Servicio de virtualización de Escritorio remoto de Hyper-V.
  2. Servicio de Escritorio remoto.

Aquí se puede ver como ya los hemos encontrado:

Entonces hacemos doble clic en cada uno de los dos servicios para editarlos y pulsamos en el botón Iniciar.

Verificar el estado de los servicios RDP

El error «el escritorio remoto no se puede conectar al equipo  remoto» puede deberse a que los servicios RDP no están habilitados ni en el equipo local ni en el que está al otro extremo.

Además de los servicios que indicamos anteriormente, en caso de que siga sin funcionar,  comprueba si el siguiente servicio se está ejecutando en ambos equipos.

Redirector de puerto de modo usuario de servicios de escritorio remoto, puedes buscarlo como UmRdpService.

No podemos conectarnos a un ordenador de forma remota si UmRdpService se deshabilitó a través de alguna política de grupo central, inicia estos servicios si tienes privilegios de administrador o solicitarle al administrador que los inicie por ti. Además, es posible que debas reiniciar el equipo después de que se inicie este servicio para que los cambios surtan efecto.

Solucionar problemas de credenciales

Esta es otra de las causas habituales por las que no se conecta el escritorio remoto en Windows. Es tan simple como que no estamos poniendo correctamente el nombre de usuario. ¿Por qué ocurre esto? Lo más común es que hayamos reinstalado el sistema operativo y cambiado así el nombre. Este nombre puede cambiar para Windows, pero no para el escritorio remoto.

La solución es simplemente cambiar el nombre de usuario y poner el mismo que teníamos antes de reinstalar Windows. De esta forma podríamos evitar el problema con las credenciales que impide que entremos al escritorio remoto. Para ello, tenemos que ir a Inicio y escribimos netplwiz y lo ejecutamos. Aparecerá nuestro usuario, le damos a Propiedad y nos llevará a otra ventana donde podremos poner otro nombre.

Cambiar nombre de usuario en Windows 10

Problemas con certificados SSL

Muchas organizaciones requieren de un certificado que nos verifique la identidad del usuario que se está intentando conectar, mediante una firma digital. Para que esto no ocurra, ambos equipos deben confiar en la autoridad de certificación que emitió el certificado. Esto no llega a ser un gran problema para ciertas organizaciones que ya de por si compran los certificados a las mayores autoridades, pero existen otras certificados de terceros, que puedan no ser compatibles, y no nos permitan la conexión a Escritorio Remoto.

Revisa tus permisos

Primero que nada debes ser miembro del grupo local de usuarios de escritorio remoto para acceder a una máquina remota a través de RDP, de forma predeterminada, este grupo está vacío y solo los administradores tienen la opción de agregar usuarios. Entonces, lo que debes hacer es consultar con tu administrador y ver si tienes permiso para conectarte a través de RDP.

Cambiar las propiedades de la red

La causa del problema de conectividad podría ser la configuración de la red, ya que a veces Windows puede bloquear las redes públicas como medida de seguridad,entonces, para solucionarlo es tan simple como cambiar la configuración a privada y ver si funciona.

Para hacer esto, solo debemos seguir estos simples pasos:

  • Vamos primero inicio luego configuración y allí a Red e Internet.
  • Luego abre el Ethernet en las opciones de la parte izquierda.
  • Una vez allí, seleccionamos la red que queremos modificar y nos aparecerán las opciones de configuración de la misma.
  • Cuando se abra esta ventana, elegimos el botón «Privada» y cerramos la ventana, y así estaremos listos para probar nuevamente si nos permite realizar la conexión a escritorio remoto.

Exceso de capacidad

Se pueden experimentar problemas de conexión en el caso de que se supere el máximo de conexiones permitidas por la organización. Esto puede ser ocasionado también por falta de licencias válidas si se trata de una conexión VDI.

En muchos casos puede solucionarse si la red es fácilmente escalable, al ver que un servidor puede estar muy ocupado, tener uno de soporte puede ser de gran ayuda si la cantidad de conexiones es muy grande.

Caída de conexiones

Podría darse el caso de que el ancho de banda disponible sea inadecuado para permitir dicha conexión. Esto puede depender del cliente RDP utilizado, y se puede manifestar de diferentes formas. Pueden darse problemas tales como que la sesión se quede congelada o se llegue a desconectar. Si sospechamos que el ancho de banda puede estar interfiriendo en nuestra conexión, podemos probar a cerrar otras aplicaciones que pueden estar consumiendo demasiado, o directamente para liberar el ancho de banda correspondiente a lo que dicha aplicación esté consumiendo.

Otra buena práctica para estos casos, es ajustar la resolución de la pantalla, profundidad de color o deshabilitar algunas características visuales, tales como el fondo de Windows o el suavizado de fuentes.

Comprobar que el adaptador de red está actualizado

Una opción más que debemos tener en cuenta es la de comprobar que tenemos correctamente actualizado el adaptador de red. Podría ser la causa de este tipo de fallos que afecta a las conexiones en Windows. No importa si estamos usando una tarjeta de red Wi-Fi o Ethernet, siempre debemos contar con las últimas versiones.

Para actualizarla debemos ir a Inicio, entramos en Administrador de dispositivos, vamos a Adaptadores de red y allí seleccionamos la tarjeta correspondiente. Hacemos clic con el botón derecho del ratón y le damos a Actualizar controlador.

Actualizar la tarjeta de red

Revisar los certificados personales

Antes hemos comentado que los certificados SSL pueden llegar a darnos problemas en este sentido. Pero lo cierto es que no son los únicos. Muchas empresas que utilizan conexiones remotas para que los trabajadores accedan a sus equipos, requieren un certificado en vigor para poder hacerlo. Y hay varias formas en las que este puede no funcionar, llegando incluso a negar el acceso hasta que se pueda disponer de uno nuevo. Procesos que por lo general pueden tardar, ya que normalmente requieren que el usuario acuda a que certifiquen la identidad.

Normalmente, el acceso al Escritorio remoto en sí, no es lo que se encuentra protegido. Si no más bien una posible conexión VPN que te necesita conectar previamente, y que el equipo interprete que estamos dentro de la red de la empresa. Entonces podemos tener tres casos diferentes con el certificado personal. Son los siguientes:

  • El certificado está caducado
  • El certificado está revocado
  • Si se trata de una tarjeta física, puede tener algún tipo de daño. El cual hace que el lector no pueda leerla.
  • Se ha perdido el certificado.

En los tres casos que nos encontramos, el resultado es el mismo. Será necesario acudir a una oficina que certifique el estado, y nos solicite uno nuevo. Lo cual puede llegar a ser un poco tedioso en muchos casos. Una posible solución, es utilizar un certificado FNMT. Estos son digitales y se pueden instalar en cualquier equipo, incluso en teléfonos móviles. De esta forma podremos firmar documentos siempre. Pero lo cierto es que lo mejor que podemos hacer, es disponer de dos diferentes. Disponer de uno digital y uno físico puede ser la mejor opción. Y para ello tenemos certificadoras como Camerfirma o Razer, donde se puede establecer el certificado en una tarjeta. Por lo general, corporativa.

Cómo mejorar la conexión de escritorio remoto

Muchas veces cuando se utiliza el escritorio remoto, sobre todo con equipos que se encuentran en otra red, y es necesario utilizar una VPN para realizar la conexión, nos podemos encontrar con problemas de rendimiento, los cuales también pueden derivar en cortes de conexión debido a una saturación del ancho de banda asignado, entre otros problemas. Pero en el caso de Windows, su herramienta de conexión nos facilita algunos parámetros para hacer que esta conexión sea más llevadera para el equipo y la red.

Lo primero que es bueno revisar es la velocidad, pues esto nos permite establecer la misma para mejorar y optimizar la conexión. Nos da diferentes opciones para ajustar en función de lo que tengamos disponible en nuestra conexión. Elegir el parámetro adecuado puede ayudarnos a evitar cortes y pérdidas de rendimiento.

El tamaño de la pantalla también puede ser muy importante, sobre todo cuando trabajamos con monitores con resoluciones altas. Esto puede generar algún problema con la conexión de Escritorio Remoto por la propia asignación de recursos del equipo al proceso en cuestión. Si la conexión es mala, lo mejor es utilizar resoluciones más bajas. En este apartado la profundidad del color también juega un papel importante, pues cuanta mayor sea, mejor será la conexión que necesitaremos para establecer la conexión con garantías.

Como último recurso, siempre es conveniente revisar que todos los sistemas estén totalmente actualizados, pues esto puede general algún tipo de problema en las conexiones, o directamente negarlas. En el caso de utilizar VPN, puede darse el caso de que quién nos suministra el servicio, requiere unos mínimos en los equipos, tanto a nivel de especificaciones o de actualizaciones del equipo y su hardware. Así como el Sistema Operativo, donde no todos están perfectamente preparados para realizar este tipo de conexiones con todas las garantías.

Tal y como habéis visto, puede haber muchos motivos por los que el escritorio remoto no conecta, y también tenemos varias soluciones dependiendo de cuál sea el problema.

¡Sé el primero en comentar!