Qué hacer si Alexa no se conecta a Internet

Cada vez tenemos más aparatos en casa que necesitan Internet para funcionar. El problema es que en muchas ocasiones la conexión no es buena o aparecen cortes. No siempre es culpa de ese dispositivo en concreto, sino que puede ser debido a fallos con el cableado, algún error en el router, una mala configuración… En este artículo vamos a explicar qué hacer si Alexa no se conecta a la red o aparecen cortes continuos.

Por qué no se conecta Alexa a Internet

Cuando el conocido asistente personal Alexa no se conecta a Internet, lo normal es que se deba a un fallo de conexión con el router. Tal vez estemos conectados muy lejos o existe algún problema con la red que provoque cortes continuos e inestabilidad. Es la primera razón por la que no se conecta a la red.

Pero también puede ser que ese problema de conexión se deba a un fallo concreto con el router o con Alexa. Esto es lo que impedirá que podamos conectarnos correctamente a Internet y tener buena velocidad o poder usar con normalidad este dispositivo.

Otra razón, aunque menos común, es que haya algún error en el sistema de Alexa. Por ejemplo después de una actualización fallida o algún problema que haya surgido a nivel de software. Esto también podría provocar errores de conexión o que incluso no podamos recibir la señal de Internet.

Pasos para solucionarlo

Vamos a dar una serie de pasos para poder solucionar problemas de conexión de Internet en Alexa. Estos consejos cubrirán los diferentes problemas que pueden aparecer en este dispositivo y ser la causa por la que no funciona Internet o no va como nos gustaría que fuese en cuanto a velocidad y estabilidad.

Comprobar la cobertura

Lo primero que debemos hacer es ver si la cobertura de Internet es buena o llega muy limitada y de ahí que aparezcan estos problemas. Pero esto también debemos verificarlo desde otro dispositivo. Por ejemplo, podemos ir al ordenador y hacer un test de velocidad para ver si puede ser fallo de la operadora, que no nos llegue bien la señal o haya algún problema.

También podremos probar a acercar Alexa al router. De esta forma tendremos mejor señal y podremos ver si se conecta correctamente al Wi-Fi y no se corta la conexión. Tal vez el problema sea que estamos demasiado lejos.

Si este es el caso, si vemos que la distancia puede ser la causa por la que no tenemos Internet o aparecen cortes continuos, podemos utilizar dispositivos que ayuden a mejorar la cobertura. Por ejemplo instalar repetidores Wi-Fi, sistemas Mesh o dispositivos PLC para poder llevar la conexión de un lugar a otro. Esto ayudará a que la cobertura sea óptima.

Consejos para mejorar los PLC

Reiniciar el router y Alexa

Puede que el problema esté presente en el router. Por tanto, lo siguiente que podemos probar es a reiniciar el router. Pero hay que hacerlo correctamente, ya que no basta con apagar y encender el aparato; lo que haremos es mantenerlo apagado al menos durante 30 segundos y posteriormente encenderlo. Tal vez haya algún conflicto de IP o saturación que podemos resolver de esta forma.

Por otra parte, vamos a hacer lo mismo pero apagando el dispositivo Alexa. También lo dejaremos apagado durante medio minuto y después lo volvemos a encender. Esto podría ayudar a restablecer la conexión si vemos que no se conecta bien o aparecen cortes continuos.

Volver a poner los detalles de conexión

Si los pasos anteriores no han tenido ningún efecto, tal vez sean los detalles de la conexión que tienes configurados en Alexa los que están mal. Por ejemplo si has cambiado la contraseña del router, el nombre de la red o incluso te conectas a través de un nuevo aparato. Esto podría estar afectando e impedir la conexión.

Lo que vamos a hacer es eliminar los detalles de conexión que tengamos guardados y volvemos a registrar nuevamente la red del router, la contraseña, etc. Tendremos que entrar en la aplicación de Alexa, ir a la sección de dispositivos, en la configuración, y agregar nuevamente la red Wi-Fi.

Es importante agregar correctamente la contraseña y no poner nada mal, ya que cualquier mínimo error hará que no se conecte el dispositivo al router.

Cambiar de banda Wi-Fi

¿Estás conectado a la banda del Wi-Fi correcta? Hay dos opciones: la de los 2,4 GHz y la de los 5 GHz. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades y es mejor o peor según las circunstancias. Elegir una u otra puede significar que tengamos mejor o peor cobertura, además de que aparezcan o no esos molestos cortes que afectan a Alexa y a cualquier otro aparato que tengamos conectado a la red.

Podemos decir que la banda de los 5 GHz es la mejor para lograr la máxima velocidad. Sin embargo tiene la limitación de que si nos alejamos mucho del router o hay muchos obstáculos, la calidad de la señal disminuye rápidamente. Eso provocaría que no funcione tan veloz como debería, además de los cortes.

En cambio, la banda de los 2,4 GHz es mejor de cara a ganar estabilidad. Podremos conectarnos más lejos del router, aunque la velocidad no va a ser la misma que en la banda de los 5 GHz. En el caso de Alexa, esto puede ser la clave para que aparezcan o no esos problemas de conexión.

Además, usar una banda u otra puede también permitir conectarnos a canales Wi-Fi que estén menos saturados. Especialmente esto ocurre en la banda de los 2,4 GHz, que suele estar más saturada.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Resetear los valores de fábrica

Pero hemos visto que el problema puede que no sea de la conexión, sino a nivel de software. En este caso lo que habría que hacer es resetear Alexa a los valores de fábrica. Es lo mismo que podríamos hacer en cualquier otro dispositivo que comience a dar fallos, sea del tipo que sea.

Por tanto, devolver el dispositivo tal y como venía de fábrica y volver a conectarlo de nuevo puede ser la solución para evitar los problemas al conectarnos a Internet. Habrá que volver a configurar la red Wi-Fi y los diferentes parámetros que podamos configurar para que vuelva a funcionar con normalidad.

Tener todo actualizado

Otro factor imprescindible es tener los dispositivos conectados. Esto va a permitir aprovechar al máximo los recursos disponibles y tener acceso a todas las mejoras que puedan aparecer. A veces surgen vulnerabilidades y fallos que impiden que nos conectemos o que no funcione tan bien como nos gustaría.

Tendremos que actualizar el firmware del router, algo muy aconsejable para mejorar también la seguridad, así como el propio dispositivo Alexa. Siempre debemos tener instaladas las últimas versiones que haya disponibles de cualquier dispositivo que usemos para navegar.

En definitiva, si tienes problemas de conexión con Alexa puedes seguir estos pasos que hemos indicado. Así podrás comprobar si la conexión de Internet funciona bien, si hay algún fallo con el router o se debe a algún error a nivel de software en el dispositivo. Puede que directamente se quede sin poder establecer conexión, pero también podrían aparecer los molestos cortes continuos.

¡Sé el primero en comentar!