Qué hacer si Alexa no se conecta a Internet

Qué hacer si Alexa no se conecta a Internet

Javier Jiménez

Cada vez tenemos más aparatos en casa que necesitan Internet para funcionar. El problema es que en muchas ocasiones la conexión no es buena o aparecen cortes. No siempre es culpa de ese dispositivo en concreto, sino que puede ser debido a fallos con el cableado, algún error en el router, una mala configuración… En este artículo vamos a explicar qué hacer si Alexa no se conecta a la red o aparecen cortes continuos.

Por qué no se conecta Alexa a Internet

Cuando el conocido asistente personal Alexa no se conecta a Internet, lo normal es que se deba a un fallo de conexión con el router. Tal vez estemos conectados muy lejos o existe algún problema con la red que provoque cortes continuos e inestabilidad. Es la primera razón por la que no se conecta a la red.

Pero también puede ser que ese problema de conexión se deba a un fallo concreto con el router o con Alexa. Esto es lo que impedirá que podamos conectarnos correctamente a Internet y tener buena velocidad o poder usar con normalidad este dispositivo.

Otra razón, aunque menos común, es que haya algún error en el sistema de Alexa. Por ejemplo después de una actualización fallida o algún problema que haya surgido a nivel de software. Esto también podría provocar errores de conexión o que incluso no podamos recibir la señal de Internet.

Indicadores de Alexa

Los dispositivos de Alexa cuentan con algunos indicadores en forma de luz, que nos dan un primer aviso de cual puede ser el problema que presenta. Estos son varios, y cada uno nos indica una cosa. Si bien no todos nos dicen que se ha encontrado algún error, vamos a revisarlos todos.

  • Amarillo: Las rafas de luz amarillas aparecen cuando tenemos algún mensaje u otra notificación. Como por ejemplo la notificación de que vamos a recibir algún paquete que nos llega de Amazon. O nos envían alguna nota de voz a nuestro dispositivo.
  • Azul claro sobre azul: En este caso nos indica que Alexa se encuentra escuchando. El azul claro, se establecerá en la zona por donde el aparato recibe la voz que le envía algún comando.
  • Rojo: Algunas veces es probable que nos interese que Alexa no escuche nada. Por lo cual no se podrá activar. Si pulsamos el botón para desactivar el micrófono, la luz se pondrá roja.
  • Giro azul claro: Este formato de luz, con un tono azul girando nos indica que el dispositivo se está iniciando. Si estamos realizando la primera configuración, aparecerá así hasta que esté terminada al 100%.
  • Naranja: Cuando estamos realizando la primera configuración, este color girando aparecerá cuando se está intentando conectar a internet. Si el dispositivo se desconecta de forma repentina, este seguirá buscando la red. Por lo cual veremos este color.
  • Verde: Con Alexa podemos recibir llamadas en los Echo. Por lo cual cuando el aro de luz parpadea de color verde, quiere decir que estamos recibiendo una llamada en el dispositivo. Si esta gira, quiere decir que está con una llamada en curso o en Drop In Alexa.
  • Morado: Estos dispositivos cuentan con una función de no molestar. En estos casos la luz se verá en un tenue color violeta durante un momento. Por otro lado, en la configuración inicial, este color nos indica si hay algún tipo de problema con la red Wi-Fi.
  • Blanco: Este color solo aparece cuando modificamos el volumen en el dispositivo. El color blanco se adaptará al % de volumen que tiene asignado. De esta forma podremos saber en qué punto está.

Pasos para solucionarlo

Vamos a dar una serie de pasos para poder solucionar problemas de conexión de Internet en Alexa. Estos consejos cubrirán los diferentes problemas que pueden aparecer en este dispositivo y ser la causa por la que no funciona Internet o no va como nos gustaría que fuese en cuanto a velocidad y estabilidad.

Comprobar la cobertura

Lo primero que debemos hacer es ver si la cobertura de Internet es buena o llega muy limitada y de ahí que aparezcan estos problemas. Pero esto también debemos verificarlo desde otro dispositivo. Por ejemplo, podemos ir al ordenador y hacer un test de velocidad para ver si puede ser fallo de la operadora, que no nos llegue bien la señal o haya algún problema.

También podremos probar a acercar Alexa al router. De esta forma tendremos mejor señal y podremos ver si se conecta correctamente al Wi-Fi y no se corta la conexión. Tal vez el problema sea que estamos demasiado lejos. Debemos tener en cuanta que la señal Wi-Fi puede verse afectada por obstáculos como las paredes, por ejemplo.

Si este es el caso, si vemos que la distancia puede ser la causa por la que no tenemos Internet o aparecen cortes continuos, podemos utilizar dispositivos que ayuden a mejorar la cobertura. Por ejemplo instalar repetidores Wi-Fi, sistemas Mesh o dispositivos PLC para poder llevar la conexión de un lugar a otro. Esto ayudará a que la cobertura sea óptima.

Consejos para mejorar los PLC

Reiniciar el router y Alexa

Puede que el problema esté presente en el router. Por tanto, lo siguiente que podemos probar es a reiniciar el router. Pero hay que hacerlo correctamente, ya que no basta con apagar y encender el aparato; lo que haremos es mantenerlo apagado al menos durante 30 segundos y posteriormente encenderlo. Tal vez haya algún conflicto de IP o saturación que podemos resolver de esta forma.

Por otra parte, vamos a hacer lo mismo pero apagando el dispositivo Alexa. También lo dejaremos apagado durante medio minuto y después lo volvemos a encender. Esto podría ayudar a restablecer la conexión si vemos que no se conecta bien o aparecen cortes continuos.

Volver a poner los detalles de conexión

Si los pasos anteriores no han tenido ningún efecto, tal vez sean los detalles de la conexión que tienes configurados en Alexa los que están mal. Por ejemplo si has cambiado la contraseña del router, el nombre de la red o incluso te conectas a través de un nuevo aparato. Esto podría estar afectando e impedir la conexión.

Lo que vamos a hacer es eliminar los detalles de conexión que tengamos guardados y volvemos a registrar nuevamente la red del router, la contraseña, etc. Para poner nuevamente los detalles de conexión lo único que debemos hacer es abrir nuestra aplicación de Alexa, luego dirigirnos al apartado de dispositivos que normalmente se encuentra en la parte inferior y allí seleccionamos nuestro dispositivo.

Una vez seleccionado, pinchamos en el icono del engranaje que se encuentra en la parte superior derecha de la pantalla y una vez allí, a la derecha de la red Wi-Fi debemos pinchar en la opción cambiar.

Allí, debemos ingresar nuevamente los detalles de nuestra red por si están incorrectos y esto ocasiona algún tipo de problemas, una vez hecho esto, lo mejor es reiniciar nuestro dispositivo y comprobar nuevamente si ahora funciona de manera correcta o si por el contrario después de volver a colocar los detalles de la red sigue fallando y el problema viene derivado desde otro sitio u otro tipo de configuración de nuestra red en lugar de nuestro dispositivo Alexa.

Es importante agregar correctamente la contraseña y no poner nada mal, ya que cualquier mínimo error hará que no se conecte el dispositivo al router.

Cambiar de banda Wi-Fi

¿Estás conectado a la banda del Wi-Fi correcta? Hay dos opciones: la de los 2,4 GHz y la de los 5 GHz. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades y es mejor o peor según las circunstancias. Elegir una u otra puede significar que tengamos mejor o peor cobertura, además de que aparezcan o no esos molestos cortes que afectan a Alexa y a cualquier otro aparato que tengamos conectado a la red.

Podemos decir que la banda de los 5 GHz es la mejor para lograr la máxima velocidad. Sin embargo tiene la limitación de que si nos alejamos mucho del router o hay muchos obstáculos, la calidad de la señal disminuye rápidamente. Eso provocaría que no funcione tan veloz como debería, además de los cortes.

En cambio, la banda de los 2,4 GHz es mejor de cara a ganar estabilidad. Podremos conectarnos más lejos del router, aunque la velocidad no va a ser la misma que en la banda de los 5 GHz. En el caso de Alexa, esto puede ser la clave para que aparezcan o no esos problemas de conexión.

Además, usar una banda u otra puede también permitir conectarnos a canales Wi-Fi que estén menos saturados. Especialmente esto ocurre en la banda de los 2,4 GHz, que suele estar más saturada.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Resetear los valores de fábrica

Pero hemos visto que el problema puede que no sea de la conexión, sino a nivel de software. En este caso lo que habría que hacer es resetear Alexa a los valores de fábrica. Es lo mismo que podríamos hacer en cualquier otro dispositivo que comience a dar fallos, sea del tipo que sea.

Por tanto, devolver el dispositivo tal y como venía de fábrica y volver a conectarlo de nuevo puede ser la solución para evitar los problemas al conectarnos a Internet. Habrá que volver a configurar la red Wi-Fi y los diferentes parámetros que podamos configurar para que vuelva a funcionar con normalidad.

En la aplicación de Alexa, desde nuestros teléfonos, podemos eliminar dispositivos y agregarlos de nuevo, lo que junto con un restablecimiento completo del sistema, nos puede ayudar a solucionar muchos problemas. Una vez conectado es recomendable reiniciarlo, para que se carguen las skills correctamente. Si alguna de estas presenta algún problema, también podemos tratar de eliminarlas, y agregarlas de nuevo.

En caso de que hayamos desconectado todos los dispositivos del dispositivo, podemos decirle a Alexa que proceda a descubrir todos los que se encuentran disponibles, de esta forma no los tendremos que agregar a mano uno por uno.

Verificar tu conexión a Internet

Una de las cosas que debemos tener en cuenta es que nuestro dispositivo Alexa, en muchas ocasiones no tiene absolutamente ningún problema en conectarse con nuestro router o con algún dispositivo que extienda su conexión. Pero, es probable que tengamos algún tipo de problema con nuestro proveedor de servicio de Internet por lo que lo más recomendable es que, antes de conectar nuestro dispositivo de Alexa, verificar que nuestra conexión a Internet funciona correctamente y que no está caída o tenga algún problema.

La manera más fácil de hacerlo, es conectar cualquier otro dispositivo del que dispongamos al mismo router o punto de acceso, y por ejemplo realizar alguna búsqueda en un navegador web o utilizando algún servicio online.

Si realizando estas pruebas con otro dispositivo, encuentras que tampoco tienes una conexión exitosa, es probable que el problema sea con tu proveedor de Internet y no en tus dispositivos, por lo que lo más aconsejable es contactar con su servicio técnico y que evalúen la situación.

Cercanía con otros electrodomésticos

Si nuestro dispositivo Amazon Echo se encuentra cerca de un electrodoméstico como un microondas, por ejemplo, la señal wifi puede verse afectada por interferencias que se generan con las ondas electromagnéticas que este emite. Su rango de frecuencias es muy amplio, pero el problema se encuentra en que estas ondas operan a una frecuencia de unos 2,45GHZ, con una potencia entre los 500 y 1100 vatios.

Estos problemas se reducen con el paso del tiempo con la adaptación de las redes inalámbricas a Internet, pero a día de hoy es posible que este sea uno de los problemas que se pueden tener a la hora de usar estos dispositivos. Otros dispositivos que pueden interferir en estos aspectos, pueden ser las cámaras de videovigilancia, teléfonos, micrófonos inalámbricos o incluso los vigilabebés.

Otros problemas relacionados

Los dispositivos de Amazon Echo, dan soporte a una larga lista de dispositivos que podemos conectar con facilidad. Algunos de ellos son Philips Hue, Lifx, Insteon, Wink, entre otros. Este listado, va en aumento poco a poco, pues cada vez más marcas lanzan sus productos para poder conectarlos con Alexa. Si bien comentamos que estos son sencillos de instalar, es posible que nos encontremos con algún error en el proceso. Tenemos un par de soluciones para esto. Lo primero sería revisar el comando de invocación del dispositivo, ya que estos son muy diferentes entre sí. Algunos pueden ser muy específicos y con pequeñas diferencias entre unos y otros.

Algunos dispositivos inteligentes, tienen algunos problemas para mantenerse conectados por causa de problemas que pueden tener de software, redes saturadas o problemas derivados al estar siempre encendidos. Reiniciarlos de vez en cuando o dejarlos un momento apagados, puede ser de gran ayuda. Si esto no soluciona el problema, podemos reiniciar el propio Echo o reconectando los electrodomésticos.

Estos acuerdos entre Amazon y las respectivas marcas de los productos los cuales podemos conectar a Alexa, suelen ser duraderos, pero estas están sujetas a que los servicios se terminen, por lo cual podrían generarse problemas de conexión si no les siguen dando el soporte necesario.

Tener todo actualizado

Otro factor imprescindible es tener los dispositivos conectados. Esto va a permitir aprovechar al máximo los recursos disponibles y tener acceso a todas las mejoras que puedan aparecer. A veces surgen vulnerabilidades y fallos que impiden que nos conectemos o que no funcione tan bien como nos gustaría.

Tendremos que actualizar el firmware del router, algo muy aconsejable para mejorar también la seguridad, así como el propio dispositivo Alexa. Siempre debemos tener instaladas las últimas versiones que haya disponibles de cualquier dispositivo que usemos para navegar. En este aspecto, Amazon dispone de un servicio de notificación por correo electrónico, donde nos detallan todas las actualizaciones de Alexa en cuestiones de seguridad o nuevas funciones, incluso con resúmenes de nuevas cosas que le podremos preguntar a Alexa.

Si queremos que el dispositivo busque actualizaciones de forma automática, simplemente se lo tendremos que decir, y este se pondrá a realizar la búsqueda. Pero si nos queremos asegurar de que la versión que nuestros dispositivo tiene instalada es la correcta y la más actual, podemos hacerlo siguiendo estos pasos.

  • Accedemos a la aplicación de Alexa.
  • Accedemos al menú de la aplicación.
  • Seleccionamos «Configuración del dispositivo«.
  • Elegimos el dispositivo que queremos visualizar.
  • Y finalmente accedemos a «Acerca de…«

En esta pantalla podremos ver cual es la última versión que tenemos instalada, la cual podemos cotejar con la información oficial que Amazon nos facilita en esta página web. Aquí no solo podremos ver información relacionada con nuestro dispositivo Amazon Echo, si no que podremos ver las versiones más recientes de todas las generaciones.

En definitiva, si tienes problemas de conexión con Alexa puedes seguir estos pasos que hemos indicado. Así podrás comprobar si la conexión de Internet funciona bien, si hay algún fallo con el router o se debe a algún error a nivel de software en el dispositivo. Puede que directamente se quede sin poder establecer conexión, pero también podrían aparecer los molestos cortes continuos.

¡Sé el primero en comentar!