Monta un cable de red con RJ-45 para tener conexión a Internet

Monta un cable de red con RJ-45 para tener conexión a Internet

Oscar Espinosa

Conectar tus equipos a través de cable de red, es lo mejor para conseguir la máxima velocidad, la menor latencia posible, y la mejor experiencia de usuario. Aunque las redes Wi-Fi han mejorado, llega un momento en el que la velocidad no es suficiente, o que directamente no nos sirve para jugar online porque tenemos demasiado jitter. Hoy en RedesZone os vamos a enseñar cómo hacer vuestro propio cable de red, ya que es posible que tengas demasiada distancia desde el router o switch hasta el equipo que quieras conectar, y no haya cables de red ya hechos de esta longitud.

Hoy en día con velocidades de fibra óptica de 1 Gbps y las futuras conexiones mucho más rápidas que esperamos el próximo año, es fundamental contar en nuestro hogar con cableado Ethernet, para conectar el máximo número de dispositivos a través de cable, y dejar la red Wi-Fi para dispositivos móviles como smartphones y tablets. Las redes Wi-Fi no pueden aprovechar toda su velocidad y potencial debido a las propias limitaciones de la transmisión por aire, afectándole muchos factores externos.

Por ello siempre que podáis, es aconsejable que todos vuestros equipos los conectéis por cable red. La manera más sencilla, pero algo más costosa, es ir a cualquier tienda o almacén de informática y comprar un cable ya montado de una longitud en concreto. Si necesitas muchos cables, o un cable demasiado largo, es posible que sea muy caro o que directamente no tengan disponible un cable ya hecho de más 20 metros. En estos casos, la única solución es que os lo montéis vosotros mismos.

Herramientas para hacer un cable de red

Para hacer un cable de red Ethernet vamos a necesitar dos ingredientes fundamentales, el propio cable de red Ethernet, que podemos comprarlo de diferentes tipos y categorías, y también necesitamos el conector RJ-45, que podemos comprarlo blindado o sin blindar, con guías o sin guías. A continuación, os explicamos todo lo que debes saber.

Cable de red Ethernet

Lo primero que necesitamos comprar es el cable de red Ethernet. Hoy en día solamente os recomendamos comprar cableado Cat6 o superior, ya que esta categoría de cable nos garantiza la velocidad de 1Gbps, e incluso más si estamos en distancias «cortas». Debemos recordar que vamos a poder utilizar cables Cat 6 para sincronizar a velocidades de 2.5Gbps y 5Gbps sin ningún problema, gracias al estándar NBASE-T o también conocido como «Multigigabit».

Si vamos a montar un cable de red Ethernet, es porque es demasiado largo como para comprarlo ya crimpado, o porque lo vamos a pasar por diferentes conductos en nuestro hogar, por lo tanto, tendrás que comprar bobinas de cable de red Ethernet que tienen 50 metros o más, dependiendo de lo que vayas a cablear. A la hora de comprar un cable de red Ethernet debes fijarte muy bien en lo siguiente:

  • Categoría del cable: como mínimo debes comprar una bobina con cable Cat 6, no obstante, nuestra recomendación por su relación calidad-precio es que compres cables Cat 7. Debes tener en cuenta que los cables Cat 7 son bastante más rígidos que los cables Cat 6, por lo tanto, asegúrate de que vas a poder pasarlo por los diferentes conductos.
  • Tipo de cable: actualmente existen cables que son UTP, FTP y también S/FTP. Los cables UTP son los más flexibles de todos, a continuación, los FTP, y por último, los más rígidos son los S/FTP. Hoy en día si compramos cables Cat 6 podemos elegir si lo queremos UTP (que es lo más normal), FTP o S/FTP. Sin embargo, si compramos cables de red Cat 7 o superior todos son S/FTP, por lo que tendremos el máximo recubrimiento posible para tener la mejor señal posible.
  • Longitud: hay bobinas de cables de red Ethernet con 50 metros, 100 metros e incluso algunos llegan hasta los 305 metros.

Si quieres comprar cables de red baratos que sean Cat 6 y de tipo UTP, podemos comprar bobinas de 50 metros por unos 32 euros, y bobinas de 200 metros por unos 80 euros.

Si necesitas un cable de red más rígido para pasarlo por conductos de tu hogar, y que tenga un recubrimiento suficiente para no tener problemas de interferencias con los cables eléctricos, podéis comprar una bobina de cable Cat 7 que es de tipo S/FTP. Este cable de red es el que nosotros os recomendamos si no quieres tener ningún problema de rendimiento, y que puedas conseguir velocidades reales de 10Gbps o más en la red local doméstica.

Hoy en día es muy recomendable comprar directamente cableado Cat 7, es más rígido que el cableado Cat 6 y se mete por los conductos bastante peor, pero nos proporcionará un mayor ancho de banda a distancias largas. El cableado Cat 7 es lo mejor calidad/precio si se quiere una red de alta velocidad en nuestro hogar, además, es cableado de tipo S/FTP, por lo que está apantallado y blindado, ideal para evitar la diafonía y también interferencias.

Conectores RJ-45

Los conectores RJ-45 son otro ingrediente fundamental para hacer los cables de red Ethernet. Hay diferentes tipos de conectores que podemos comprar hoy en día, aunque la diferencia de precio entre ellos no es demasiado grande:

  • Conectores blindados: este tipo de conectores están blindados y son ideales para no perder señal por el propio conector RJ-45, tienen un coste algo superior a los no blindados pero merece la pena.
  • Conectores no blindados: son conectores RJ-45 transparentes o de colores, no tienen un recubrimiento metálico, por lo que podríamos perder señal si tenemos interferencias cercanas a los conectores RJ-45.

Si el cable de red tiene mucha longitud, os recomendamos comprar siempre conectores RJ-45 blindados porque nos protegerán frente a posibles interferencias cercanas.

Para facilitarnos el montaje del cable de red, existen conectores RJ-45 con unas pequeñas guías de plástico, en las cuales se introducen los diferentes hilos del cable fuera, para facilitarnos enormemente su montaje. Estos conectores suelen costar un poco más, pero merece la pena si no tienes experiencia en montar cables de red, o si no quieres «fallar» a la hora de crimparlo. Nosotros siempre utilizamos este tipo de conectores RJ-45 blindados y con guías, para asegurarnos de que el montaje del cable es perfecto.

Si vas a comprar cableado Cat 7, es necesario comprar conectores RJ-45 de Cat 7, ya que, de lo contrario, no podrás meter los diferentes hilos en el conector porque son algo más gruesos. El precio lógicamente es superior, pero es totalmente necesario si es que vas a instalar cableado Cat 7 que hoy en día es el más recomendable.

Tipos de cables

El tipo de cableado, puede ser de dos tipos diferentes, el cual tendremos que elegir dependiendo de la finalidad para la que sea destinado pueden ser directos o cruzados. Los más habituales son los directos, pues se utilizan para las tareas más comunes, como conectar equipos, consolas, televisiones o cualquier dispositivo a un router o a un switch. En cambio, el cable cruzado se utiliza para conectar dos equipos iguales, como puede ser un ordenador a otro ordenador, con la finalidad de intercambiar datos entre ellos.

La fabricación de ambos es muy similar, pero uno tiene la diferencia de que el código de colores de uno de sus extremos, cambian de orden, de forma que los pares quedan de esta forma.

  • Extremo 1: Blanco-Naranja, Naranja, Blanco-Verde, Azul, Blanco-Azul, Verde, Blanco-Marrón, Marrón.
  • Extremo 2: Blanco-Verde, Verde, Blanco-Naranja, Azul, Blanco-Azul, Naranja, Blanco-Marrón, Marrón.

En este caso, podemos mencionar el estándar 1000Base-T, el cual también se denomina como Auto-MDIX, el cual permite realizar una adaptación automática a nivel lógico como sea necesario. De tal forma, no será necesario crear diferente cableado, si no que los propios equipos detectan si estamos utilizando un cable cruzado o directo, y lo ajustarán a sus necesidades.

Herramientas para crimpar los cables

Otro material fundamental es la crimpadora, para poder montar correctamente el cable de red, ya que de lo contrario, directamente no podremos montarlo. También es muy recomendable un comprobador de cable de red, para verificar si todos los pines del cable está bien crimpado, y por tanto, tendremos comunicación punto a punto del cable. Normalmente venden kits de crimpar que incorporan todo lo necesario para ello, como por ejemplo este:

Si solamente necesitamos la crimpadora, o solamente necesitamos el comprobador de cables, podemos comprarlo por separado.

Nuestra recomendación es que si no tenéis el kit de crimpar, os compréis directamente un estuche que lo incorpore todo, os saldrá bastante más barato que comprar el material por separado. Hay kits más caros cuyas herramientas son de mayor calidad, pero para un uso doméstico estos KIT por unos 25 euros son más que suficientes.

Si vas a utilizar cableado Cat 7, existen crimpadoras para este tipo de categoría de cable, ya que los hilos son algo más gruesos, aunque puedes usar crimpadoras «normales» para Cat 6, es posible que el crimpado no se realice correctamente o que directamente rompas el conector RJ-45 o crimpadora. Nuestra recomendación es que compres una crimpadora Cat 7 como la siguiente, la cual es compatible también con conectores RJ-45 Cat 6.

Cabe destacar que es recomendable utilizar herramientas de calidad, y siempre que manejamos herramientas de corte, debemos tener cuidado de no ocasionar heridas. En el caso de la crimpadora, lo mejor es buscar las que mejores reseñas tiene, pues es posible que al adquirir una de baja calidad, esta no apriete igual en todos los pares, lo que ocasiona que el cable no funcione. Al igual que los materiales de los cables, los cuales deben ser de la mejor calidad posible de forma que sean fáciles de manejar y no supongan problemas a la hora de realizar cortes o realizar el propio crimpado.

Ahora que ya tenemos todas las herramientas necesarias para crimpar un cable de red, vamos a hacerlo.

Consejos previos al crimpado del cable

Montar este tipo de cables es una terea sencilla, pero se puede volver un dolor de cabeza las primeras veces que tratamos de crear nuestro propio cableado. Por lo cual, vamos a ver algunos pasos los cuales nos ayudarán a hacer todo este proceso un poco más sencillo, y no fracasar en el intento. Por lo cual, una vez tenemos las herramientas y los materiales adecuados, tendremos que pensar que:

  • Debemos respetar el orden de colores de los cablecillos. Si alguno de estos queda en la posición incorrecta, el cable no funcionará, por lo cual tendremos que cortar el cabezal y empezar de nuevo con todo el proceso.
  • Pelar el cable de forma correcta es muy importante. Existen herramientas propias para ello, de forma que solamente se corta el recubrimiento de los cables internos, sin que estos lleguen a dañarse. En caso de que alguno se corte, sin necesidad de que quede inservible, tendremos que comenzar de nuevo. Los cables internos deben quedar en perfectas condiciones.
  • Seguir las normas para los cables directos o cruzados servirá para que el cable se pueda usar para una actividad u otra. De nuevo, si nos confundimos, tendremos que empezar de nuevo.
  • Elegir la crimpadora correcta. En este caso tendremos que utilizar la crimpadora para conectores machos o la insertadora de impacto para los conectores hembra. Esta debe tener todos sus componentes en buen estado, pues tendrán que hacer la conexión de los pines con los cablecillos. Si alguno no funciona correctamente, el cable no funcionará.
  • Contar con materiales de buena calidad no solo nos puede ayudar a la hora de utilizar el cable, y que su rendimiento sea el adecuado, si no que a la hora de fabricarlo será más sencillo pues estos no serán endebles y complicados de manipular.

Crimpar un cable de red RJ-45

Una vez tenemos todo el material es hora de ponernos manos a la obra, pero antes os aconsejo que tengáis a mano el esquema de colores, con el podréis conectar los cables correctamente. Actualmente la normativa que debes utilizar es la EIA-TIA-568B en los dos extremos, antiguamente eran necesarios los llamados «cables cruzados», pero actualmente todos los equipos, switches y routers disponen de Auto MDI/MDIX, por lo que los propios dispositivos «negociarán» dependiendo del medio al que los estemos conectando. Por este motivo, podemos poner el código de colores del estándar EIA-TIA-568B a ambos lados. En caso de que tengas equipos antiguos y necesites un cable cruzado, en el extremo A del cable podrás poner EIA-TIA-568B, y en el extremo B del cable EIA-TIA-568A, de esta forma, tendrás un cable cruzado.

  1. Lo primero que debemos hacer es pelar el cable con mucho cuidado, cortando solo la funda protectora externa para poder sacar los cables de su interior. Os recomiendo un corte de unos tres centímetros, y verificar que no hemos cortado sin querer los diferentes hilos del interior del cable.
  2. El segundo paso consiste en separar los cables, desenredarlos, y estirarlos para que estén rectos y ver los cables perfectamente.
  3. Ordenar los cables en el orden correcto de izquierda a derecha:
    • Naranja Blanco
    • Naranja
    • Verde Blanco
    • Azul
    • Azul Blanco
    • Verde
    • Marrón Blanco
    • Marrón
  4. El cuarto paso consiste en cortarlos todos para que tengan el mismo largo e introducirlos con mucho cuidado, rectos en cada guía del conector, teniendo la parte dorada del conector hacia arriba, quedando los colores antes indicados de izquierda a derecha. Si utilizáis conectores RJ-45 con guías, deberéis insertar los diferentes cables fuera del conector RJ-45, para posteriormente meterlo todo dentro.
  5. El quinto paso consiste en coger la crimpadora, debemos asegurarnos que todos los cables estén hasta el final del conector y en el orden correcto. Si es así, podéis apretar la crimpadora.
  6. El sexto paso consiste en repetir todo el proceso nuevamente en el otro lado del cable.
  7. El séptimo y último paso es opcional pero recomendable. Si habéis comprado el comprobador de cable de red, podéis conectar las dos conexiones al comprobador y ver si está correcto el cable. En caso de que no esté, tendréis que repasar en qué paso os habéis equivocado.

Utilizar material de calidad

Cuando hablamos de cualquier tipo de hardware destinado a las redes, siempre pensamos en obtener la máxima velocidad de transmisión posible. No perder calidad ni que la red funcione mal, siempre es un objetivo. Por lo cual esto hace que los materiales que debemos utilizar para que todo funcione correctamente, deben ser de la mayor calidad posible. Pero puede haber alguna excepción.

Si estamos aprendiendo a crimprar nuestros propios cables, lo mejor que podemos hacer es adquirir algo de material que no sea demasiado caro. Esto hará que no gastemos mucho dinero de inicio, y podamos tener los fallos que sean necesarios. Lo más seguro es que algo se acabe rompiendo, o que desperdiciemos algo de cable. Entonces en este caso, si se puede comprar equipo que no sea tan bueno. Pero ya no es recomendable utilizarlo para nuestras conexiones.

Una vez somos capaces de crear cables perfectamente, lo mejor ya es tener material de calidad. Cuando compramos equipamiento así, este cumplirá ciertos estándares para garantizar su funcionalidad y eficacia. Algunos de ellos, muy exigentes. No solo el cable, sino también los conectores RJ-45 y las herramientas. En estos casos vamos a manipular alguna cuchilla, por lo cual debemos tener cuidado.

Los materiales de mala calidad, no solo pueden reducir el rendimiento de la red. Si no que pueden provocar otros problemas durante su utilización. Como puede ser que el cable se caliente, o que se rompa con mucha facilidad o deteriore rápido. Pero lo cierto es que este tipo de productos que siempre buscan ser lo más baratos posibles, no llegan a resultar en muchas ocasiones. Estos pueden llegar a ser complicados de manipular. Por no hablar de que es posible que muchos no tengan ningún tipo de control de calidad por parte del fabricante, lo cual puede hacer que sean peligrosos en diferentes aspectos. Tanto al utilizarlos, como manipularlos.

Principales ventajas de crimpar tus propios cables

Para empezar, hemos de recordar la sencillez de este método, y es que, siguiendo las instrucciones de manera correcta, cualquier persona podría crimpar sus propios cables de red en casa, ya que solo hay que acomodar correctamente el cable, alinearlo de la manera correcta dentro del conector y aplicar presión con la herramienta para que el crimpado este completo, lo que lo hace una tarea bastante simple de llevar a cabo, de hecho es tan confiable, que muchas veces se elige este método incluso por encima de métodos de soldadura cuando hace falta aplicarlo en entornos más hostiles que la comodidad de nuestro hogar o de un taller, y esto es así porque al momento de que realizamos el crimpado, debido a la presión ejercida con la herramienta, crean un sello hermético entre el conector y el cable, lo que da lugar a una conexión que por lo general es duradera y confiable.

Normalmente la calidad de las conexiones suele ser bastante buena si el crimpado se ha hecho de manera correcta y el orden de los cables ha sido el adecuado, ya que, al ser un proceso tan simple, el margen de error suele ser bastante pequeño.

También debemos destacar como una de las ventajas principales, el hecho de poder elegir la longitud exacta del cable y adaptarla a nuestras necesidades, ya que los cables que venden ya crimpados en las tiendas suelen venir en longitudes estandarizadas, y esto podría ocasionar en la mayoría de las veces que o bien nos falte cable para llegar al punto que necesitamos, o por el contrario podría suceder que nos sobre demasiado cable, y si no sabemos realizar el crimpado por nosotros mismos tendríamos que tener ese exceso enrollado en algún punto del recorrido, por lo que, cuando lo realizamos a medida, lo normal es que no sobre ni falte, si no que tengamos una instalación completamente personalizada, funcional y adaptada a nuestras necesidades.

Cómo saber que cable de red crimpar

Dependiendo del uso que se le vaya a dar al cable que estamos crimpando, podemos elegir entre una amplia variedad de tipos los cuales varían en características. Hacer el cable correcto, no solo puede tener consecuencias positivas y negativas en sus características, si no que puede hacer más o menos costoso el proceso debido a los materiales del mismo y a su capacidad.

Para un uso doméstico, lo más recomendable es montar cableado de Categoría 5e o incluso 6, que poco a poco son los que más se están instalando por parte de las ISP, por ejemplo. Sus velocidades de transferencia son gigabit, y suelen ser más que suficiente para las redes que tenemos en casa donde el cable se limita a conectarnos a internet.

La longitud también es muy importante, y aquí nos vamos a fijar en el tipo de protección del cable, pues algunos de ellos pueden disponer de un apantallamiento. Como lo más probable es que se realice una conexión de un ordenador, portátil o consola al router, suele ser más que suficiente el cable Categoría 5e o 6, sin necesidad de que cuente con algún tipo de protección. Al ser cables de poca longitud, esto no nos hará perder una capacidad notable.

Pero todo esto cambia si el objetivo es realizar una instalación de casa, donde los cables pasan por los tubos corrugados de las paredes. En estos casos lo más recomendable es utilizar una categoría superior, de forma que el cable esté bien protegido, no tenga pérdidas de capacidad,  nos sea suficiente para que con el paso de los años no sea necesario cambiarlo con frecuencia. El problema que nos podemos encontrar en este aspecto, es que mucho cableado de categorías superiores, no puede ser crimpado por nosotros, si no que requiere que sea comprado prefabricado.

Independientemente del tipo de cable, el código de colores es exactamente el mismo para Cat 6 que para Cat 7 o superior. Y con esto ya tendríamos un cable de red realizado por nosotros, de la medida que nosotros necesitemos. La primera vez que compras todo el material puede ser algo caro, pero una vez lo tienes, te da mucha libertad y rapidez el poder hacer todos los cables de red que necesites.

¡Sé el primero en comentar!