Cómo hacer overclock al Raspberry Pi sin perder la garantía

Escrito por Rubén Velasco
Manuales

El Raspberry Pi es el mini-ordenador más conocido y utilizado. Por menos 50 euros puedes tener este equipo funcionando a pleno rendimiento y sacando el máximo rendimiento de su hardware. Sin embargo, debemos tener en cuenta que sus características son algo limitadas, por lo que, en ocasiones, es necesario hacerle overclock, aumentar sus frecuencias, para darle el pequeño empujón que necesita para rendir al máximo y poder con las tareas más pesadas.

Mientras que para muchas tareas no es necesario y con la potencia de base, incluso del primer modelo de este dispositivo, es más que suficiente, muchos usuarios hacen un uso intensivo del mismo, por ejemplo, utilizándolo para gestionar una biblioteca Plex o para emular juegos de consolas ya un poco pesadas, como la Nintendo 64 o la PlayStation 1. Gracias al overclock, vamos a poder exprimir con seguridad nuestro dispositivo para cumplir, con creces, con estas tareas en lugar de tener que pasar por caja y comprar un modelo más reciente y, por lo tanto, más potente.

Para hacer overclock al Raspberry Pi, podemos optar por dos métodos diferentes.

Cómo hacer overclock al Raspverry Pi con Raspi-Config

Raspbian, el sistema operativo oficial del Raspberry Pi, cuenta por defecto con una herramienta que nos permite aumentar las frecuencias del dispositivo de forma segura y sin perder la garantía. Para ello, desde un terminal, un TTY o una consola SSH, debemos teclear el siguiente comando:

  • sudo raspi-config

Una vez allí, seleccionaremos la opción 8, “Overclock“, para ver las distintas configuraciones de OC recomendadas por la Pi Foundation.

overclocking raspberry pi

Lo único que debemos hacer es seleccionar la opción que queramos y aplicar los cambios. La próxima vez que arranquemos el dispositivo este ya funcionará con la nueva configuración. Debemos tener en cuenta que las configuraciones más altas, como la “Turbo“, pueden dar problemas en algunos dispositivos, especialmente en las primeras unidades del Raspberry Pi B, por lo que si notamos que este empieza a funcionar mal, deberíamos cambiar al modo anterior, en este caso, “High“.

Esta opción solo la veremos en el Raspberry Pi 1 y 2. El Raspberry Pi 3 no tendrá esta opción ya que su hardware ya está llevado de base al máximo, por lo que no es posible hacerlo más, al menos dentro de la garantía.

Cómo hacer overclock al Raspberry Pi manualmente

Si no queremos depender de la herramienta anterior, también podemos modificar manualmente las frecuencias del dispositivo modificando el fichero “config.txt” desde, por ejemplo, nuestro propio ordenador, con el bloc de notas. Dentro de este fichero podremos ver varias configuraciones, entre las que destacan:


arm_freq=1000
core_freq=500
sdram_freq=600
over_voltage=6

Cómo romper la garantía del Raspberry Pi

Si al seguir los pasos anteriores configuramos el valor “over_voltage” por encima de “6” y realizamos alguno de los siguientes cambios:

  • Habilitar el ajuste “force_turbo“.
  • Desactivar el parámetro “current_limit_override“, que es el encargado de proteger el hardware.
  • Modificamos el valor “temp_limit“, que establece la temperatura crítica, por encima de 85ºC.

De realizar esas arriesgadas acciones, estaremos bajo nuestra propia cuenta y riesgo y, si pasa algo a nuestro mini-ordenador, este no estará cubierto por la Pi Foundation.

¿Hacer overclock al Raspberry Pi anula mi garantía?

Nada más ponerse a la venta, aumentar un solo hercio la frecuencia de este dispositivo anulaba por completo la garantía. Sin embargo, desde 2012, la Pi Foundation decidió que era totalmente seguro hacer overclock al Raspberry Pi, por lo que, no solo no perderemos la garantía por hacerlo, sino que, como hemos visto antes, la propia distribución Raspbian nos ofrece todo lo necesario para llevar a cabo este proceso.

De todas formas, aunque la garantía no la perderemos utilizando los métodos de OC oficiales, si decidimos llevar el hardware más allá de esos límites y, por ejemplo, modificar la temperatura crítica para que no se detenga, sino que siga funcionando, en ese caso probablemente sí perdamos el derecho a garantía.

Comprueba el estado de la garantía de tu Raspberry Pi

A fin de cuentas, es el propio procesador quién dictamina el estado de nuestra garantía según el valor de su “Sticky bit“, el cual podemos consultar tecleando:

  • cat /proc/cpuinfo

Y mirando el valor asignado a “Revision”. Si este es igual a “000f“, nuestra garantía estará correcta. Si este valor es diferente y empieza, por ejemplo, por 1000 (100000f), nuestra garantía estará anulada debido a que hemos modificado los límites establecidos para un overclock seguro.

Además, salvo que realmente necesitemos más potencia en nuestro dispositivo, os recomendamos no hacer el overclock ya que supondría un aumento de consumo y temperatura, así como una sensible pérdida de vida útil totalmente innecesarias.

¿Tienes un Raspberry Pi? ¿Alguna vez le has hecho overclock para mejorar su funcionamiento?


Últimos análisis

Valoración RZ
8
Valoración RZ
9
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10
Valoración RZ
7
Valoración RZ
9
Valoración RZ
10