No utilices nunca una VPN sin antes tener en cuenta estas cosas

Escrito por Javier Jiménez

Una VPN es, como sabemos, una red privada virtual. Son muy útiles en diversas situaciones, siempre relacionadas con la privacidad y seguridad. Básicamente lo que hacen es generar un túnel por el cual pasan nuestros datos en Internet. Una manera de ocultar nuestra dirección IP, por ejemplo. Sirve también para poder acceder a servicios bloqueados en alguna región determinada. Sin embargo hay algunos aspectos importantes a tener en cuenta a la hora de elegir este tipo de herramientas. En este artículo vamos a explicar qué hay que tener en cuenta antes de elegir una VPN. Ya vimos cuáles son las VPN más rápidas.

Cosas a tener en cuenta al elegir una VPN

Ubicación y la jurisdicción de la VPN

Esto es algo que los expertos en la materia indican que hay que tener muy en cuenta. Antes de elegir una VPN hay que observar su propia ubicación, las leyes que lo rodean, dónde está el proveedor, etc.

Es posible que, según las circunstancias, haya organizaciones que puedan compartir información con los países. Todo por motivos de seguridad pero que pueden llegar a afectar a la privacidad de los usuarios.

El coste del servicio

Esto quizás afecte más a los usuarios. Todos sabemos que hoy en día hay pocas cosas gratis. Una VPN no es una excepción. Podemos encontrar opciones gratuitas, sin embargo en muchos casos estamos pagando con nuestros datos. Ya sabemos el gran valor que tienen nuestros datos en Internet.

Existen algunas opciones gratuitas que nos ofrecen un servicio limitado. Cierta cantidad de datos, un tiempo concreto, etc. Todo para que lo probemos y, si nos gusta, utilicemos la versión de pago.

Sin embargo hay otras gratuitas que no cuentan con límite. De estas hay que sospechar principalmente. Hay que tener cuidado con aquellas que puedan comprometer realmente la privacidad de los usuarios.

Consejos para elegir una VPN

La compañía detrás de la VPN

Cuando elijamos una VPN hay que tener en cuenta realmente quién está detrás. La reputación de esa empresa es muy importante para evitar posibles problemas que puedan comprometer nuestra seguridad.

Hay que alejarse de aquellas desconocidas, que no ofrezcan garantías reales. En ocasiones puede tratarse de una empresa que realmente utiliza los datos de los usuarios para lucrarse.

Observar bien los permisos que concedemos

Esto se aplica a cualquier tipo de aplicación que utilicemos. Siempre hay que ver los permisos que estamos concediendo. Si notamos algo raro, hay que evitar utilizar esa opción.

Por ejemplo puede ocurrir que una VPN requiera acceso a los datos de nuestro teléfono, a las aplicaciones instaladas, etc. Esto podría dar motivos para pensar que realmente no estamos ante una aplicación legítima y que puede buscar recopilar datos personales que comprometan nuestra privacidad. Es algo que hay que tener en cuenta al elegir una VPN.

Estar alerta ante posibles fugas de DNS

Ya vimos en un artículo anterior cómo comprobar si una VPN funciona y no tiene fugas.  Este aspecto es interesante a la hora de utilizar este tipo de herramientas.

Un servicio de VPN se utiliza, entre otras cosas, para evitar mostrar nuestro DNS. En caso de que no funcione correctamente deja de ser una buena opción. Es por ello que podemos comprobarlo y analizar el servicio.