Estos son todos los tipos de domótica, descubre cuál te conviene instalar

Estos son todos los tipos de domótica, descubre cuál te conviene instalar

Alexandre Laso

Poco a poco nuestras casas tienen más y más dispositivos conectados. Ya sean en el salón, la cocina o el jardín, todo tiene cabida en el mundo de la domótica. Disponer de una instalación de este tipo nos puede traer grandes beneficios. Mejorar la calidad de vida será siempre el objetivo principal de la domótica, por lo cual elegir correctamente los accesorios que vamos a utilizar es muy importante. Bien sea con instalaciones dedicadas para el cable como inalámbrica, podemos diferenciar algunas secciones. ¿Cuáles son los diferentes tipos de domótica que podemos instalar en casa?

Tipos de domótica

La posibilidad de optimizar muchas tareas en casa, es algo que todos queremos. Y para ello tenemos gran cantidad de dispositivos diferentes que nos ayudan en este aspecto. Pero lo cierto es que muchas veces encontramos algunos impedimentos en las construcciones, sobre todo cuando se trata de aparatos que requieren de cableado. Y es precisamente en este ámbito donde vamos a diferenciar estos tipos. Por una lado tenemos los dispositivos con cable, y por otro los inalámbricos.

Sistema domótico con cable

Como su propio nombre indica, estos dispositivos están totalmente pensados para funcionar por cable. Lo cual puede traer grandes beneficios, como puede ser la mejora en la señal de los mismos, o la calidad en la que envían imágenes por ejemplo. El cable siempre es sinónimo de seguridad, rapidez y eficacia. Y esto es debido a que no se producen interferencias, gracias a la conexión exclusiva para cada dispositivo.

Sistema de cableado pared

Pero esto puede traer algunos inconvenientes, y es que la instalación resulta más compleja. Si disponemos de una buena instalación de tubos por las paredes, esto se facilita mucho. Ya que en ocasiones el factor estético es algo a lo que se le da mucha importancia. Un cable colgado o pegado por la pared, o bien con una canaleta no es una opción. Por otro lado, podemos encontrarnos con dispositivos donde una instalación de este tipo es la más recomendable. Estos son, por ejemplo, la climatización del hogar, bien sea con termostatos o radiadores y la iluminación.

Domótica inalámbrica

Con estas instalaciones es con las que más versatilidad obtenemos. Cualquier casa se puede adaptar a estos dispositivos, ya que si la señal no llega a algún rincón, se puede solucionar con un alargador. Todos estos dispositivos suelen utilizar la red WiFi de nuestra casa para conectarse a la red local y a Internet, aunque también es posible que utilicen tecnología ZigBee e incluso Z-Wave.

Como el cableado puede ser mínimo, la instalación es muy sencilla. Y el mantenimiento no supone demasiado con el paso del tiempo. Por lo cual estamos ante la opción más cómoda, ya que no será necesario hacer ningún tipo de obra. Sea pequeña o grande, las obras siempre son incómodas.

Por otro lado, es mucho más sencillo establecer las conexiones o manejar todos los aparatos, incluso desde fuera de casa. Pero cuentan con sus inconvenientes, y es que por lo general estos aparatos funcionan con pilas o baterías. De todos modos la experiencia que vamos a obtener es muy buena, debido a que por lo general no tienen consumos muy elevados.

Sistemas mixtos

En muchos casos, bien sea por la distribución que una casa nos plantea o porque separa un poco ambas cosas, podemos hacer una combinación de ambos tipos de domótica. Usar ambos tipos puede ser de gran ayuda, sobre todo para la sobrecarga de las redes. Y para ello podemos establecer algunas preferencias, dependiendo de lo que nos permita la distribución de la casa y lo que es posible hacer en ella.

Podríamos decir que para sistemas de seguridad, el cable siempre será lo mejor. Esto nos da una conexión continua, con menos posibilidad de micro cortes. Aparte, la calidad puede ser superior y también la velocidad de envío de los archivos. Tanto para video como para fotografías de las cámaras de seguridad, la mejor opción siempre será el cable.

Por otro lado, podemos dejar la opción inalámbrica para otro tipo de dispositivos. Como los altavoces inteligentes, luces, y en general lo que no tenga que ver con la seguridad. Exceptuando lo que sea para visualizar contenido por Internet. No vamos a obtener una mala calidad con Wi-Fi, especialmente si es con la banda de 5GHz. Pero si utilizamos cable, puede mejorar la calidad.

Como puedes ver, la domótica es algo que se puede adaptar a prácticamente cualquier hogar. Esto es gracias a que tenemos varias opciones disponibles para que esto sea posible. Con la elección adecuada, podremos tener un hogar inteligente donde poder automatizar muchos procesos.

¡Sé el primero en comentar!