5 pequeños cambios en tu cocina para ahorrar en la factura de la luz

5 pequeños cambios en tu cocina para ahorrar en la factura de la luz

Javier Jiménez

Podemos ahorrar electricidad en nuestra vivienda a través de diferentes métodos. A veces pequeños cambios pueden significar un ahorro importante. Hay algunos electrodomésticos que especialmente pueden tener un gran consumo. Por ello, en este artículo vamos a dar algunas recomendaciones para ahorrar luz en la cocina. Es algo que cualquiera puede realizar y pagar menos en la factura.

5 consejos para ahorrar luz en la cocina

Precisamente los aparatos que tenemos en la cocina son de los que más consumen. Pueden suponer una parte muy importante del total de la factura cada mes. Esto hace que sea aún más importante intentar tomar medidas para no gastar más de lo necesario.

Controla la temperatura del frigorífico

Sin duda el frigorífico es un aparato que consume mucha electricidad. De hecho se calcula que en algunos casos puede llegar a ser del 30% del total de la factura. Debemos intentar ahorrar al máximo siempre que sea posible y no desperdiciar energía con este electrodoméstico. Y sí, un pequeño cambio puede suponer un ahorro.

En este caso se trata de controlar la temperatura. Simplemente con subir un grado puedes ahorrar. Lo ideal es que el frigorífico esté entre 5 y 7 grados. No necesitas que esté a menos. Si por error lo tienes a 3 grados, por ejemplo, intenta subirlo 1 o 2 grados y así ahorrarás electricidad.

Utiliza programas eficientes

Algunos electrodomésticos como por ejemplo el lavavajillas permiten configurar diferentes programas. No necesitas que funcionen al máximo, que consuman mucha electricidad. Por tanto, gestiona bien qué programa vas a usar y así puedes controlar cuánto tiempo va a estar activo, a qué potencia, etc.

Los programas eco suelen ser muy útiles en estos casos para lograr ahorrar. No necesitas calentar en exceso el agua del lavavajillas, ni que actúe durante un tiempo excesivo, salvo que tengas platos muy sucios. Por tanto, cambiar el programa que vas a utilizar puede ser de ayuda.

Desconecta lo que no utilices

Cualquier cosa conectada a la electricidad va a estar consumiendo. Incluso si no lo tenemos encendido, algo va a gastar. Es lo que se conoce como consumo fantasma y puede representar entre el 7 y el 10% del total de la factura. Por ejemplo el reloj del microondas puede estar consumiendo constantemente.

Nuestro consejo es que desconectes todos estos aparatos y únicamente los enchufes cuando vayas a utilizarlos. Así ahorrarás luz al máximo y pagarás menos en la factura. Es un pequeño cambio que puede venir muy bien.

Cambia tus electrodomésticos antiguos

¿Tienes electrodomésticos muy antiguos? Por ejemplo hablamos de frigorífico, microondas, horno… Tal vez te interese comprar uno nuevo que sea mucho más eficiente y consuma menos luz. Aunque sea una inversión económica a corto plazo, a largo plazo podrá venirte muy bien al pagar menos de electricidad.

Hay que tener en cuenta que los electrodomésticos actuales no tienen nada que ver con los de hace unos años en cuanto a consumo energético. Están mucho más optimizados y vas a tener un consumo muy inferior.

Ventajas y desventajas de una cocina inteligente

Aprovecha la domótica

Por supuesto, algo que puedes hacer para ahorrar luz en la cocina es utilizar la domótica. Cada vez hay más electrodomésticos inteligentes que puedes usar para automatizar tareas, programar cuándo se enciende o apaga, optimizar su uso… Esto también te va a ayudar a ahorrar en la factura de la luz.

El objetivo es lograr que los electrodomésticos de la cocina estén más optimizados y aprovechen mejor los recursos. También el hecho de programar el encendido y apagado puede ser muy útil.

¡Sé el primero en comentar!