Así debes poner tu lavavajillas para gastar menos luz

Así debes poner tu lavavajillas para gastar menos luz

Javier Jiménez

Cualquier electrodoméstico que utilicemos en nuestro día a día tiene un consumo eléctrico, aunque siempre haya trucos para intentar ahorrar. En este artículo vamos a hablar de uno de los que más gasta. Vamos a explicar cómo poner el lavavajillas para gastar menos luz. Algunas recomendaciones interesantes para que la factura mensual no se dispare y puedas ahorrar dinero.

Qué hacer para gastar menos con el lavavajillas

Hay que tener en cuenta que el lavavajillas va a gastar luz, pero también agua. Si tienes en cuenta las recomendaciones que vamos a darte vas a poder ahorrar en ambas facturas. El objetivo final es pagar menos y lograr un lavado más eficiente de nuestros platos. Pequeños cambios pueden significar mucho a la larga.

Llenarlo antes de encenderlo

Lo primero es de sentido común y lógica. Cuando pones el lavavajillas, lo ideal es aprovechar al máximo los recursos y tenerlo lleno. De esta forma evitarás ponerlo para cuatro platos. Por tanto, espera hasta que esté lo más lleno posible y en ese momento ya puedes ponerlo para aprovechar el gasto que vas a tener.

Es lo mismo que harías con cualquier otro electrodoméstico similar. Por ejemplo, no pones la lavadora para meter dos camisetas. En este caso es igual y para aprovechar el agua y electricidad que va a consumir, es importante que esté lleno.

Utilizar la media carga

En ocasiones puede que no te quede más remedio que ponerlo sin estar lleno. Por ejemplo si vas a irte unos días fuera y quieres dejar los platos limpios antes de marchar. En ese caso lo que debes hacer es utilizar la media carga. Es una opción que tienen los lavavajillas y vas a gastar menos electricidad y agua.

Lo que hace básicamente es disminuir la potencia y los recursos que va a utilizar. No necesita funcionar igual que si tuvieras el lavavajillas lleno por completo y puedes ahorrar en la factura algo.

Controlar la temperatura

Si hay algo que consume mucho en los lavavajillas es calentar el agua. Es un proceso que necesita gastar electricidad. Por tanto, controlar la temperatura puede hacer que ahorres dinero en la factura y gaste menos. Lógicamente esto tendrás que tenerlo en cuenta en función de algunos parámetros.

Por ejemplo, debes pensar si los platos que has puesto están muy sucios o no. Si apenas tienen restos de comida, muy probablemente no necesitas agua muy caliente para limpiarlos. Ahí vas a poder ahorrar y simplemente ponerlo a menos temperatura.

Ahorrar luz con el lavavajillas

Usar programas eco

Por supuesto, otro consejo más es utilizar programas eco. El lavavajillas cuenta con varios programas disponibles y que puedes usar en función de lo que necesites. Normalmente no necesitamos utilizar los programas más potentes, más duraderos y que, en definitiva, más van a consumir. Podemos aprovechar este tipo de programa.

Por tanto, cuando vayas a poner el lavavajilla elige bien qué programa utilizar. Siempre que puedes, utiliza el eco y ahorrarás en la factura de la luz. Muy probablemente no necesites más que eso.

Mantenerlo en buen estado

Otro punto importante es mantener el lavavajillas en buen estado. Quizás a corto plazo no te haga ahorrar luz y agua, pero a la larga sí. Si por ejemplo pones platos sucios con comida que no has quitado, eso poco a poco puede ir obstruyendo los conductos y hacer que funcione peor, por lo que terminará consumiendo más agua y electricidad.

También conviene secarlo siempre después de usarlo, abrir la tapa cuando termine de funcionar para que salga aire caliente, etc. Estos pequeños gestos van a hacer que se mantenga en buen estado.

Elegir la hora para poner el lavavajillas

El lavavajillas consume bastante, de eso no hay dudas. Por mucho que intentes seguir estos consejos que te hemos dado, igualmente va a consumir bastante ese tiempo que está funcionando. Entonces, ¿puedes hacer algo para gastar menos? Eso dependerá de la tarifa de luz que tengas contratada, pero si tienes una tarifa con discriminación horaria sí.

La idea es poner el lavavajillas a las horas más baratas. Si tienes tarifa regulada, vas a encontrar un precio distinto en función de la franja horaria. También si tienes una tarifa en el mercado libre puede que tengas contratado que sea más económico a ciertas horas. Aprovecha eso para poner este electrodoméstico.

¡Sé el primero en comentar!