¿Realmente una VPN evita el rastreo? Compruébalo

Hoy en día cada vez somos más conscientes que se está monitorizando nuestro tráfico en Internet. Seguramente a bastantes de vosotros al poco de haber visitado la web de un producto os ha llegado un e-mail con la oferta del producto o lo habéis visto en un banner de publicidad al poco rato. Las cookies, los rastreadores y otras herramientas están monitorizando continuamente nuestra actividad en Internet. Por ese motivo, los internautas cada vez buscan nuevas formas de proteger su privacidad. Las herramientas más utilizadas suelen ser los proxys y las VPN. En este artículo vamos a descubrir si realmente una VPN evita el rastreo de nuestra actividad en Internet.

Lo primero que vamos a hacer es conocer qué ventajas nos puede aportar el uso de una VPN. También veremos si todas las VPN nos ofrecen el mismo rendimiento y nivel de anonimato. Para finalizar, determinaremos si mediante el uso de una VPN se evita que se pueda realizar un rastreo de nuestra actividad en la red de redes.

Beneficios de la utilización de una VPN

Una VPN o red privada virtual podemos definirla como una tecnología de red de ordenadores que permite una extensión segura nuestra la red de área local LAN sobre una red pública, como, por ejemplo, Internet. Esto lo vamos a hacer realizando una conexión virtual punto a punto mediante la utilización de conexiones dedicadas, que pueden estar cifradas o no. Lo más conveniente es que estén cifradas, porque el hecho de no estarlo no nos va a aportar ventajas significativas, de hecho, hoy en día la mayoría de VPN utilizan un cifrado robusto basado en AES de 128 o 256 bits, y también en ChaCha20 si se hace uso del protocolo de VPN WireGuard, uno de los protocolos más seguros y rápidos que existen actualmente.

Una buena VPN es como un túnel en el que nuestros datos viajan cifrados punto a punto para protegernos de los ciberdelincuentes y de las miradas indiscretas. En este sentido, nos aporta una doble funcionalidad, la de protección manteniéndonos seguros y la de la privacidad. Así, en redes Wi-Fi públicas, desde RedesZone recomendamos su utilización si queremos mantener a salvo nuestros datos.

En cuanto a las principales ventajas tenemos, a parte de las anteriormente mencionadas, las siguientes:

  • Evita bloqueos geográficos pudiendo acceder a webs o contenido multimedia en streaming al que no tendríamos acceso.
  • Oculta nuestro tráfico a nuestro proveedor de Internet y nos permite navegar de manera más anónima.
  • Sirven para ocultar las descargas P2P.
  • Podemos jugar on-line sin límites evitando bloqueos de direcciones IP.

¿Todas las VPN son iguales? ¿Nos ofrecen lo mismo?

Las VPN las podríamos clasificar en dos grupos, las gratuitas y las de pago. En líneas generales las gratuitas son las más peligrosas, de alguna manera tienen que sobrevivir y pagar los recursos para que tú puedas usarlas. Por lo tanto, en mayor o menor medida el producto eres tú, y de algún lado tienen que sacar los beneficios. Cuando nosotros nos conectamos a un servidor VPN gratuito, es muy posible que el dueño de esta VPN pueda inspeccionar el tráfico de red que pasa por el servidor, con el objetivo

Eso no quiere decir que algunas VPN gratuitas de grandes empresas como Cloudflare, Mozilla u Opera puedan ofrecernos una alternativa segura.  No obstante, al ser gratuitas las va a utilizar mucha gente y nos vamos a enfrentar en bastantes ocasiones a problemas de baja velocidad y en el peor de los casos a la falta de seguridad en la VPN. En el caso de utilizar los servicios VPN gratis de los «grandes» de Internet como Cloudflare, no tendrás demasiados problemas, de lo contrario, sí podrías tener una alta latencia y baja velocidad.

¿Una VPN de verdad evita que nos rastreen?

Hoy en día lo que buscamos a la hora de navegar por Internet es privacidad y estar seguros, a salvo tanto de los ciberdelincuentes como del software malicioso. Lo primero que tenemos que hacer es contar con un sistema operativo actualizado, que cuente con un buen antivirus y a ser posible software antimalware. Lo segundo es usar nuestro sentido común y utilizarlo para no descargar archivos adjuntos (salvo que sea necesario), y tener cuidado con los links (hay que revisar la URL) porque puede ser un ataque de Phishing.

Por lo tanto, estas medidas pueden mejorar nuestra seguridad, pero no nuestra privacidad. Para ello necesitamos una VPN de calidad si queremos mantener el anonimato. Una buena VPN gratuita como las que mencionamos en el apartado anterior pueden cumplir, pero en términos de velocidad nos terminarán defraudando salvo que sólo las utilicemos para navegar por Internet.

Además, el peligro de una VPN gratuita, es que pueden tener un software defectuoso, un cifrado de baja calidad e incluso no tenerlo, y puedan tener fugas de DNS. En RedesZone os recomendamos comprobar si estás saliendo a Internet a través de la VPN, comprobando la IP pública a la que nos estamos conectando, en caso de salir a Internet con la dirección IP pública de tu casa, la VPN no estará funcionando. También es recomendable realizar un test de fuga DNS para evitar problemas con la resolución de los nombres de dominio.

En resumen, una VPN evita que nos rastreen y monitoricen, sobre todo si es de pago y proporciona el servicio de no-log o sin registros, mucho cuidado si te conectas a una VPN gratis, porque seguramente el producto seas tú.