¿En qué mejora un router WiFi comprado de uno de tu operador?

En el momento que cambiamos de proveedor de Internet o ISP, o la primera vez que contratamos un servicio de Internet a través de una línea fija nos suele incluir un router de forma completamente gratis. Entonces nos preguntamos si ese router de operador tiene la suficiente capacidad para ofrecernos lo que necesitamos. Sin embargo, no es el único aspecto en el que deberíamos fijarnos, otro aspecto importante es su seguridad. Después lo que tendríamos que fijarnos es si nos ofrece una serie de capacidades extra en forma de opciones o una interfaz gráfica intuitiva. En este artículo vamos a hablar sobre los aspectos en los que mejora un router WiFi comprado de diferentes marcas, de uno que te ofrece tu operador.

¿El router del operador es suficiente?

En algunas ocasiones podríamos decir que es suficiente si no tenemos un uso demasiado avanzado, si es un uso básico de navegación, descargas esporádicas y poco más, entonces ese router te será suficiente. Eso sí, ese router que te hayan puesto tiene que ser relativamente reciente y debe cumplir al menos estas características:

  • Debe ser un router de doble banda que soporte las bandas de 2.4 GHz y la de 5 GHz.
  • Su estándar WiFi debería ser WiFi 5 o superior (WiFi 6).
  • Tiene que tener puertos Gigabit Ethernet o de mayor velocidad.

Este sería un ejemplo de un router de operador, en concreto un HGU de Movistar:

HGU Movistar

No obstante, el router WiFi comprado por nosotros mismos sin gastar mucho dinero puede ser superior. A parte de eso, hay que comentar que los proveedores de Internet o ISP no actualizan a menudo sus equipos. Esto va a hacer que en ocasiones estén más expuestos a vulnerabilidades de seguridad. Por otra parte, si el router ya tiene bastantes años, además de perder en prestaciones también lo hacen en seguridad.

Otra cosa a tener en cuenta es que son routers gratuitos en régimen de alquiler. Eso quiere decir que cuando dejemos de tener servicio con ese operador deberemos devolverlo al operador junto al equipamiento correspondiente que nos facilitaron. Otra cuestión a tener en cuenta, es que con el paso del tiempo los routers se van quedando obsoletos, sobre todo en Wi-Fi. Esto hace que te plantees cambiar de router, le preguntes a tu operador y verás cómo te cobra por ello. Entonces, te tienes que plantear si te compensa tener un router WiFi comprado por ti mismo, quizás gastando un poquito más pero en propiedad y con unas especificaciones bastante mejores. En caso de que nos decidiésemos a ello, aquí tenemos como cómo configurar un router nuevo.

Qué aporta tener un router WiFi comprado

Si tenemos un router WiFi de uno en propiedad la primera ventaja que vamos a tener es que si cambiamos de proveedor podremos seguir utilizándolo fácilmente. Eso sí, tenemos que tomarnos nuestro tiempo, saber lo que buscamos y también leer análisis de routers como los que tenemos en RedesZone. Entre las características que deberíamos fijarnos a la hora de comprar nuestro router Wi-Fi serían:

  1. Elegir una marca de un fabricante de reconocido prestigio como ASUS, D-Link, AVM FRITZ!Box o NETGEAR entre otros.
  2. Que tenga puertos Gigabit Ethernet tanto para LAN como para WAN.
  3. Doble banda simultánea con Wi-Fi 5, e incluso si es posible, plantearse uno con Wi-Fi 6 que cada vez son más asequibles.
  4. Que el puerto USB sea 3.0 y disponga de un procesador potente para exprimirlo al máximo.
  5. Fijarse en el firmware y en sus actualizaciones. En ese aspecto cada fabricante incide más en unos puntos u otros, pero los buenos fabricantes como los que indicamos antes cumplen de sobra. Van a tener muchas más opciones y una interfaz gráfica mejor que un router de un proveedor.

Este sería un ejemplo con un AVM FRITZ!Box:

Como se puede observar tiene una interfaz gráfica en la que se ven los dispositivos conectados y apartados adicionales que no se suelen ver en un router de ISP. Nos referoimos, por ejemplo, a los apartados de Telefonía y Domótica, además de su capacidad de actualizar automáticamente sus firmware sin que tengamos que hacer nada.

En resumen un router WiFi comprado por nosotros mismos, en propiedad puede ser una opción muy interesante, e incluso ese router viejo que deja de utilizarse podría usarse para ampliar la cobertura.

¡Sé el primero en comentar!