Por qué es importante la ubicación física de los servidores de la «nube»

En el último lustro las cosas han cambiado mucho, nuestra forma de comprar y trabajar ya no son las mismas. Ahora mismo estamos en un mundo cada vez más digital en el que las compras online y el trabajo en la nube cada vez son más importantes. También nuestra forma de trabajar está cambiando mucho, cada vez realizamos más trabajo remoto o teletrabajar desde casa. En algún momento puede ser que nos toque contratar un servicio en la nube para nosotros o nuestra empresa. Además del espacio de almacenamiento, medidas de seguridad y prestaciones hay una cosa muy relevante. En este artículo vamos a hablar por qué es importante la ubicación física del datacenter de la nube.

¿En qué fijarse al contratar una nube?

El trabajo en la nube cada vez tiene más adeptos y es una tendencia que cada vez usan más empresas y particulares. Una de sus principales ventajas es que nos permite acceder a nuestros archivos desde cualquier ubicación siempre que tengamos conexión a Internet. También otra es que nos permite ahorrar espacio de almacenamiento en nuestros equipos. Eso sin olvidarnos de la escalabilidad que ofrece en la que podremos ampliar o reducir servicios según nuestras necesidades, y que además permite ahorrar costes.

Por esas razones cada vez más empresas están realizando un proceso de migración a la nube donde la ubicación física del datacenter tiene un papel importante como veremos más adelante. No obstante, también hay unos apartados a considerar si que queremos elegir bien la nube como:

  • La capacidad de almacenamiento que necesitamos.
  • El tipo de nube que queremos implementar ya sea pública, privada o híbrida.
  • Saber qué funciones necesitamos para no contratar ninguna que no necesitemos. Esto nos puede permitir ahorrar costes.
  • También conviene conocer el prestigio de nuestro proveedor de servicios en la nube.
  • Si ofrece o no posibilidades de restauración de copias de seguridad.

Una vez que ya conocemos algunos requisitos básicos, uno de los más importantes es la ubicación física del datacenter, donde estarán todos nuestros datos.

Por qué importa la ubicación física del datacenter

Una vez que ya tenemos claro cómo queremos que sea nuestro servicio en la nube toca ponerse manos a la obra. Aquí, un dato muy importante va a ser la ubicación física del datacenter. Actualmente en muchos lugares del mundo, sobre todo en los países más desarrollados, tienen conexiones de fibra óptica de gran velocidad. En ese aspecto, podemos caer en la tentación de querer optar por un país lejano que nos ofrezca una gran cantidad de almacenamiento en comparación con la de nuestro propio país. A pesar de que en dicho país hubiese muy buenas infraestructuras, si la distancia es muy grande podremos tener cierto tipo de latencia y nuestras operaciones tardarán más en ejecutarse, además, la velocidad podría ser muy baja debido a todos los routers intermedios por donde deben pasar los datos. Por ejemplo, para llegar a la ubicación física del datacenter quizás tenga que pasar por países cuya infraestructura de Internet no sea tan buena.

Luego también el lugar donde está situado ese datacenter es muy importante. Por si no lo sabéis en el caso de algún problema de disputa con los datos va a regir la legislación donde esté ubicado el servidor. En ese caso dependiendo del país tu privacidad va a estar más o menos garantizada. Eso no quita que nosotros o nuestra empresa estemos obligados al cumplimiento de una normativa. En el caso de la Unión Europea es el Reglamento General de Protección de Datos cuyas siglas en inglés son GDPR. Así, puede que la ubicación física del datacenter no coincida con la normativa de la UE y tampoco esté adaptada a la legislación española. Por lo tanto, si al final se termina incumpliendo está legislación la empresa se podría ver demandada y tener que pagar cuantiosas multas. En ese aspecto suele ser una buena decisión que la ubicación física del datacenter esté en el mismo país que la empresa o en su defecto que comparta la misma legislación.

Por otro lado, está el problema de las copias de seguridad, un factor muy importante teniendo en cuenta el aumento de los ataques de ransomware. Aquí hay que tener en cuenta que la ubicación física del datacenter puede jugar un papel crucial si está en un país alejado. Por último, convendría tener un plan de contingencias ante ataques cibernéticos como los de ransomware en el que supiéramos cuánto tardaríamos en poner en marcha todo. Si tarda mucho tiempo los costes para la empresa podrían ser muy elevados.

¡Sé el primero en comentar!