Por qué un proxy mejora la libertad al navegar

Por qué un proxy mejora la libertad al navegar

Javier Jiménez

Cuando navegamos por Internet en ocasiones nos encontramos con ciertas restricciones. Puede que tengamos problemas para acceder a contenido de un determinado país o territorio, por ejemplo. Esto puede afectar a muchos usuarios y en cierto modo limita la libertad de Internet. Por suerte podemos hacer uso de diferentes herramientas que nos ayuda a evitar este problema. En este artículo vamos a explicar por qué un proxy puede mejorar la libertad en la red. Vamos a hablar de qué es y cómo actúa.

Qué es un proxy

En primer lugar vamos a explicar brevemente qué es un proxy. De esta forma comprenderemos mejor cómo funciona y, en definitiva, por qué puede hacer que mejore la libertad a la hora de navegar por Internet.

Podemos decir que un servidor proxy actúa como puente entre el origen y el destino de una solicitud. Pongamos que nosotros, como clientes, queremos hacer una solicitud a un servidor donde se aloja una página web en Internet. Un proxy actúa como intermediario entre ambas partes.

Un proxy puede filtrar por tanto los datos entre el cliente y el servidor. Es quien recibe la solicitud y posteriormente la transmite al servidor. De esta forma la página web no podría saber qué usuario realmente está intentando acceder al sitio. Lo que recibe realmente es la solicitud de ese proxy.

Básicamente podemos decir que damos un “rodeo” a la hora de entrar en un sitio web. La solicitud no va directamente entre el cliente y el servidor, sino que pasa antes por ese proxy que actúa como intermediario. Entre otras cosas la página que visitamos no conoce nuestra dirección IP, ya que recibirá la de ese intermediario.

servidores proxy gratuitos son fiables

Por qué un proxy mejora la libertad en la red

¿Por qué decimos que un proxy puede mejorar la libertad a la hora de conectarnos a Internet? Una de las cuestiones más importantes detrás de esto es evitar el bloqueo geográfico. Como sabemos hay determinados sitios que restringen el acceso según desde qué ubicación nos conectemos. Por ejemplo si intentamos entrar en un servicio de reproducción de vídeos para ver una serie española pero nos encontramos en otro país. También a la hora de intentar entrar en un servicio concreto desde otra ubicación.

Al utilizar un proxy podemos mejorar la libertad en la red en este sentido. Ese proxy nos va a permitir acceder a contenido restringido en una región geográfica determinada. Podremos entrar en plataformas que estén bloqueadas en un país, por ejemplo.

Un proxy también va a ocultar nuestra dirección IP a la hora de entrar en una página o servicio en la red. Si mostramos nuestra dirección de alguna manera perdemos la libertad, el anonimato en Internet. Este tipo de servicios ayuda también a preservar nuestra privacidad, a evitar ser bloqueados para entrar en una plataforma.

En definitiva, hacer uso de un proxy puede mejorar tanto nuestra privacidad como también otorgar más libertad para navegar en la red. Podemos acceder a servicios que puedan estar restringidos en un lugar determinado.

Os dejamos un artículo con las diferencias entre un proxy y VPN.