Web Hosting: qué es y en qué debemos fijarnos al contratar uno

Ahora mismo vivimos en una época vertiginosa y de muchos cambios. La transición hacia al mundo digital cada vez es más patente y las empresas deben adaptarse a los cambios. Actualmente, ya sea una organización pequeña o mediana, va a necesitar tener su sitio web. En ese sentido, hoy en día la web de una empresa se constituye como el escaparte al exterior. Entonces, llega el momento que, para tener una web, se necesita contratar un servicio de hosting. En este articulo vamos a hablar de Web Hosting y de si la empresa que lo ofrece tiene ofertas similares.

Lo primero que vamos a hacer es explicar qué es Web Hosting. También hablaremos de los elementos que nos tenemos que fijar a la hora de contratar un servicio de este tipo. Luego hablaremos qué tipo de Hosting podemos contratar y de si todas las empresas ofrecen lo mismo.

Qué es Web Hosting

Web Hosting, también conocido como alojamiento web, se trata de un servicio que ofrece a los usuarios de Internet un sistema en el que poder guardar cualquier información, vídeo o imágenes para que sea accesible vía web.

En definitiva, nos encontramos con un servidor web que, normalmente, proporciona alojamiento a una o varios sitios web, aplicaciones y en ocasiones, correo electrónico.

Algunos conceptos interesantes con el tema que os pueden interesar conocer son:

  • Web host: es el espacio de un servidor que una empresa proporciona a sus clientes.
  • Hosting u hospedaje: es el espacio en un servidor en el cual se almacenará toda la información de nuestra página web.

El hospedaje web se ha convertido en un lucrativo negocio y podemos contratar diversos tipos de hostings.

Qué tipos de Hosting podríamos contratar

Hoy en día, para aquellos emprendedores que tienen una empresa es casi obligatorio contar con una página web. Si duda se trata de una manera de mostrar nuestros productos o servicios a los potenciales clientes ofreciéndoles información sobre los mismos. No obstante, cuando llega el momento de crear una página web para nuestra empresa podemos tener dudas sobre qué tipo de Web Hosting escoger. En ese sentido, no es lo mismo una empresa pequeña, mediana o grande. En función de ello, tendremos unos recursos mayores o menores para la contratación de este servicio de Web Hosting.

Así, podríamos contratar uno de los siguientes tipos:

  1. Hosting compartido: en el que se comparte procesador y memoria RAM del servidor, manteniendo cada a usuario un espacio propio. Se trata de algo más económico y para webs con poco tráfico.
  2. Hosting con un servidor dedicado: aquí un único cliente dispone de todos los recursos de la máquina para cumplir los objetivos, por los cuales haya contratado ese servicio. Hay que señalar que se trata de un servicio más caro, en el que tienes todo el control y es para usuarios con altas exigencias.
  3. El VPS o servidor virtual dedicado, que divide los recursos del servidor físico en servidores virtuales. Cada cliente tiene el suyo con su sistema operativo y podría reiniciarlo cuando quiera.

Por otro lado, aquí tenéis nuestro completo tutorial sobre cómo saber qué hosting necesito para mi empresa.

¿En qué debemos fijarnos al contratar un Web Hosting?

En cuanto al Web Hosting, podríamos decir que hay de dos clases: gratuitos y de pago. Los primeros pueden ser interesantes para hacer pruebas, pero debido a que son lentos y no tienen soporte, para una web seria no merecen la pena. Por otro lado, los de pago te garantizan que la mayor parte del tiempo van a estar on-line y tienen un soporte técnico profesional.

Respecto a algunas de las características que debemos fijarnos al contratar un Web Hosting debemos prestar especial atención a:

  • La capacidad de almacenamiento que nos ofrecen.
  • La transferencia de datos que permiten a nuestros sitios Web.
  • Que tenga certificado SSL.
  • Sistema de seguridad que tiene, por ejemplo, si cuenta con protección anti DDoS, cortafuegos etc.
  • Si te ofrecen dominio y web mail, una dirección url propia con su correo da muy buena imagen.
  • El hardware del servidor donde CPU y RAM son algunos de los elementos clave.

En ese aspecto cada empresa que ofrece un servicio de hosting, tiene un precio muy diferente según incida más o menos en algunos de los aspectos anteriormente mencionados. También es importante antes de contratar conocer la reputación de la empresa.

Por último, si queréis profundizar más sobre el tema aquí podéis conocer las principales características que debería tener vuestro hosting.