Caché vs cookies: cómo afectan a tu privacidad

Caché vs cookies: cómo afectan a tu privacidad

Javier Jiménez

Uno de los factores más importantes siempre que navegamos por la red es mantener la privacidad. Ya sabemos que nuestros datos tienen un gran valor y que pueden ser utilizados para fines publicitarios, incluirnos en campañas de Spam o incluso venderlos a terceros. En este artículo vamos a hablar de la caché y las cookies, dos términos que siempre van muy ligados a la privacidad. Veremos cómo actúa cada uno de ellos en nuestro día a día.

Qué es la caché y cómo afecta a la privacidad

En primer lugar vamos a hablar de qué es la caché y de qué manera puede poner en riesgo o no nuestra privacidad. Es algo que forma parte de nuestro día a día. Veremos de qué manera podría afectarnos.

La caché básicamente lo que hace es almacenar información de un sitio web que visitamos la primera vez. Almacena datos en nuestro dispositivo para que, una vez vayamos a entrar una segunda vez, no sea necesario volver a descargarlos.

Pongamos por ejemplo que al entrar en una página web se carga un logotipo. Esa pequeña imagen se almacenaría en nuestro dispositivo por un tiempo determinado. Si antes de que se borre automáticamente volvemos a entrar, ya no sería necesario volver a descargarla.

Este tiempo de almacenamiento dependerá de cómo lo tengamos configurado. Puede ser de horas, días, meses… También podemos borrarlo en cualquier momento o incluso configurar un navegador que no almacene nada en caché.

En definitiva, la caché almacena archivos temporales de Internet. Recopila información de nuestra navegación, de los sitios que visitamos, y lo almacena de forma local para utilizarlo posteriormente.

En otro artículo hablamos de Clean Cache, una extensión para Chrome. Nos ayuda a mejorar la privacidad en este sentido.

Qué son las cookies y cómo afectan a la privacidad

Las cookies las hay de varios tipos. Sin embargo uno de ellos se encarga de almacenar información de los visitantes de una página web. Por ejemplo los datos para iniciar sesión, configuración que hayan realizado, etc.

Estas cookies pueden ser utilizadas para identificar y rastrear a los visitantes. Almacena texto, como por ejemplo direcciones IP, nombres de usuario, historial de visitas… No almacenaría un archivo de imagen, por ejemplo.

En este caso podemos encontrarnos con cookies que caducan después de un tiempo. Tienen una fecha de vencimiento. Sin embargo también podríamos toparnos con cookies de sesión, que únicamente se almacenan durante esa visita.

A través de las cookies una página web podría rastrear e identificar usuarios específicos. Saber de dónde proceden, qué dispositivo utilizan, etc. Información que puede almacenar para ofrecer una visión distinta de esa web durante el tiempo que estén almacenadas.

Por tanto, podemos decir que existen diferencias entre las cookies y la caché de Internet. En ambos casos de una forma u otra podría afectar a nuestra privacidad. Son conceptos diferentes. La caché permite acelerar la carga de una web, mientras que las cookies recopilan más información en forma de texto.

En otro artículo hablamos ampliamente sobre la privacidad de las cookies.