¿Realmente pueden acabar con las contraseñas tradicionales?

¿Realmente pueden acabar con las contraseñas tradicionales?

Javier Jiménez

Las contraseñas son la principal barrera que tenemos para que no haya intrusos en nuestras cuentas. Deben ser únicas, complejas y que cuenten con las características necesarias para que haya problemas. Sin embargo con el paso del tiempo estas claves de acceso han cambiado. Hoy en día podemos utilizar autenticación biométrica, por ejemplo mostrando nuestra cara, poniendo la huella o incluso la voz. Ahora bien, ¿realmente pueden acabar con las contraseñas tradicionales?

¿Es el fin de las contraseñas tradicionales?

Si pensamos en cómo iniciábamos sesión hace unos años y cómo lo hacemos ahora, seguro que encontramos cambios. Uno de los principales es que hoy en día no necesitamos poner siempre la clave de nuestro correo electrónico o redes sociales, por ejemplo, cuando iniciamos sesión en un mismo equipo constantemente. Están lo que conocemos como gestores de contraseñas, que nos permite saltar este paso y ahorrarnos tiempo.

Pero además, las contraseñas tradicionales, las que cuentan con caracteres alfanuméricos y otros símbolos especiales, están dejando lugar a otros métodos para iniciar sesión. Por ejemplo, en vez de poner la clave de acceso para nuestra cuenta bancaria en el móvil es posible que simplemente podamos entrar con nuestra huella dactilar si lo tenemos configurado para ello.

Es solo un ejemplo, ya que cada vez son más las herramientas y aplicaciones que permiten iniciar sesión a través de métodos biométricos. Como vemos están dejando a un lado las contraseñas tradicionales.

Lo cierto es que aunque haya factores que sean beneficiosos con el uso de huellas dactilares, reconocimiento facial o voz, también los hay negativos. Las contraseñas tradicionales, por ejemplo, pueden modificarse de forma frecuente, tantas veces como queramos. En caso de que una clave de acceso sea robada o tengamos la sospecha de que ha podido filtrarse en un servicio que ha sido atacado, simplemente tenemos que cambiarla y listo. Pero, ¿podemos cambiar nuestra huella dactilar?

También hay que tener en cuenta que las claves biométricas cuentan con determinadas vulnerabilidades al menos por el momento. Por ejemplo se ha demostrado cómo algunos usuarios han podido abrir un móvil de sus familiares con reconocimiento facial. Ese problema no existiría con las contraseñas tradicionales.

Uso de las contraseñas tradicionales

El futuro es tener contraseñas híbridas

Los expertos en seguridad informática aseguran que al menos a corto plazo las contraseñas tradicionales no van a pasar al olvido, sino que van a cambiar la manera en la que las utilizamos. Vamos encaminados a tener claves híbridas.

Con contraseñas híbridas nos referimos a una clave tradicional, la que cuenta con letras, números y otros símbolos, pero unida a otros métodos como la autenticación de dos factores. Es esto lo que nos otorga realmente una barrera extra de seguridad para evitar que las cuentas puedan ser robadas incluso si alguien averigua la contraseña. Necesitaría ese segundo paso.

Al agregar una capa adicional para iniciar sesión, un paso más, estamos dificultando que cualquiera pudiera entrar. Estamos manteniendo las contraseñas tradicionales, pero además agregando ese plus de seguridad.

Además, hay que tener en cuenta que cada vez son más los sitios web y las plataformas de registros que nos exigen tener una contraseña realmente fuerte. Esto es así para evitar claves del tipo “123456” o nombres personales, por ejemplo. Nos exigen crear contraseñas que tengan mayúsculas y minúsculas, números y otros símbolos para hacer que sean mucho más complejas. ¿Podemos hacer que nuestra huella dactilar sea más compleja? Lo máximo que podemos esperar es que las aplicaciones que estamos utilizando realmente sean fiables.

En definitiva, al menos a corto plazo las contraseñas tradicionales tienen mucha vida. Eso sí, nos encaminamos a tener claves más complejas, uniendo además la posibilidad de utilizar otros métodos adicionales como la autenticación en dos pasos. Os dejamos un tutorial con consejos para crear contraseñas seguras.