Los mitos sobre ciberseguridad más comunes que son mentira

Cada vez somos más conscientes de que debemos tener una buena práctica en cuanto a ciberseguridad. Tenemos que empezar por mantener nuestro sistema operativo actualizado y contar con un buen antivirus. No obstante, aunque cada vez nos preocupamos más por la seguridad en Internet todavía prevalecen muchos mitos erróneos. Estos falsos conceptos pueden ser una barrera para la seguridad informática. En este artículo vamos a conocer los mitos de la ciberseguridad más comunes que son erróneos y que pueden perjudicar tu seguridad.

Principales mitos

El primer paso que debemos dar para garantizar la seguridad es separar la información falsa, los mitos y los rumores de lo que realmente es cierto. Ahora vamos a romper algunos mitos comunes sobre ciberseguridad que creía que eran ciertos.

Demasiada seguridad disminuye la productividad

Existe una creencia de que una mayor seguridad dificulta incluso el acceso de los empleados a lo que necesitan. En ese aspecto, se cree que las políticas de seguridad estrictas dificultan la productividad en el trabajo. Sin embargo, eliminar la seguridad puede tener consecuencias nefastas. Un ataque exitoso como un ataque de ransomware o de DDoS puede paralizar su negocio días e incluso a veces semanas.

Una ciberseguridad mejorada puede impulsar la productividad gracias a la inteligencia y el análisis de tecnología avanzada para la detección y mitigación de amenazas en tiempo real. Esto permite a los desarrolladores centrarse en mejorar su productividad y no tener que preocuparse tanto por la seguridad.

Los ataques son causados ​​por amenazas externas

Las amenazas internas van en aumento y pueden incluir empleados, proveedores, contratistas, socios comerciales o un intruso externo que intenta hacerse pasar por un trabajador. En una encuesta reciente se desveló que las amenazas internas son responsables del 60% de las filtraciones de datos.

Por esa razón, un ciberataque puede empezar por alguien conocido. En la empresa tienen que hacerse cursos sobre concienciación sobre seguridad para educar a los empleados sobre los peligros de las amenazas internas y cómo detectarlas.

Los ciberdelincuentes solo atacan a grandes empresas

Por si no lo sabéis, las pequeñas y medianas empresas son uno de los principales objetivos de los piratas informáticos. En un informe reciente se desveló que los piratas informáticos atacan a las pequeñas empresas casi la mitad del tiempo. Un dato importante es que únicamente el 14% de estas empresas estaban preparadas para defenderse.

Se trata de otro de los falsos mitos de la ciberseguridad, como las pequeñas y medianas empresas tienen menos presupuestos en seguridad es más fácil para los ciberdelincuentes obtener beneficios. Generalmente a los ciberdelincuentes les merece más la pena atacar a pequeñas y medianas empresas porque tienen menos seguridad, por lo que podrían colarles un ransomware de manera más fácil y luego pedir el rescate de los archivos.

Con un antivirus y antimalware es suficiente

El software antivirus y antimalware es un buen punto de partida de cara a los equipos finales. No obstante, sólo protege un punto de entrada. Los piratas informáticos tienen muchas formas de infiltrarse en las redes con ataques de phishing dirigidos y ransomware, algo que cifraría todos los datos de la empresa y de sus servidores.

Por lo tanto, se necesita una solución de seguridad integral, como un firewall de aplicaciones web, un sistema de detección y prevención de intrusiones entrenado para detectar cualquier posible ataque. Gracias a éste se pueden monitorizar las amenazas de manera continua y brindar una protección de extremo a extremo en todo momento.

La ciberseguridad es demasiado cara

Los ciberataques cuestan millones a las empresas y a pesar de eso las empresas se preguntan todavía si las inversiones en ciberseguridad merecen la pena. La seguridad de los datos a menudo se pasa por alto el coste de una violación de datos, que generalmente ronda los millones de euros. A esto hay que añadirle el daño de las pérdidas de reputación y de las pérdidas de clientes,

En ese aspecto los costes de una buena solución de ciberseguridad van a ser mucho inferiores que si se produce un ciberataque con éxito. Cuando se trata de ciberseguridad no hay que considerarlo como un gasto, sino como una inversión porque nuestro negocio estará más protegido de cualquier posible ataque.

No necesito ciberseguridad porque nunca he tenido un ataque

En el caso de que nunca hayamos tenido un ataque cibernético lo más probable es que no sepamos cuántos daños pueden causarnos. Si lo analizamos seriamente, nos daremos cuenta que no nos merece la pena correr tantos riesgos. Un dato importante a considerar es que las amenazas y las técnicas que emplean los ciberdelincuentes cada vez más sofisticadas e indetectables

En cualquier caso, podrías ser el próximo objetivo y por ese motivo hay que desarrollar una estrategia de seguridad sólida. Gracias a ella nos puede ayudar a identificar las debilidades existentes y mitigar los intentos de ataque antes de que causen un daño importante.

El logro de la ciberseguridad perfecta

La ciberseguridad es un proceso continuo de adaptación en el que debemos actualizarnos constantemente para prepararnos para las nuevas amenazas. En ese aspecto, nunca debemos dejar de trabajar en la seguridad de nuestra empresa.

Otro de los mitos de la ciberseguridad es creer que tenemos una ciberseguridad perfecta frente a los ciberataques. Eso es totalmente erróneo porque el panorama de la seguridad informática va evolucionando. Por lo tanto, hay que tener unas buenas prácticas en seguridad como:

  • Revisar las políticas de seguridad periódicamente.
  • Realizar auditorías de seguridad.
  • Monitorizar sus activos críticos continuamente.
  • Invertir en las nuevas medidas en materia de seguridad.

Por último, la desinformación puede abrir aún más camino para que los ciberdelincuentes ataquen tu red. En ese aspecto hay que mantenerse informado sobre las mejores prácticas de seguridad como por ejemplo la segmentación de red.

¡Sé el primero en comentar!