Mitos del modo de incógnito del navegador que debes conocer

Cuando navegamos por Internet, hay dos factores que son muy importantes: la privacidad y la seguridad. Buscamos siempre que nuestros datos estén protegidos y no tener ningún tipo de problema cuando entramos en una web, iniciamos sesión en redes sociales, etc. Una opción que hay disponible en la mayoría de navegadores es el modo de incógnito o modo privado. Ahora bien, ¿realmente nos protege? Vamos a hablar de sus mitos.

El modo de incógnito no es lo que parece

Muchos usuarios creen que el modo de incógnito de Chrome o Firefox es una forma de navegar con seguridad, sin que puedan robar los datos personales. Sin embargo hay que tener en cuenta que no va a actuar como una barrera. Su función básicamente es evitar que se almacenen datos de navegación en el propio navegador. Por ejemplo que almacene cookies, que se queden guardadas las búsquedas, el historial, las credenciales para iniciar sesión…

No evita ataques cibernéticos

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el modo de incógnito o privado no va a evitar ataques de seguridad informática. Por ejemplo ser víctimas de un ataque Phishing, que básicamente consiste en entrar en un link malicioso e iniciar sesión y entregar los datos personales a un atacante.

Por mucho que entremos en este modo, la seguridad no va a estar protegida. Vamos a tener que usar las mismas recomendaciones de siempre: tener un buen antivirus, actualizar todo y mantener el sentido común para evitar cometer errores que puedan afectarnos en un futuro.

El Phishin es ahora más inteligente

Registran los datos de navegación

Sin duda es otro de los mitos más importantes. El hecho de entrar en modo de incógnito en Chrome no va a evitar que puedan registrar datos de la navegación. No va a actuar como si estuviéramos navegando desde una VPN, donde van a cifrar la conexión, ocultar la dirección IP y la ubicación real.

En este caso toda esa información la va a recopilar igualmente el sitio web que estamos visitando. Una cosa es que nuestro navegador no almacene cookies, ni el historial de las visitas, y otra es que esos sitios realmente no puedan registrar ningún dato nuestro. Todo eso va a seguir igual.

Puedes bajar malware

También es importante saber que vamos a estar expuestos al malware igual que si navegamos sin modo privado. Aquí no hay diferencias. Igualmente vamos a poder hacer clic donde no debemos y bajar un archivo malicioso que se instale en el equipo y sea un virus que pueda recopilar datos personales o robar las contraseñas.

Para evitar que esto ocurra vamos a tener que implementar otras medidas. Por ejemplo tener extensiones de seguridad que puedan alertarnos de posibles sitios inseguros, contar siempre con un buen antivirus y mantener todo actualizado para solucionar cualquier vulnerabilidad que pueda aparecer.

Las búsquedas sí se registran

También es común pensar que las búsquedas que se realicen en modo de incógnito no se registran. Es cierto que no van a aparecer en el navegador a nivel de sistema. No obstante, esas búsquedas sí pueden ser registradas por los responsables de los sitios web que visitamos, el proveedor de Internet o incluso el administrador de una red a la que nos conectemos.

Por tanto, realmente las búsquedas sí son registradas aunque no quede constancia a nivel local, en el ordenador o móvil que usamos para entrar en Google o en el motor de búsquedas que estemos utilizando. No hay una privacidad real y ocultación de datos de navegación como podría haber al usar otros servicios como Tor o una VPN.

¡Sé el primero en comentar!