Página HTTPS: ¿Es suficiente o debo usar una VPN?

Página HTTPS: ¿Es suficiente o debo usar una VPN?

Javier Jiménez

Son muchos los motivos por los cuales los usuarios utilizan una VPN. Sin embargo uno de los principales es para mejorar la seguridad al navegar a través de una red Wi-Fi pública. Pongamos que estamos en un centro comercial y queremos conectarnos a una página web que no está cifrada. Ahora bien, ¿Qué ocurre si navegamos por una página HTTPS? ¿Necesitamos realmente utilizar una VPN o es segura y no hace falta?

Una página HTTPS no es sinónimo de seguridad

Este puede ser uno de los principales errores en cuanto a falsa seguridad que cometen los usuarios. Muchos creen que simplemente por entrar en una página web que esté cifrada, que aparezca el candado por ser HTTPS, ya significa que vaya a ser segura.

Hay que tener en cuenta que la seguridad en la red es algo muy amplio. No simplemente se trata de entrar en una página que esté o no cifrada. Hay muchos tipos de ataques que de una u otra forma pueden comprometer a un usuario cuando acceden a un sitio web. Por tanto, el hecho de que una web sea HTTPS no significa que sea totalmente segura, que ya proteja adecuadamente a cualquiera que entre. Ya vimos en un artículo la seguridad de páginas HTTPS en Wi-Fi pública.

En primer lugar tenemos que decir que es evidente que navegar por una página HTTPS es más seguro que hacerlo por una HTTP. Sin embargo nuestros datos nunca van a estar completamente a salvo. Nunca vamos a tener totalmente protegida la información aunque naveguemos por sitios web cifrados.

Son muchas las vulnerabilidades que pueden afectar a un sitio web aparentemente seguro. Esto podría ser utilizado por terceros para llegar a robar datos de los visitantes, comprometer la privacidad y llegar a dañar el buen funcionamiento de una página.

No obstante, incluso navegando a través de una VPN no estamos a salvo al 100%. Es evidente que siempre que entremos en una red Wi-Fi pública lo más aconsejable es hacer uso de este tipo de herramientas para cifrar la conexión. No importa si navegamos a través de sitios cifrados o no. Pero no basta con esto.

Proxy o VPN por seguridad

Una VPN no es suficiente para mantener la seguridad

Aunque utilicemos una VPN nada impide que descarguemos un archivo malicioso, que abramos un link que nos lleve a una página que en realidad es un ataque Phishing. Por tanto, debemos extremar las precauciones en todo momento y no poner en riesgo nuestra seguridad.

Un factor muy importante es evitar cometer errores cuando naveguemos. Sin importar si estamos protegidos por una VPN, especialmente cuando naveguemos a través de redes inseguras, de redes Wi-Fi públicas, debemos evitar poner nuestros datos en sitios que puedan ser inseguros o incluso desde aplicaciones fiables. No sabemos qué vulnerabilidades puede haber y quién puede estar detrás de esa red.

También es fundamental contar con herramientas de seguridad. Un buen antivirus va a evitar la entrada de malware que ponga en riesgo nuestros sistemas. Son muchas las opciones que tenemos a nuestra disposición. Incluso debemos tener en cuenta la importancia de tener los equipos actualizados correctamente, para corregir así posibles fallos que pueda haber.