No cometas estos errores si vas a usar un repetidor Wi-Fi

Hoy en día las mayoría de nuestros equipos se conectan a Internet a través de una red Wi-Fi. El problema es que, si se trata de espacios grandes, a veces nuestro router no tiene la suficiente capacidad de ofrecer cobertura inalámbrica en todos los lugares. Entonces buscamos soluciones y una de las más comunes que solemos utilizar es comprar un repetidor Wi-Fi. En este artículo vamos a aprender a no cometer una serie de errores si vas a usar un repetidor Wi-Fi, ya sea en su colocación, elección y otros aspectos muy importantes

Coloca bien el router y conoce sus especificaciones

Uno de los errores si vas a usar un repetidor Wi-Fi que no debes cometer es tener mal colocado el router. Si lo haces así, vas a tener una menor cobertura Wi-Fi en tu hogar o en una pequeña red de una oficina. La colocación del router es una de las partes más importantes de la red, de nada sirve tener bien colocado el repetidor WiFi o comprar el mejor repetidor, si luego el router lo tienes mal colocado.

En este sentido, para una buena colocación del router y que se expanda lo mejor posible la señal inalámbrica deberíamos tomar en consideración las siguientes recomendaciones:

  1. Situarlo en un lugar lo más céntrico posible.
  2. Colocarlo a una altura media, ni cerca del techo ni del suelo.
  3. Posicionar las antenas en vertical si queremos que esa planta tenga más cobertura.
  4. Colocarlo lo más alejado posible de las bases de los teléfonos inalámbricos y de otros aparatos que emitan interferencias.
  5. No meterlo ni esconderlo en armarios o cajones, ya que evita la propagación del Wifi.

Otra cosa que tenemos que tener en cuenta son las especificaciones del router. En ese sentido, debemos elegir uno que soporte las mismas bandas. Hoy en día lo más habitual sería escoger uno que soportase la norma 802.11ac o WiFi 5, es decir, con soporte para la banda de 2.4 GHz y 5 GHz. Para finalizar, otro de los errores si vas a usar un repetidor Wi-Fi que debes evitar, es que debes procurar que ambos tengan una velocidad similar. Así podrás aprovechar mejor el ancho de banda disponible. Si tenemos un router WiFi de gama baja, pero luego el repetidor WiFi es de gama alta, entonces el rendimiento se verá claramente mermado por la clase del router que estamos utilizando. En otro artículo explicamos el mensaje que indica que la red Wi-Fi no es segura.

Errores típicos de colocación del repetidor WiFi

Una mala ubicación del repetidor Wi-Fi puede hacer que pierda que mucha eficacia e incluso que no notes casi mejoras. En ese sentido, un típico error que se suele cometer es colocar el repetidor Wi-Fi demasiado alejado del router.

Lo que sucede en estos casos es que ese repetidor no recibe la señal con suficiente calidad como para repetirla de forma adecuada. Lo correcto sería situar ese repetidor WiFi en una zona intermedia / céntrica en relación con el router. Esto debería ser así, a no ser que la distancia a cubrir sea muy grande, por lo que en cuyo caso, igual se necesitaría algún repetidor adicional o un sistema Wi-Fi Mesh. Por lo tanto, debemos evitar que termine en una zona muerta en que sea poco efectivo y entonces la solución pasa por cambiar de sitio el repetidor.

El repetidor WiFi no debe estar ni muy cerca del router, porque si está muy cerca del router cubriremos poco espacio con la señal amplificada, y si está muy alejado del router porque sino recibirá mala señal. Actualmente hay repetidores WiFi que disponen de unos LEDs de estado que nos muestran la cobertura inalámbrica WiFi recibida por el repetidor, este tipo de equipos son ideales para saber rápidamente si estamos colocando el router muy cerca o muy lejos del router.

Frontal del repetidor WiFi Guía de instalación del repetidor WiFi AVM FRITZ!Repeater 1200

Uno de los errores típicos si vas a usar un repetidor Wi-Fi que no debes realizar es colocarlo en una zona con obstáculos. Podemos aplicarle lo mismo que cuando hablamos del router, a una altura media, que no este metido en un cajón y que tenga traspasar el menor número de barreras arquitectónicas posibles. En ese aspecto, a veces es mejor colocarlo un poquito más alejado pero libre de obstáculos.

Fallos relacionados con la configuración o su elección

Algunos errores si vas a usar un repetidor Wi-Fi suceden incluso aunque lo tengas bien ubicado. Uno de ellos podría ser por no haber seleccionado un repetidor acorde con las especificaciones del router. Por ejemplo, si nuestro router de doble banda cumple el estándar 802.11ac y nuestro repetidor es 802.11n que sólo funciona en la banda de 2.4 GHz. En ese aspecto, seguramente funcione correctamente, pero no cumpla con las expectativas que esperábamos en cuanto a velocidad.

También habría que fijarse en la marca del repetidor, elegir una buena como AVM FRITZ!, ASUS, NETGEAR o D-Link nos puede proporcionar muchos beneficios. Por ejemplo, un buen soporte con firmwares actualizados que corrijan fallos de seguridad, y además, debido a la calidad de sus componentes, ofrecen redes Wi-Fi más estables por lo que no tendremos cortes de conectividad.

Repetidor Wi-Fi Netgear

Otra veces los fallos que cometemos tienen que ver con una mala configuración del repetidor que hayamos hecho como por ejemplo:

  • No seguir correctamente el asistente de instalación.
  • Cambiar la configuración del WiFi en el router, y lógicamente la configuración del repetidor no funcionará.
  • Utilizar un cifrado que no soporte el repetidor, el router podría soportar WPA3 pero el repetidor solamente usar WPA2.
  • Tener conflictos de IP.

Os recomendamos visitar nuestro tutorial sobre solucionar problemas con vuestro repetidor Wi-Fi cuando no tenéis conexión a Internet.

¡Sé el primero en comentar!