No tengo Internet en el repetidor Wi-Fi: soluciones para tener conexión

Es muy común que haya problemas con la conectividad inalámbrica. En muchas ocasiones la cobertura no es la mejor y eso se traduce en pérdida de velocidad, estabilidad y fallos para navegar. Por suerte podemos hacer uso de dispositivos que nos ayudan a mejorar esos aspectos, aunque a veces no funcionen bien. En este artículo vamos a hablar de posibles soluciones cuando no funciona el repetidor Wi-Fi y no tenemos Internet.

Consejos para solucionar problemas con el repetidor Wi-Fi

Como decimos, a veces los repetidores Wi-Fi pueden funcionar mal. Una mala configuración, problemas con el hardware, fallos de seguridad… Son muchos los motivos que podrían afectar al buen funcionamiento.

Esto hace que tengamos que tomar medidas para que funcione lo mejor posible. Vamos a mostrar algunos aspectos que podemos tener en cuenta para tener Internet y que no haya problemas.

Resetear el repetidor Wi-Fi

En general este tipo de problemas suele tener una solución sencilla. Puede que simplemente haya algún tipo de saturación, se ha pillado por un uso continuado o cualquier problema similar.

Este tipo de fallos lo podemos solucionar simplemente con resetear el dispositivo. A veces bastará con reiniciarlo y en otras ocasiones tendremos que resetearlo por completo para volver a los valores de fábrica.

Cambiar el nombre de la red Wi-Fi

 

Cambiar la ubicación

Este problema es muy común. Muchos usuarios colocan el repetidor Wi-Fi en una zona muerta. Esto significa que no va a poder recibir señal del router, por lo que no va a funcionar adecuadamente. Nos conectamos al repetidor desde otro dispositivo pero en realidad no ofrece conectividad de Internet.

Debemos conectar el equipo en una ubicación en la que reciba correctamente la señal inalámbrica. De esta forma podrá repartirla a otros lugares del hogar sin problemas. Siempre podremos adaptarlo a aquellas zonas donde realmente vayamos a conectarnos.

Evitar conflictos de IP

Normalmente podemos configurar una dirección IP estática o dinámica en nuestros dispositivos. En caso de que hayamos puesto una dirección de forma manual puede generar problemas.

Hay que asegurarse de que la dirección IP que hemos puesto no coincide con la del router. De esta forma no creará conflictos y podremos conectarnos con total normalidad. Tener un control de las direcciones IP en uso puede ayudarnos a evitar estos fallos. Esto lo debemos tener en cuenta con cualquier aparato que conectemos a la red.

Usar un cable adecuado

Muchos repetidores Wi-Fi permiten también conectarnos por cable. En caso de que el problema esté en que no hay Internet si conectamos un equipo de forma alámbrica, puede que el fallo esté en el cable.

Es importante que el cableado que utilizamos sea el adecuado, que esté en buenas condiciones. De lo contrario podríamos tener problemas de velocidad o que incluso no podamos llegar a conectarnos. En muchas ocasiones los problemas de este tipo se deben a fallos en los cables. Pero además, si queremos lograr la máxima velocidad es imprescindible usar un cable al menos Cat 5E, para tener así velocidad Gigabit Ethernet de hasta 1 Gbps.

Cambiar de banda

Los dispositivos más modernos cuentan con doble banda. Podemos conectarnos a la de 2,4 GHz o también a la de 5 GHz. Cada una de ellas es más indicada para determinados casos. La primera puede ser mejor cuando nos conectamos más lejos del dispositivo, mientras que la segunda es la que ofrece mejor velocidad.

Es posible que tengamos configurado el aparato para que funcione únicamente en una banda o estamos conectándonos a la errónea. Por tanto podemos optar por cambiar de banda y ver si el problema se soluciona. La distancia a la que nos conectemos, si hay obstáculos o incluso otros dispositivos podrían ser determinantes para elegir una banda u otra y ahí habría problemas importantes.

Demasiados aparatos conectados

Aunque no es un problema que pueda ocurrir frecuentemente, sí que podría aparecer si estamos utilizando aparatos más antiguos. El hecho de tener múltiples dispositivos funcionando al mismo tiempo podría derivar en que el repetidor Wi-Fi no funcione correctamente. Podemos probar a apagar algunos y ver si así lo solucionamos.

Hay que tener en cuenta que existe un límite en los repetidores inalámbricos que utilizamos. No todos van a admitir el mismo número de equipos conectados al mismo tiempo. Por tanto, tal vez la causa sea que tenemos demasiados. Esto es cada vez más habitual debido al auge de lo que se conoce como el Internet de las Cosas y que tenemos más dispositivos conectados constantemente.

Solucionar problemas con el router o dispositivos

Nos hemos centrado en fallos habituales que pueden ocurrir en el repetidor Wi-Fi. Hemos explicado que podemos reiniciarlo, cambiar de banda, ver si está usando una banda que no conviene, etc. Pero podría ocurrir que el hecho de que haya un mal funcionamiento se deba a algún problema con el propio router o incluso con el dispositivo que utilizamos, ya sea un ordenador o móvil. Es por ello que también podemos tener en cuenta algunos factores en este sentido.

Asegurarnos de que el cifrado es compatible

Otro punto importante es asegurarnos de que el cifrado que estamos utilizando sea compatible. Algunos dispositivos, especialmente los que son más antiguos, no admiten los cifrados más modernos como podrían ser WPA-2 o, el más reciente, WPA-3.

En caso de que nuestro router Wi-Fi esté utilizando un cifrado de contraseñas que no sea compatible con el repetidor inalámbrico podríamos tener problemas para conectarnos a la red. Podemos cambiar a otro cifrado más antiguo, aunque hay que tener en cuenta que eso podría afectar a nuestra seguridad. No es aconsejable utilizar cifrados obsoletos como el WEP, aunque es cierto que si utilizamos equipos más antiguos podrían ser compatibles solo con estos.

Cifrado Wi-Fi WPA2 inseguro

Evitar intrusos en la red

¿Tenemos intrusos en la red? Esto lógicamente podría afectar al rendimiento de los aparatos conectados. Puede afectar al router, pero también a cualquier otro dispositivo como es el caso de amplificadores Wi-Fi. De ahí que debamos comprobar en todo momento si nuestro aparato ha podido ser atacado y sufrir alguna vulnerabilidad.

Siempre es importante proteger el router correctamente, cifrar las redes inalámbricas con contraseñas que sean seguras, únicas y evitar mantener los valores que vienen de fábrica. Si tenemos problemas con estos dispositivos podría deberse a fallos de seguridad. Debemos por tanto asegurarnos de que no hay intrusos y de que están protegidos adecuadamente.

Es esencial cifrar el acceso al aparato correctamente. No solo hay que centrarse en la contraseña del Wi-Fi, sino también en la clave para poder acceder. Debe contar con letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y también otros símbolos especiales para poder lograr que sea lo más compleja posible y evitar así que pueda ser averiguada fácilmente a través de herramientas de fuerza bruta.

Comprobar si el problema es del dispositivo

Tal vez el problema no sea del repetidor Wi-Fi, sino del dispositivo desde el que estamos intentando acceder. Por ello podemos probar y ver si tenemos desactualizada la tarjeta de red, hay algún conflicto con el software o nuestro equipo está infectado por algún tipo de malware. Todo esto puede influir y podría afectar a la conexión inalámbrica. Es algo que puede ocurrir en equipos de escritorio y también dispositivos móviles.

Por tanto, si hemos visto que todos los pasos anteriores para evitar problemas con el repetidor inalámbrico no tienen ningún efecto, tal vez se trate del equipo desde el que estamos intentando acceder. Siempre podemos también probar a conectarnos por cable en vez de Wi-Fi o al contrario, según dónde hayamos experimentado el problema.

En definitiva, estos son algunos pasos que podemos llevar a cabo para resolver problemas de conexión con el repetidor Wi-Fi. Ya sabemos que son dispositivos muy utilizados hoy en día y que permiten que nos conectemos a Internet desde lugares más lejanos del router. Son muy útiles, pero también debemos tener en cuenta la importancia de protegerlos adecuadamente, tenerlos actualizados y usar el cableado adecuado.