Cómo usar Google como si estuviéramos en otro país

Son muchos los buscadores que podemos utilizar en Internet, pero sin duda el más popular en España es Google. Ofrece un amplio abanico de posibilidades, más allá de simplemente mostrar resultados a los términos que busquemos. Sin embargo tiene una limitación para algunos usuarios, y es que no permite de forma predeterminada mostrar sitios en las búsquedas en función del dominio. Es decir, si por ejemplo entramos en España con el dominio francés o portugués, nos mostrará las búsquedas en función de nuestra ubicación. Vamos a mostrar cómo cambiar esto.

Cómo cambiar los resultados de Google a otro país

Google ofrece resultados en función de nuestra ubicación. Esto puede ser útil en la mayoría de casos. Por ejemplo si buscamos qué tiempo va a hacer, nos aparecerán páginas que muestren información relacionada con el lugar donde nos encontremos. De la misma manera que si buscamos resultados deportivos nos aparecerán los de España. Es más probable que te interese obtener resultados cercanos a ti y no páginas de otro país.

Sin embargo puede ocurrir que en un determinado momento nos interese buscar algo a través del dominio de Google de otro país. Por ejemplo google.pt o google.fr, que serían de Portugal y Francia, respectivamente. Pero si nos damos cuenta, en cuanto ponemos cualquier término de búsqueda nos mostrará automáticamente las páginas españolas, como si hubiéramos entrado en la versión .es. Esto ocurre porque coge la ubicación real donde nos encontramos. A través de la dirección IP es capaz de detectar si estamos en España, en Francia o en cualquier otro país.

Esto lo podemos cambiar, como vamos a ver. Es un proceso sencillo y de esta forma podremos entrar en otro dominio correspondiente a otro país y que nos muestre resultados de esa nación. El popular buscador cuenta con opciones de este tipo que podemos tener en cuenta si en un momento dado nos interesa cambiar las páginas que nos aparecen.

Lo primero que tenemos que hacer es entrar en Google desde nuestro móvil u ordenador. Una vez allí hay que ir abajo a la derecha, donde aparece Configuración. Después entramos en Configuración de búsqueda.

Configuración de búsqueda en Google

Dentro de Configuración de búsqueda nos aparecerán diferentes opciones que podemos cambiar. Podemos poner valores a la cantidad de resultados que aparezcan, autocompletar, etc. Si vamos hacia abajo veremos el apartado de Configuración de región.

Configuración de región en Google

Allí simplemente tenemos que elegir la región que nos interesa. Le damos a Mostrar más y nos aparecerán todas las disponibles. A partir de ese momento, una vez guardemos la configuración, nos mostrarán los resultados orientados en ese lugar. Solo tendrás que seleccionar la región que te interesa y le das a guardar.

De esta forma, cuando hagamos búsquedas en Google nos aparecerán resultados diferentes. Por ejemplo eventos que tengan lugar en ese país, páginas concretas de una nación, etc. Es interesante si necesitamos visitar sitios web de un país en concreto. Así evitaremos que nos aparezcan páginas que no nos interesan, resultados que realmente no vamos a necesitar. Es algo que podremos cambiar en cualquier momento y volver al país original o poner cualquier otro que nos interese.

Cómo cambiar nuestra ubicación en Internet

Hemos visto cómo podemos cambiar las búsquedas de Google para que nos muestre como si estuviéramos en otro país. Ahora vamos a explicar qué podemos hacer para cambiar nuestra ubicación en la red, no solo para este popular buscador. Tenemos diferentes opciones para ello. Podemos hacer uso de una VPN, que podemos decir que es la opción más utilizada y que está más extendida en las diferentes plataformas, pero también utilizar servidores proxy o incluso hacer uso del navegador Tor. En todos estos casos, además, podremos mejorar nuestra seguridad, algo tan valorado hoy en día.

VPN

Sin duda unas de las herramientas más utilizadas para poder cambiar la ubicación al navegar por Internet son las VPN. Nos permiten ocultar nuestra IP real y modificarla como si estuviéramos en otro lugar físicamente. De esta forma podremos acceder a contenido restringido geográficamente o utilizar determinados servicios como si estuviéramos en otro país.

Podemos utilizar servicios como Surfshark o NordVPN. Están disponibles tanto para ordenadores como también dispositivos móviles. Podemos utilizar alguno de los múltiples servidores con los que cuentan y poder conectarnos así a la red como si estuviéramos en otro país. En ocasiones podremos encontrarnos con opciones que permitan utilizar incluso miles de servidores repartidos por medio mundo.

Además de poder entrar en Google como si estuviéramos en otro país, las VPN también van a permitir mejorar la seguridad. Pongamos que nos conectamos a una red Wi-Fi pública, como podría ser en un aeropuerto, centro comercial o cualquier lugar similar. Esto podría ser un peligro para nuestra seguridad, ya que no sabemos realmente quién puede estar detrás. En caso de entrar en un sitio web que no esté cifrado, nuestros datos podrían filtrarse y terminar en malas manos.

Gracias al uso de una VPN podemos cifrar la conexión. La información viaja como si fuera en un túnel y no está disponible para posibles intrusos que pudieran acceder. Es por tanto un complemento más para mejorar nuestra seguridad en Internet. También podrás evitar bloqueos en países donde haya censura y no estén disponibles algunos servicios, como pueden ser redes sociales.

Puntos clave al elegir una VPN:

  • Evitar las gratuitas
  • Que tenga múltiples servidores
  • Conocer dónde se encuentran alojados
  • Instalarla siempre de fuentes oficiales

Usar conexiones VPN también tiene sus puntos negativos, siendo importante conocerlos de cara a disponer de las mejores funcionalidades. No todos los servicios nos ofrecen todas las herramientas, por lo cual elegir el adecuado es importante, en cambio si podemos sacar algunas desventajas generales para todas ellas, que si bien pueden ser en mayor o menor medida, conviene tenerlas en cuenta.

En primer lugar, la velocidad de navegación puede ser más lenta de lo normal, lo que también afecta a las descargas. Lo más seguro, es que ocurra debido a la distancia con el servidor al que nos estamos conectando. Todo esto se puede prevenir un poco si se usan servicios de confianza u opciones de pago, ya que las gratuitas pueden conllevar problemas y generar riesgos innecesarios.

Proxy

Algo similar podemos lograr con los servidores proxy. Igual que las VPN también van a modificar nuestra ubicación real y permitir navegar por la red como si nos encontráramos en otro lugar físicamente.

Tenemos a nuestra disposición opciones tanto gratuitas como de pago. Lo que hacemos básicamente es navegar a través de un intermediario que hay entre nuestro dispositivo y el servidor de destino. De esta forma nuestra IP real no se muestra en la conexión. También va a servir para saltarnos posibles bloqueos geográficos que pueda haber y preservar nuestros datos personales. Es una alternativa que podemos tener en cuenta.

Eso sí, debes saber que esta opción suele ser bastante más lenta que una VPN. No es buena idea si quieres descargar archivos de la red o reproducir vídeos en Streaming en alta calidad. Podrías tener problemas y limitaciones. Siempre puedes probar con diferentes servidores hasta dar con el que funcione lo mejor posible y así poder navegar en las mejores condiciones posibles. Vas a encontrar muchas opciones disponibles, por lo que podrás elegir entre múltiples países.

Qué tener en cuenta:

  • Probar varios servidores proxy
  • La velocidad es más limitada
  • Ver dónde están alojados
  • Buscar información para comprobar la seguridad

Como vemos, el uso de un proxy nos puede traer beneficios como saltarnos restricciones geográficas, pero como todo en el mundo de la informática, tiene sus puntos negativos. Estos deben tenerse en cuenta con la idea de estar prevenidos ante posibles fallos y garantizar nuestra seguridad a la hora de navegar.

Lo primero que vamos a ver, es que la navegación puede hacerme más lenta. Esto se puede solventar en cierto modo con el almacenamiento en caché, pero si navegamos por páginas nuevas, lo más probable es que tarden más en cargar. Para que esto no sea un inconveniente demasiado grande, se recomienda usar proxys de confianza, y si es posible alguna versión de pago. Esto nos ayudará también con respecto a la seguridad, pues si usamos servicios gratuitos o poco fiables, puede darse el caso de que tengan problemas de privacidad.

De todos modos, el uso de un proxy no nos abre las puertas de todo internet. Pues cuando salimos a internet a través de uno, puede ser que se presenten restricciones con algunos puertos, lo que dificultará el acceso a páginas o servicios.

Navegar a través de Tor

Son muchos los navegadores que podemos utilizar para navegar por Internet. Tenemos una gran cantidad de opciones y muchas de ellas también pueden ayudar a mejorar la seguridad y privacidad. Uno de ellos es Tor, un navegador que incluso podría cambiar nuestra ubicación. Funciona básicamente como un proxy, ya que nuestra navegación pasa a través de lo que se conoce como enrutamiento de cebolla. Pasamos a través de múltiples capas hasta llegar al destino final.

El navegador Tor es gratuito. Si buscamos la manera de ocultar nuestra ubicación real, la dirección IP y mejorar la seguridad en definitiva, es una opción muy interesante. Puede servir también para usar Google y cualquier otro servicio online como si estuviéramos en otro país conectado. Eso sí, siempre debes asegurarte de que estás conectado a través de Tor, ya que de lo contrario seguirías navegando con tu dirección IP real y no estarías ocultando la ubicación. Aconsejamos tener el programa actualizado y siempre descargarlo desde fuentes oficiales para no tener problemas. Está basado en Firefox, por lo que si ya has utilizado antes el navegador de Mozilla te va a resultar familiar y no tendrás problemas en saber utilizarlo rápidamente.

Sin embargo, como ocurre con el uso de servidores proxy al navegar a través de Tor también podremos tener más problemas de velocidad. Tendremos más limitaciones y posibles cortes. Especialmente tendrás problemas cuando utilices servicios o programas que necesiten una conexión lo mejor posible, como puede ser descargar archivos, subir documentos a la nube o usar una plataforma como Netflix para ver contenido en Streaming en buena calidad. Va a ser útil para cosas puntuales, donde no requiera de una conexión óptima.

Si vas a utilizar esta opción, es importante que te asegures de contar con la última versión disponible. Siempre puedes ir a la página oficial de Tor y descargarlo. Allí verás las diferentes versiones para los diferentes sistemas operativos para los que es compatible. Comprueba siempre que esté actualizada y así lograrás que funcione lo mejor posible y podrás también corregir ciertos problemas de seguridad que pueda tener.

Qué tener en cuenta:

  • Es un navegador gratuito
  • Es más lento que usar una VPN
  • Más complicado elegir a qué país conectarte

Una de las mejores funciones que nos puede facilitar Tor es el anonimato. Si bien en internet el anonimato y seguridad garantizados al 100% no existen, con Tor tendremos un extra con respecto a esto. Su sistema de transmisión permite realizar las búsquedas de forma casi totalmente anónima, gracias al encriptado de paquetes y todos los datos que pasan a través de él. También nos brinda protección, ya que está muy integrado con el protocolo HTTPS.

Conclusiones

En definitiva, siguiendo estos pasos que hemos mencionado podemos realizar una búsqueda en Google como si estuviéramos en otro país. Como vemos son procesos sencillos y podemos configurar directamente el buscador en nuestro dispositivo, así como utilizar una VPN o proxy. Nuestro consejo es utilizar una VPN, ya que la velocidad va a ser mayor y tendremos menos problemas. Además, hay muchas opciones seguras disponibles para poder modificar la ubicación al navegar por Internet. Únicamente debes informarte bien antes de instalar una aplicación y evitar problemas.

No obstante, si te da igual la velocidad y lo quieres para algo puntual, usar un servidor proxy es también válido y puede irte muy bien. Aunque sea diferente, el objetivo en este caso es el mismo: usar Google como si estuvieras en otro país. Además, vas a encontrar muchas opciones disponibles y no únicamente algunos países más habituales que suelen aparecer con las VPN.

¡Sé el primero en comentar!