Bluejacking: así pueden hackear tus equipos por Bluetooth

Son muchos los ataques de seguridad que pueden poner en riesgo nuestros equipos. Los piratas informáticos pueden atacar ordenadores, móviles y prácticamente cualquier aparato conectado a la red. Ahora bien, ¿qué es el Bluejacking? ¿De qué manera pueden afectar a la conexión Bluetooth? De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a explicar en qué consiste y también daremos algunos consejos para estar protegidos y no tener ningún tipo de problema.

En qué consiste el Bluejacking

El término Bluejacking hace mención a un ataque que va a poner en riesgo el buen funcionamiento de una conexión Bluetooth. Básicamente significa que una persona, un intruso, va a poder enviar un mensaje a otra persona sin su consentimiento, usando esta tecnología de red inalámbrica.

Si tu dispositivo es compatible con el Bluetooth, está activado y además en el rango de alcance de otra persona, que sería el atacante, puedes ser víctima del Bluejacking. El atacante va a detectar ese equipo y podría mandar un mensaje a la víctima. Lo que hace es explotar una función que tiene esta tecnología y que permite enviar un mensaje a un dispositivo siempre y cuando esté en el rango de alcance.

Hay que tener en cuenta que el Bluetooth funciona normalmente a 10-15 metros. Más allá de eso es complicado que funcionen, por lo que no esperes que nadie vaya a atacarte mientras estás en casa, ya que sería muy raro que tuvieran acceso a tu dispositivo. Pero sí es mucho más común que esto ocurra en un lugar muy concurrido, como puede ser un centro comercial, por ejemplo.

Por tanto, Bluejacking es como se conoce al hecho de enviar mensajes no autorizados a través del Bluetooth. Por ejemplo, un intruso podría enviarlo a nuestro móvil. Esto también incluye imágenes o archivos. Además, esos mensajes van a ser anónimos ya que únicamente se mostrará el modelo de dispositivo y el nombre que el atacante haya querido dar. No va a mostrar el número de teléfono, ni ningún dato personal.

Riesgos de tener el Bluetooth encendido

Normalmente es un ataque inofensivo

¿Es realmente un ataque de seguridad importante? Lo cierto es que generalmente se trata de un ataque inofensivo. A diferencia de otros problemas que podemos sufrir con el Bluetooth, redes Wi-Fi y nuestros dispositivos en general, no es una amenaza que por sí misma pueda suponer un problema importante para la seguridad y privacidad.

A fin de cuentas, un posible intruso lo único que va a hacer es enviar un mensaje. Vamos a ver el contenido que nos envía al teléfono, pero nada más. No está entrando en nuestro móvil, ni está colando un malware o robando contraseñas como sí podría ocurrir con un ataque Phishing por correo electrónico o SMS, por ejemplo.

Aunque más enrevesado que otros ataques, con este método un posible intruso podría enviarnos un mensaje que nos lleve a hacer algo que ponga en riesgo nuestra seguridad y privacidad. Por ejemplo invitarnos a acceder a una página web que en realidad sea un fraude. También incluso mediante una imagen que nos envía podría contener algún texto que, de la misma manera, nos invite a entrar en un sitio que en realidad es un fraude.

Es en ese momento, cuando entramos en una página maliciosa, donde sí que podrían robar nuestros datos y comprometer la seguridad del sistema. Por ejemplo si descargamos algún archivo malicioso o si ponemos algún dato personal.

Dispositivos Bluetooth vulnerables

Qué hacer para evitarlo

¿De qué manera podemos evitar ser víctimas del Bluejacking? Aunque generalmente sea algo inofensivo y no suponga un verdadero problema para la seguridad, es importante tener en cuenta algunos consejos para evitar recibir mensajes que no queremos. Al menos para evitar la posible molestia que eso va a causar.

Apagar el Bluetooth cuando no se use

El primer consejo es no mantener el Bluetooth encendido más allá de lo necesario. Es una tecnología que podemos usar para vincular auriculares, intercambiar archivos con otros dispositivos, etc. Pero una vez lo hemos dejado de usar, no es tan buena idea dejarlo siempre encendido, ya que va a estar disponible para cualquiera.

Por tanto, nuestra recomendación es tenerlo apagado y únicamente encenderlo cuando realmente lo vayas a usar. Además, esto ayudará también a ahorrar batería. Si lo tienes encendido, constantemente va a estar enviando y recibiendo datos, ya que buscará posibles dispositivos con los que sincronizar.

Hay que tener en cuenta que muchos móviles actuales ya vienen configurados de serie para apagar el Bluetooth en cuanto pasa un tiempo sin utilizarlo. Esto ayuda a evitar un ataque Bluejacking y también otros problemas incluso más graves que podrían afectar al dispositivo sin que lo sepamos.

Cuidado con el texto que recibimos

¿Has recibido un mensaje de texto a través del Bluetooth y no sabes realmente quién lo ha enviado? Ten cuidado y analízalo bien. Tal vez simplemente lo hayas recibido por error, por ejemplo si alguien lo ha mandado pensando que es el dispositivo de otra persona. Pero es posible que sea una trampa.

Más allá de la molestia, ese mensaje podría contener un texto que invita a entrar en una página web que sí que sería un problema de seguridad importante. No entres nunca en esos sitios web o no descargues archivos que puedan invitarte a bajar. De esa forma sí podrían poner en riesgo tu seguridad.

Actualizar siempre el dispositivo

Tener actualizados los dispositivos siempre es importante. No solo lo es de cara a evitar problemas de seguridad, sino también para lograr que el funcionamiento sea óptimo. Por tanto, otra recomendación más es que actualices siempre el dispositivo que usas por Bluetooth, así como los drivers.

Esto va a ayudar a corregir algunas vulnerabilidades que puedan explotar, no solo para un ataque Bluejacking sino también para otras muchas técnicas que podrían utilizar en tu contra sin que te des cuenta y que podría suponer un problema muy grave.

En definitiva, como has podido ver el Bluejacking es una técnica en la que utilizan el Bluetooth para enviar mensajes de forma anónima a un dispositivo. Lo puede enviar cualquiera siempre y cuando se encuentre en el rango de alcance de la señal, que no suele ser más de unas decenas de metros. Aunque no es un problema muy grave de seguridad, como lo son otros ataques, conviene tomar precauciones y evitar así que nuestros datos puedan verse comprometidos.

¡Sé el primero en comentar!