Ataques de inyección de comandos: qué son y cómo afectan

Hay muchos tipos de amenazas que pueden poner en riesgo nuestra seguridad en la red. Muchas variedades de virus, malware, ataques contra servidores… En este artículo vamos a explicar cómo funciona y cómo nos afecta la inyección de comandos. Es una técnica más que tienen los piratas informáticos, pero siempre tenemos opciones para poner las cosas lo más difíciles posible y estar protegidos frente a este tipo de estrategias. El objetivo es conocer la amenaza para saber cómo actúa y de qué manera poder evitarla.

En qué consiste un ataque de inyección de comandos

Un ataque de inyección de comandos, que también se conoce como Command Injection, es básicamente cuando un atacante inyecta código para ejecutar comandos en un sistema. Se aprovecha siempre de alguna vulnerabilidad existente y sin que la víctima sea consciente de ello. De esta forma va a lograr el control del servidor y poder utilizarlo como si fueran un usuario legítimo.

Esta técnica que utilizan los piratas informáticos principalmente está orientada a poner en riesgo servidores. Por ejemplo a través de una aplicación web o cualquier vulnerabilidad que haya. Si hay un programa que permite ejecutar comandos para obtener ciertas funciones, es ahí donde podrían inyectar comandos maliciosos.

Pongamos que un servidor utiliza un programa para llevar a cabo una acción. Por ejemplo leer documentos o recopilar datos de su uso. Para ello es necesario ejecutar comandos y que nos muestre esa información. Un atacante podría realizar la inyección de comandos maliciosos, siempre que exista un fallo, y controlar ese servidor.

Para qué usan estos ataques

Después de explicar en qué consiste un ataque de inyección de comandos, vamos a hablar de cómo pueden afectar realmente. Los ciberdelincuentes utilizan estas técnicas para atacar un servidor y obtener acceso ilegítimo, robar datos o incluso hacer que no funcionen correctamente.

Robar credenciales

Uno de los objetivos del atacante cuando utiliza este método es robar las credenciales de acceso. Por ejemplo un programa que haya instalado en el servidor, lo pueden utilizar para recopilar datos personales e incluso contraseñas. Es un método muy común y siempre es objetivo de los piratas informáticos.

Esto puede afectar tanto a empresas como también a usuarios domésticos. Siempre que utilicemos algún servidor vulnerable, podemos sufrir ataques de este tipo que roben nuestras credenciales y contraseñas.

Colar programas falsos

Otro objetivo de los atacantes es poder colar cualquier aplicación maliciosa en el sistema. Esto puede servir para controlar el servidor, tener acceso a los datos o simplemente instalar programas que van a provocar un mal funcionamiento o servir como vía de entrada para otras amenazas y llevar a cabo diferentes estrategias.

Tener aplicaciones falsas en nuestros equipos es uno de los principales motivos por los que empieza a funcionar mal. Ocurre cuando instalamos los programas desde fuentes no oficiales, pero en este caso se debe a que los piratas informáticos inyectan comandos maliciosos.

Ataques de malware de firmware

Romper las conexiones

Por supuesto, otro problema que puede causar la inyección de comandos es provocar fallos en el servidor. Por ejemplo hacer que las conexiones sean inaccesibles vía SSH o escritorio remoto. A fin de cuentas pueden lograr el control total o afectar a programas que son esenciales.

Si aparece este problema podemos decir que es uno de los principales en servidores. Son equipos esenciales para acceder a información y datos, por ejemplo. Si no logramos entrar de forma remota, significaría que ese equipo no va a cumplir su principal función.

Cambiar el aspecto de una aplicación

Al inyectar comandos en una aplicación, un ciberdelincuente puede cambiar el aspecto de la misma. Por ejemplo mostrar imágenes a su antojo, modificar el menú, los textos… Esto podría dar lugar al robo de datos, por ejemplo si la víctima inicia sesión a través de un menú que le redirige a una página fraudulenta.

Además, más allá de simplemente modificar un programa, el atacante podría hacer que no funcione o incluso borrarlo. Es un problema más que puede afectar a los servidores y poner en riesgo su buen funcionamiento.

Qué hacer para evitar estos ataques

Entonces, ¿Qué podemos hacer para evitar los ataques de inyección de comandos y que nuestros servidores se vean comprometidos? Como en el caso de cualquier otro método, es fundamental seguir una serie de pasos para no tener problemas y mantener la privacidad.

Estos ataques suelen aprovecharse de vulnerabilidades que hay en el servidor. Por tanto, es imprescindible mantener todo actualizado correctamente. Debemos corregir cualquier fallo que aparezca y tener siempre las últimas versiones instaladas para que no corramos el riesgo de ser víctimas de este problema.

También es muy importante utilizar un buen cifrado. Las contraseñas son la principal barrera de seguridad y debemos utilizar claves que realmente nos protejan. Tienen que ser únicas y totalmente aleatorias. Lo ideal es que contengan letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y otros símbolos especiales.

Métodos de las páginas web para guardar contraseñas

Otro punto interesante es crear una lista blanca de los usuarios o dispositivos que pueden tener acceso a ese servidor y bloquear todos los demás. Esto impedirá, o al menos reducirá la posibilidad, que un ciberdelincuente pueda apuntar al servidor y llegar a controlarlo de forma ilegítima. Evitaremos que instale software malicioso, bloquee las conexiones, etc.

Por otra parte, en estos casos es muy importante llevar a cabo una revisión constante. Debemos verificar que todo funciona bien, que no ha aparecido nada extraño en las aplicaciones, no hay conexiones que no correspondan a usuarios legítimos, etc. Esto ayudará a ganar tiempo y actuar lo más rápido posible.

Conclusiones de este tipo de amenaza

Podemos decir, por tanto, que la inyección de comandos es un problema importante que afecta a los servidores en Internet. Los piratas informáticos pueden lograr ataques variados, con diferentes objetivos. Por ejemplo robar las credenciales, colar programas falsos, hacer que los servidores dejen de funcionar…

Es esencial mantener siempre la protección de nuestros equipos, pero especialmente cuando están conectados a Internet. Debemos contar con todas las actualizaciones y llevar a cabo los cambios necesarios en la configuración para protegernos de este tipo de ataques o de cualquier otro similar.

¡Sé el primero en comentar!