VPN y firewall portátil: cómo funcionan estos dispositivos

Mantener la seguridad cuando nos conectemos a Internet es algo muy importante que debemos tener en cuenta en todo momento. Son muchas las redes inalámbricas que hay a nuestro alrededor, pero no todas ellas son seguras. Podemos toparnos con un Wi-Fi que esté habilitado simplemente con el objetivo de robar información. En este artículo vamos a hablar de VPN y firewall portátiles que podemos usar para protegernos y navegar por Internet con más seguridad.

Por qué es peligroso conectarnos a redes inseguras

Hoy en día conectarnos a una red Wi-Fi es algo muy común. Tenemos muchas opciones a nuestra disposición. Vamos a encontrar redes en aeropuertos, centros comerciales, bibliotecas… Prácticamente en cualquier lugar público donde suela haber bastante gente. Pero claro, esto también significa que puede haber redes inseguras.

Los piratas informáticos pueden configurar una red Wi-Fi con el objetivo de robar información de los usuarios. Por ejemplo ver el historial de navegación, recopilar datos, redirigir tráfico… Todo esto puede afectar a la seguridad y privacidad al acceder a Internet con nuestros dispositivos.

Para evitar estos problemas podemos hacer uso de determinadas herramientas. Un ejemplo es una VPN, que tiene como misión cifrar la conexión y permitir navegar con mayor seguridad. Son realmente útiles cuando vayamos a conectarnos a un Wi-Fi público en el que no podamos confiar. Sirve para hacer que la conexión sea privada y reducir el riesgo de tener problemas.

Especialmente las redes Wi-Fi que no tienen cifrado o utilizan uno obsoleto podrían ser una amenaza mayor. Pueden haber sido creados como cebos por parte de piratas informáticos, peor incluso una red legítima podría haber sido atacada y utilizarla para acceder a otros equipos que se conecten.

Sin embargo, más allá de pensar solo a nivel de software, también podemos tener en cuenta dispositivos físicos. De ello vamos a hablar. Vamos a explicar qué es una VPN portátil y un firewall portátil. Dos tipos de equipos físicos que podrían ayudar a mejorar nuestra seguridad a la hora de conectarnos a una red.

Firewall y VPN portátiles, una solución de seguridad

Todos sabemos que hay muchos programas que pueden ayudar a mantener la seguridad en la red. Podemos hablar de antivirus, cortafuegos, extensiones para el navegador… Esto es algo que podemos encontrar para todo tipo de sistemas operativos, ya que no hay ninguno que sea 100% seguro y esté libre de sufrir algún tipo de ataque.

Ahora bien, más allá de los programas informáticos, del software en definitiva, también debemos pensar en el hardware. Hay dispositivos que pueden ayudarnos a mejorar la seguridad en nuestro día a día e incluso cuando estemos de viaje, ya que podemos encontrar opciones portátiles.

Ahí es donde entran en juego las VPN portátiles y los firewalls o cortafuegos. Ambos equipos permiten ayudar a mejorar la seguridad, a evitar riesgos a la hora de conectarnos a la red. Incluso podemos llevarlos de forma física y utilizarlos en cualquier lugar. Sirven como complementos a programas de seguridad que instalamos y que podemos usar en nuestro día a día en cualquier dispositivo.

VPN portátil

Una VPN es una herramienta muy útil para proteger las conexiones. Mejoran la seguridad si nos conectamos a una red Wi-Fi pública, por ejemplo, ya que cifra el contenido y evita que terceros puedan acceder a la información y comprometer nuestra privacidad. Es muy común que instalemos un servicio VPN en el móvil u ordenador, además de tener extensiones para los navegadores.

También tenemos la opción de contar con una VPN portátil. Básicamente se trata de un dispositivo que actúa como intermediario entre nuestro equipo y la red Wi-Fi a la que accedemos. Pongamos como ejemplo que estamos conectados en una cafetería o un aeropuerto. Son lugares en los que hay muchos usuarios cada día y un pirata informático podría crear una red para atacar.

Un dispositivo VPN actúa como un router Wi-Fi para conectarnos a la red de forma más segura. Este tipo de aparato cuenta con clientes OpenVPN o TOR y permiten mejorar la seguridad al navegar por la red. El firmware integrado permite que nuestros dispositivos tengan una capa extra de seguridad.

Un ejemplo es GL-AR150, un pequeño aparato que es capaz de convertirse en una red Wi-Fi segura para que nos conectemos desde cualquier lugar. Suelen tener batería integrada, por lo que incluso podríamos usarlo en un viaje en autobús si no tenemos conectividad eléctrica disponible.

VPN GL-AR150

Dentro de todas las opciones que tenemos podemos cambiar el firmware y llevar a cabo ciertas configuraciones en estas VPN portátiles con el objetivo de potenciar aún más la seguridad. Eso sí, hay que tener en cuenta que la velocidad de conexión va a disminuir, algo que ocurre siempre que usamos un servicio VPN.

Este tipo de herramientas, ya sea de software o de forma física, es de lo más aconsejable cuando vayamos a conectarnos a redes inalámbricas que puedan ser inseguras. Van a cifrar la conexión y conseguir que nuestros datos estén a salvo en todo momento.

Firewall portátil

Por otra parte, también podemos encontrar firewalls físicos y en muchos casos incluso su tamaño permite que sean portátiles y poder llevarlos con nosotros a otros lugares. Básicamente podemos decir que un cortafuegos actúa como intermediario entre una red e Internet. Por ejemplo si nos conectamos a Internet desde un ordenador, ese firewall actúa como intermediario y bloquea las posibles conexiones inseguras que pueda haber.

Un firewall va a tener la misión de analizar los datos que salen y entran de una red, las posibles solicitudes que pueda haber. En caso de que haya una solicitud de una ubicación desconocida o sospechosa, la bloquearía. Es un sistema muy interesante para poder mejorar la seguridad.

Firewall portátil

Ahora bien, una vez más tenemos la opción de contar también con un dispositivo físico. Suele ser un equipo que cuenta con varios puertos Ethernet (generalmente cuatro) que nos permite conectar nuestro ordenador y poder navegar protegidos.

El cortafuegos físico va a encargarse de filtrar los paquetes que recibimos y enviamos y de esta forma bloquear los que puedan ser inseguros. Lo podemos configurar y crear reglas para que pueda actuar según cómo nos interese más. Actúa de forma similar a como lo haría un programa informático de este tipo, siempre con la misión de mejorar la seguridad al navegar.

En definitiva, tanto las VPN como los firewall portátiles son dispositivos que pueden ser muy útiles como complementos a la hora de mejorar la seguridad en la red. Pueden venir muy bien cuando vamos de viaje y queremos conectarnos a redes que pueden ser inseguras y mantener a salvo en todo momento nuestra información personal y, de esta forma, mejorar la privacidad.