Motivos para no adquirir un smartphone Android low-cost

Escrito por Adrián Crespo

Se trata de una de las grandes decisiones que deben tomar muchos usuarios. Son muchos los que se decantan por la adquisición de un smartphone Android low-cost. Es cierto que esto que ha sucedido (de nuevo) no se puede aplicar a todos. Pero sí es cierto que siempre sucede con este tipo de dispositivos. Por este motivo, en este artículo te vamos a sacar de dudas y por qué no es una buena idea adquirir una tableta o un smartphone Android de bajo coste.

La realidad es que, si estás pensando en adquirir un dispositivo que cuente con el sistema operativo móvil de los de Mountain View, el usuario cuenta con un importante número de alternativas. Tamaños de pantalla, tipo de procesador, memoria RAM, y así hasta completar una larga lista de especificaciones a tener en cuenta.

Pero con el paso de los años (sobre todo en los dos últimos) se ha comprobado que algunos de estos dispositivos poseen un problema desde el origen: cuentan con malware preinstalado. Sí, aunque pueda parecer raro, se ha convertido en algo bastante habitual de lo que hablar. Por este motivo debería ser algo a tener muy en cuenta a la hora de adquirir un smartphone Android de bajo coste. Una prueba de esto que estamos diciendo es la noticia que ha visto la luz en los últimos días. En ella se puede leer que hasta 141 modelos de smartphones Android de bajo coste contaban con malware preinstalado.

Aunque sea uno de los aspectos más importantes, la verdad es que existen otros puntos relacionados con la seguridad de estos dispositivos que deberían provocar que nos replanteemos la idea de adquirir un terminal móvil de estas características.

Motivos para no comprar un smartphone Android de bajo coste

A continuación, os vamos a explicar algunos aspectos a tener en cuenta en materia de seguridad a la hora de adquirir un smartphone de este tipo.

Detectan malware preinstalado en smartphone Android

Falta de actualizaciones del sistema operativo Android

Lo primero que hay que tener en cuenta es que muchos de estos dispositivos empiezan su ciclo de vida y lo terminan con la misma versión del sistema operativo Android. No hablamos de que migren de la versión 5 a la 6 o de la 4 a la 5. Lo que queremos decir, es que las actualizaciones dentro de una versión son escasas a nulas. Si aparecen un problema de seguridad podríamos decir que el usuario queda totalmente desamparado. Esto es algo que también sucede en aquellos dispositivos que no son low-cost, apareciendo con el paso de 3-4 años desde su puesta a la venta.

Capacidad para resolver problemas de seguridad del sistema operativo

Relacionada con el anterior punto que hemos tratado. En muchos casos, el tratamiento de vulnerabilidades que aparecen es inexistente o muy lento. Esto provoca que el usuario quede expuesto un tiempo mayor a ciberdelincuentes. En el caso de las grandes marcas, estos márgenes se suelen estrechar. Sin embargo, en el caso de los modelos que podemos considerar low-cost se dilatan.

Casos de presencia de malware preinstalado

Como hemos indicado, se trata de un problema cada vez más común entre este tipo de dispositivos. No queremos generalizar. No se trata de un problema que afecte a todos los terminales que poseen un bajo coste. Lo que sí es cierto es que, al comprar un terminal de estas características aumenta la probabilidad de que nos topemos con este tipo de software no deseado preinstalado. Y lo más importante, que el usuario no se percate de ello.

Decantarse por modelos de bajo coste de grandes fabricantes

Podríamos decir que la solución para no invertir grandes cantidades de dinero es optar por soluciones de bajo coste de fabricantes conocidos. De esta forma, sabemos que durante un tiempo contaremos son soporte de actualizaciones a nivel de sistema operativo y que no encontraremos malware preinstalado en el dispositivo, tal vez, el aspecto más importante.