Por esto va mal tu router sin que lo sepas

Por esto va mal tu router sin que lo sepas

Javier Jiménez

El router es sin duda una pieza clave para tener una buena conexión de Internet. Si no funciona bien, vas a tener problemas para navegar por la red. No podrás descargar archivos a buena velocidad, aparecerán cortes continuos e incluso no podrás conectar determinados aparatos. ¿Por qué ocurre esto? Generalmente hay un problema a nivel de usuario y que vamos a poder corregir. Vamos a explicar cuáles son los motivos principales por los que el router y tu red inalámbrica no funcionan bien y a veces no eres consciente de ello.

Qué provoca que el router vaya mal

Si ves que no funciona bien Internet, puede que el problema esté en el router y en cómo lo estás utilizando. Uno de los primeros pasos que debes dar siempre que te encuentres con algún error es revisar que funciona correctamente y que el fallo no depende de ti, sino que es un error de la operadora.

Mal ubicado

El primer error que suelen cometer los usuarios y que no saben que es tan importante es la ubicación del router. Muchas veces lo colocan en cualquier lugar, donde menos estorba o donde resulta más sencillo de instalar. Pero eso puede limitar mucho la conectividad. Podrías tener problemas para acceder a la red con una buena velocidad e incluso que aparezcan cortes.

Lo ideal es que el router esté en una ubicación central de la vivienda. Desde ahí va a poder repartir mejor la señal a todos los dispositivos que conectes. Es mejor ponerlo en un lugar elevado, como puede ser encima de un mueble, y además siempre tiene que estar lejos de otros aparatos que puedan interferir o de paredes y obstáculos.

Está desactualizado

Sin duda es uno de los problemas más habituales con los routers. Es común actualizar un ordenador o un móvil, pero en muchas ocasiones actualizar el router no se realiza y ese es un problema, ya que va podría estar limitando la conexión al no acceder a todas las mejoras disponibles y al no solucionar problemas.

Por tanto, nuestro consejo es actualizar el firmware del router y siempre contar con la última versión disponible. Cada aparato es diferente, ya que a veces esa actualización será automática pero en otras vamos a tener que ir a la página web oficial de la marca y bajar la versión que corresponda y posteriormente subirla al router de forma manual.

Utilizas un cable antiguo

También debes tener en cuenta que es posible que estés utilizando un cable antiguo. Esto también va a limitar la calidad de la conexión si navegas de forma alámbrica. Puede que estés limitado a Fast Ethernet, que sería una velocidad máxima de 100 Mbps, y no sabes cuál es la causa de este problema en el router.

Si por ejemplo tienes contratada una tarifa de fibra óptica de 300 Mbps y usas un cable Fast Ethernet, no podrías tener más de 100 Mbps. Necesitarías un cable que sea compatible con Gigabit Ethernet y de esta forma alcanzar la máxima velocidad de 1 Gbps y poder aprovechar las tarifas actuales.

Estás usando un canal saturado

¿Tienes problemas únicamente por Wi-Fi y tienes bien ubicado el router y buena cobertura? Tal vez el error esté en el canal que estás usando. Especialmente si vives en un edificio con muchas viviendas alrededor, puedes tener interferencias si tus vecinos utilizan el mismo canal o uno cercano.

Puedes usar programas como WiFi Analyzer para ver el mejor canal Wi-Fi. De esta forma verás cuál es el que más te conviene utilizar y podrás configurar el router para aprovechar al máximo la conexión. Evitarás interferencias y problemas de velocidad y estabilidad.

Tienes intrusos en la red

Algo que puede pasar desapercibido es tener intrusos en la red. Puede que no sepas que hay alguien conectado a tu router y está causando problemas en la conexión. Esto puede ocurrir si tienes la red abierta o utilizas una contraseña débil o un cifrado obsoleto que pueda ser explotado con facilidad.

Nuestro consejo es que utilices contraseñas que sean realmente seguras. Es importante que sea única, totalmente aleatoria y que cuente con letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y otros símbolos especiales. Pero además, es igualmente importante utilizar un buen cifrado. Debes evitar los obsoletos, como son WEP o WPA, y utilizar los más actuales como son WPA-2 o WPA-3.

En definitiva, estos son los principales motivos por los cuales tu router y conexión de Internet pueden funcionar mal sin que lo sepas. Es importante que revises los puntos que hemos explicado y así lograr una conexión óptima y evitar los molestos cortes al navegar por la red.

¡Sé el primero en comentar!