¿Debo ocultar mi dirección de correo real en Internet?

¿Debo ocultar mi dirección de correo real en Internet?

José Antonio Lorenzo

Hoy en día, uno de los elementos que más utilizamos en Internet es el correo electrónico. Lo usamos tanto para trabajar como para la vida privada y se ha vuelto una herramienta imprescindible. Además, cada vez está adquiriendo mayor importancia, ya que está sustituyendo poco a poco al correo postal para muchas cosas. Así, por ejemplo, recibir mensajes de nuestro banco y otra información confidencial está a la orden del día. Sin embargo, es muy habitual que en muchas páginas webs, foros y tiendas nos pidan nuestro e-mail. Entonces nos preguntamos si debemos ocultar la dirección de correo real y eso es lo que vamos a determinar.

Una cosa muy común a lo que nos enfrentamos habitualmente es que se nos pide con cierta frecuencia es que pongamos nuestro e-mail para:

  1. Registrarnos en un foro.
  2. Para poder probar algún tipo de software.
  3. Crear una cuenta para comprar en una tienda.
  4. Para recibir información de un producto que nos interesa.

Ante estas situaciones hay que tomarse su periodo de reflexión, y decidir si debo ocultar o no mi dirección de correo real en Internet. Aquí vamos a dar unas pautas que nos sirvan de modo de actuación.

Peligros de dar nuestra dirección de email real

Cada vez que introducimos nuestro e-mail en cualquier formulario, si lo hacemos en un lugar inadecuado, podemos sufrir las consecuencias. Uno de los más típicos que podemos sufrir es el Spam. Por si no lo sabéis, es el envío masivo de correo electrónico no deseado o también conocido como correo basura.

Así, se envían a un gran número de receptores mensajes con fines publicitarios o comerciales. Se trata de un grave problema que afecta a todos, ya que los usuarios tienen que borrarlos. También perjudica a los proveedores de correo tienen que gastar dinero en medidas anti Spam, y, además, les consume almacenamiento.

Otro muy típico es el Phishing que tiene como finalidad robar las credenciales de nuestras cuentas y otra información sensible. Todo comienza cuando se envía un mensaje que se hace pasar por una empresa u organización legitima. Ese e-mail que nos mandan, habitualmente contiene un enlace que nos dirige a una página web del atacante o a un archivo malicioso. Nos encontramos ante un caso de la suplantación de identidad de una organización en la que la víctima va a creer que está en el sitio oficial. El objetivo es que, el usuario, al iniciar sesión con normalidad, termina entregando los datos de su cuenta al ciberdelincuente. Quizás os interese conocer las estrategias Phishing más comunes en redes sociales.

También, tenemos las cadenas de falsos mensajes con falsas alertas que piden que difundamos el mensaje entre nuestros conocidos. Aquí, cuidado con usar la dirección de correo real porque si califican nuestro mensaje como Spam muy a menudo puede terminar en un filtro anti Spam y no llegar nunca a su destino.

Cuando debemos usar nuestro e-mail real

Tenemos que ser cautos a la hora de utilizar nuestra dirección de correo real. Algunos sitios donde si podríamos utilizarlo son:

  • Para recibir cierta información de nuestro banco.
  • También para las cuentas de las grandes tiendas on-line o físicas con mucho prestigio.
  • El registro en foros con buena reputación y larga tradición.
  • Para mantener el contacto con las personas de confianza ya sea a nivel personal o de trabajo.

Lo bueno de los sitios respetables es que si en algún momento queremos dejar de recibir sus mensajes pinchando en un link que suele venir debajo podemos dejar de recibirlos.

En cambio, si utilizamos nuestra dirección de correo real en el lugar equivocado podemos tener nuestra bandeja de entrada saturada de Spam una larga temporada.

Consejos para usar bien la dirección de correo real

Una buena práctica para empezar puede ser usar varias cuentas de correo. Por ejemplo, una para el trabajo, otra para uso privado y una tercera para la recepción de información. Esta última es la que utilizaríamos en los casos más dudosos.

Si enviamos el mismo correo electrónico a varias personas y queremos que los receptores no puedan ver las direcciones de los otros destinatarios del correo usar la opción de copia oculta. Así, preservas mejor su anonimato y que termine siendo víctima de Spam. También, si tenemos curiosidad y queremos recibir cierta información pero dudamos que luego nos vayan a bombardear con Spam podríamos crear un correo temporal para proteger la privacidad.

Por último, otra opción para proteger la información que mandamos puede ser cifrar los correos que enviamos.