Estufa de pellet o estufa de leña, ¿qué es más barato y cuál es mejor?

Estufa de pellet o estufa de leña, ¿qué es más barato y cuál es mejor?

Pablo Bisio

El pellet está ganando cada vez más peso en la industria de los biocombustibles, y no es para menos. Su eficiencia energética y su atractivo precio en el mercado hacen que se convierta en un rival directo de la leña. Por eso no es de extrañar que si estás pensando en comprarte una estufa para este invierno te haya surgido la siguiente pregunta: ¿estufa de leña o estufa de pellet? La respuesta dependerá de los siguientes factores.

¿Qué tener en cuenta al elegir leña o pellets?

Si quieres elegir bien en tu calefacción para el invierno, debes tener en cuenta ciertos aspectos como la eficiencia energética, dónde almacenar el pellet o la leña y otros aspectos importantes.

Eficiencia energética

Empezamos por el factor quizás más importante. A la hora de escoger un tipo u otra de calefacción lo primero que debemos tener en cuenta es su eficiencia. Si hablamos de las estufas de pellets, la eficiencia energética en términos de poder calorífico se sitúa entre el 80% y el 90%. Mientras que las estufas de leña rinden a unos niveles del 75%. Este valor se reduce en el caso de las estufas de leña en aquellos modelos donde la chimenea es abierta.

A esto se suma la cantidad que empleamos de uno u otro material a la hora de conseguir el calor útil que buscamos. Es decir, para alcanzar la misma cantidad de calor una estufa necesitará menos pellets que leña. Aunque aquí tenemos que fijarnos bien en la calidad del pellet que compremos, ya que existen diferentes clases.

Ahorra con tu estufa de pellets

Factor económico

Sin duda el aspecto que tendremos más en cuenta a la hora de adquirir nuestra estufa es el desembolso inicial que nos exigirá. Aunque es cierto que una estufa de pellets requiere una inversión más elevada que una de leña, no deberíamos dejar que decantara la balanza. Es importante valorar su rendimiento y consumo para que lo barato no salga caro.

Si nos fijamos en el precio por kg de cada uno de los materiales, encontramos que por 1 kg de pellets tenemos que pagar 0,23€ y por 1 kg de madera 0,16€. Viendo esto, nos quedaríamos con la estufa de madera. Sin embargo, como decíamos en el anterior punto, mientras que el poder calorífico de ambos materiales es similar, el rendimiento no. Como decíamos, se necesita menor cantidad de pellets para alcanzar la misma temperatura.

Transporte y almacenamiento

Aquí hablamos ya en términos de comodidad. Por el tipo de material y funcionamiento, el pellet inclina la balanza a su favor ya que se trata de un material más accesible que la leña. Además, la forma más común en la que se vende es en sacos, por lo que será más sencillo de transportar y guardar en casa.

Por otro lado, el pellet no requiere de un cuidado específico para su manutención. Mientras que la madera es necesaria conservarla en un espacio libre de humedad que cuente con una buena ventilación. También es aconsejable que no esté en contacto con el suelo para que se mantenga seca.

Tipos de diseño

Aunque lo hemos dejado para el final, no es menos importante. Una vez hemos considerado los aspectos de eficiencia energética, coste económico y comodidad, llega el momento de elegir el modelo que más se adapte a nuestro hogar. En este caso no vamos a tener problemas. Tanto en tiendas físicas como online podemos encontrar un sinfín de modelos y diseños que se adaptan a todo tipo de casas.

Esta es una selección de lo que podemos encontrar en Internet:

Estufas de leña

Estufa de leña Caexven

  • Potencia térmica 12 kW
  • Con horno modelo

Estufa de leña Joima Teyde Leñero

  • Potencia térmica 12 kW
  • No necesita conexión a la red eléctrica

Estufas de pellets

Estufa de pellets Bio GE60 5,5 kW

  • Clase energética A.
  • Potencia térmica 4,8 kW.
  • Rendimiento 88 y 91%.

Estufa de pellets Fancy

  • Clase energética A+.
  • Potencia térmica 4,8 kW.
  • Rendimiento 87,2 y 93,2%.

Después de considerar los diferentes aspectos de ambos tipos de estufa, está claro que no podemos asegurar categóricamente una ganadora. Tu decisión pasará por considerar aspectos como la eficiencia energética, el uso que le vayas a dar y el tipo habitación que quieras calentar, ya que el gasto en material puede ser un factor determinante.

¡Sé el primero en comentar!