Aprende a controlar los gastos del almacenamiento en la nube

Las empresas y usuarios domésticos en los últimos tiempos se han tenido que adaptar a una nueva forma de trabajar. El cambio hacia un mundo cada vez más digital y online lo ha provocado. Por lo tanto, las empresas se enfrentan a retos como la migración en la nube, el trabajo remoto, la elección de su tipo de nube y más. Hace diez años, cuando las empresas empezaron a migrar sus datos y almacenamiento a la nube desde sus propios servidores ubicados en los centros de trabajo, la tarea era más sencilla. La razón era porque tenían un único proveedor de nube con facturación basada en la capacidad total junto con las tarifas de salida de la red. En este artículo vamos a aprender a cómo controlar los costes de almacenamiento en la nube.

Tendencia actual

Aunque muchas empresas todavía tienen un proveedor de nube con una factura, un par de partidas y un pago la cosa está cambiando. En el 2021 se está observando una tendencia a utilizar una nube múltiple o una nube híbrida para optimizar varias cargas de trabajo. Así, para el año 2022 los proveedores de servicios en la nube en todas las áreas, no solo en el almacenamiento, se están preparando para sistemas de múltiples nubes y la nube híbrida.

Herramientas de gestión de activos

A la hora de controlar costes de almacenamiento en la nube debe determinar exactamente qué aplicaciones y datos almacena nuestra empresa en la nube. Lo primero que tenemos que hacer es una auditoría de toda la organización e identificar todas las cuentas activas en la nube. Así, gracias a esta información podremos comenzar a reducir los costes de almacenamiento en la nube.

En un informe se desveló que hay un promedio del 50% que implican gastos de TI en la sombra, incluido el almacenamiento. En ese aspecto las empresas pueden tener cientos o miles de cuentas en la nube que se ejecutan fuera del ámbito de TI. Esto significa que no tienen visibilidad de uso y las organizaciones tienen un riesgo de seguridad además de costar dinero.

Requisitos de almacenamiento y rendimiento

Si necesitamos almacenar petabytes de datos seguramente interese realizar una investigación de precios en algunos servicios como Google Cloud, Oracle o nubes de VMware, también debemos comparar precios en Amazon Web Services e incluso en Microsoft Azure. En empresas pequeñas con requisitos de almacenamiento de nivel de terabyte o inferiores, en algunos casos, un proveedor local puede ser la mejor opción. También hay que comparar los costes basados ​​en la capacidad y las tarifas de salida de la red para los tipos de cargas de trabajo de almacenamiento que esperamos implementar.

Otra cosa a tener en cuenta, es que una vez que nos hemos decidido por un proveedor de nube, luego con el tiempo cambiarlo se hace más difícil. La razón es que los trabajadores se capacitan y se familiarizan con ese servicio de nube y sus protocolos, y luego los hábitos son difíciles de cambiar. Por otra parte, una buena plataforma de análisis de almacenamiento con inteligencia artificial aunque resulte cara, a la larga puede ser una inversión inteligente.

Los proveedores de servicios en la nube ofrecen niveles de rendimiento para satisfacer las distintas necesidades de una organización. Si queremos reducir costes de almacenamiento en la nube, reduciendo los costes de almacenamiento podemos monitorizar el acceso real de lectura y escritura de un volumen concreto. Si podemos trabajar bien con un volumen más bajo, podemos bajar a un nivel de rendimiento más bajo. Así, dependiendo del volumen, pueden resultar en un ahorro importante de entre el 25 o el 30% por año.

Planifica el acceso y la salida de datos

En el momento que hacemos un movimiento para extraer archivos, registros u otros datos de un servicio en la nube tenemos que pagar por ese servicio. Por eso es necesario calcular con qué frecuencia por mes o año necesitaremos ingresar a nuestros archivos almacenados y realizar un presupuesto en el que también tendremos en cuenta imprevistos. Además, hay que saber estimar el tiempo que le tomará a nuestro servicio en la nube ejecutar nuestra orden. En ese aspecto puede haber muchas variaciones y un buen proveedor podrá ejecutar nuestra petición el mismo día.

La deduplicación de datos y las copias de seguridad

Por si no lo sabéis, la deduplicación es un proceso que elimina copias adicionales de datos, ahorrando una gran cantidad de espacio de almacenamiento. Siempre que se produce una coincidencia, el fragmento redundante se reemplaza con una pequeña referencia que apunta a la ubicación almacenada. Si queremos reducir costes de almacenamiento en la nube los administradores deben deduplicar todos los datos de la empresa antes de migrarlos a la nube.

También para ahorrar costes de almacenamiento en la nube únicamente debemos respaldar únicamente los datos que tengan relación con el negocio de la empresa. Por lo tanto, los trabajadores no deben realizar copias de seguridad de fotos y vídeos de sus smartphones en la nube de la empresa. Por último aquí tenéis unos consejos para que no roben nuestros datos en la nube.

¡Sé el primero en comentar!