Por qué las contraseñas frenan el comercio online

Usamos contraseñas para todo hoy en día. Siempre que queremos entrar en una red social tenemos que poner la clave de acceso. Para poder entrar en el correo electrónico, en foros online, en la cuenta bancaria… Ahora bien, lo cierto es que en determinadas ocasiones esto puede ser un problema. Incluso podría hacer que los usuarios se echen para atrás. Al menos así lo recoge un informe del que nos hacemos eco, que muestra cómo muchos cancelan una compra online en cuanto les solicitan una contraseña para entrar.

Usar contraseña para comprar puede frenar a muchos

Seguro que en alguna ocasión has entrado en una página web para comprar un producto que te interesa, lo has añadido al carrito y has continuado con el proceso hasta realizar el pago. Sin embargo al final, o casi al final de la compra, te ha solicitado iniciar sesión y poner la contraseña. Justo eso, según un informe, echa para atrás a muchos usuarios.

Este informe lo ha realizado la empresa Beyond Identity, que encuestó a más de 1.000 personas y los resultados fueron claros: un 62% de los encuestados dijeron que en algún momento habían abandonado un proceso de compra por tener que poner una contraseña.

Pero esto va más allá y el mismo informe indica que un 76% de los encuestados no volvería a entrar más en ese sitio, el 83% buscaría otro para comprar e incluso el 58% tendría una opinión negativa sobre esa empresa o marca en concreto.

¿Por qué echa para atrás a la gente tener que poner una contraseña para comprar? El 32% de los encuestados dijo que el problema es la fatiga de tener que crear una nueva cuenta constantemente, mientras que el 41% afirma que abandonaron la compra porque no se acordaban de la clave de acceso. Además, el 30% indicó que el proceso para generar una clave de acceso es demasiado complejo.

Evitar errores en las contraseñas

Reducir las contraseñas, una opción para evitar problemas

Entonces, ¿Qué podrían hacer estas páginas web para evitar perder clientes? Según este mismo informe, una opción es simplemente abolir las contraseñas. Utilizar diferentes métodos de autenticación y no exigir a los usuarios que se creen una cuenta para realizar una compra.

Por otro lado, de cara a los usuarios que no quieran crear claves para no olvidarlas, una buena idea es usar gestores de contraseñas. Estos servicios son muy útiles para guardar contraseñas en todo momento y no tener que recordarlas, lo cual puede facilitar los inicios de sesión a la hora de comprar o usar cualquier servicio en Internet.

No obstante, en caso de que sí que tengamos que crear una contraseña para comprar por Internet, nuestro consejo es crear claves que sean complejas y fuertes. No debemos tener contraseñas débiles, sencillas de averiguar y que no nos proteja. Hay que crear una que cuente con letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y otros símbolos especiales. Todo ello siempre de forma aleatoria y además no utilizar esa clave en más de un servicio y evitar así que se produzca un efecto dominó en caso de robo.

Fuente > Beta News

¡Sé el primero en comentar!