Qué tener en cuenta al comprar un sistema Wi-Fi Mesh

En algunas ocasiones el router que tenemos en casa no nos ofrece la calidad del Wi-Fi que necesitamos. Independendientemente, aunque fuera el mejor del mercado, su Wi-Fi tiene un determinado alcance. Entonces, para mejorar el Wi-Fi no nos queda más remedio que comprar equipamiento adicional como un sistema Wi-Fi Mesh o un repetidor Wi-Fi. Hoy en RedesZone os vamos a explicar brevemente qué aspectos debes tener en cuenta al comprar un sistema WiFi Mesh, para que cubras toda tu casa de cobertura inalámbrica.

Una cosa a tener en cuenta, es que el router Wi-Fi está diseñado para utilizarse en la misma planta. Aún así, incluso en la misma planta podemos tener puntos ciegos de cobertura que en una planta superior serían todavía mayores. Antes de proceder a comprar un sistema Wi-Fi Mesh debéis conocer qué es, ventajas, inconvenientes y otras cosas a tener en cuenta.

Qué es un sistema Wi-Fi Mesh

Un sistema Wi-Fi Mesh, también conocidas como redes malladas son las que están formadas por un router o estación base, y varios puntos de acceso, también conocidos como satélites o nodos. Una cuestión muy importante es que trabaja de forma muy diferente que una simple red con repetidores.

La principal diferencia entre una red WiFi de malla y una red con repetidores, es que en la primera tenemos todos nodos que se conectan entre sí y proporcionan a los clientes inalámbricos roaming WiFi, para que puedan pasar de un nodo a otro sin corte en la conexión. En un sistema Wi-Fi Mesh, los puntos de acceso no sólo están conectados al router sino que también son capaces de comunicarse entre ellos, con el objetivo de tener el camino mínimo desde el origen hasta el nodo que actúa de router. Esto nos permite conseguir una mejor cobertura y una mejor gestión de la red. Podéis visitar nuestro unboxing del router Mesh QNAP QMiro-201W.

Otra diferencia entre los repetidores convencionales y la red de mallada WiFi es que no siempre te conectarás al punto más cercano. En ese sentido, será capaz de decidir cuál es mejor en cada momento. Lo hará teniendo en cuenta criterios como:

  • La saturación de la red.
  • La calidad global de la conexión, si un nodo estuviese caído, no nos quedaríamos sin conexión a Internet, ya que nos conectaría a otro.

Además, mantenemos la misma red WiFi con el mismo SSID y contraseña, con un sistema de satélites colocados estratégicamente. Esto nos va a ayudar a tener siempre la mejor señal según cómo esté la conexión o dónde estemos ubicados. La diferencia más importante entre un repetidor WiFi normal y corriente y un sistema WiFi Mesh, es que podremos tener roaming WiFi entre nodos para pasar de uno a otro sin corte en la conexión, podremos seguir con la llamada por VoIP o videollamada, algo que con los repetidores WiFi no ocurre. Además, también tendremos band-steering, una característica que nos permite pasar de 2.4GHz a 5GHz y viceversa dependiendo de las circunstancias de la red inalámbrica.

Ventajas e inconvenientes de comprar un sistema Wi-Fi Mesh

Entre las ventajas de comprar un sistema Wi-Fi Mesh es que se optimizan los recursos. Gracias a ello, tenemos mayor cobertura y la calidad de la señal suele ser mejor debido a la conexión entre los nodos. Otro punto positivo es su fácil gestión desde el software que proporciona el fabricante. Además, no se requiere de una instalación muy técnica y cualquier usuario sin un conocimiento avanzado en este tipo de tecnología podría instalarlo. En los últimos modelos de sistemas WiFi Mesh la configuración es totalmente automática, no necesitamos configurar cada nodo satélite uno por uno.

En cuanto al inconveniente es que si no colocamos correctamente los nodos en los lugares adecuados, podemos tener problemas a la hora desplazarnos por la casa. Así podría ser que tuviésemos zonas en las que los satélites no supiesen realmente cuál es al que deben conectarte en ese momento. Otro punto negativo, es que son claramente más caros que los repetidores WiFi, pero merece la pena por todos los beneficios que tienen.

En que debemos fijarnos a la hora de comprar un sistema Wi-Fi Mesh

A la hora comprar un sistema Wi-Fi Mesh estas son las cosas que debemos buscar que tengan:

  • Una banda de frecuencias dedicada para la interconexión de los nodos: tenemos que tener de un sistema Wi-Fi Mesh con triple banda simultánea. Una banda se dedicaría exclusivamente a la interconexión de los dispositivos. Por lo tanto, de cara a los clientes inalámbricos tendremos doble banda simultánea.
  • Versión del Wi-Fi: el último estándar inalámbrico es el Wi-Fi 6, pero con el estándar Wi-Fi 5 tendríamos un gran rendimiento sin tener que gastar mucho dinero.
  • Procesador y RAM: cuanto más rápida sea la CPU, mejor rendimiento global obtendremos, y en ese sentido también 256 MB de RAM como mínimo son fundamentales.
  • Puertos Ethernet: tienen que ser Gigabit Ethernet como mínimo, y también deben tener puertos los nodos por si necesitamos conectar un equipo vía cable a ellos.
  • Puerto USB: hay sistemas WiFi Mesh que tienen puertos USB para compartir archivos en red local.
  • Firmware: hay que buscar que permitan configurar VLANs en la WAN de Internet, VLAN por puerto para servicios de IPTV, que posea Movistar Triple VLAN FTTH y también que tenga un potente y avanzado QoS para priorizar el tráfico de la red. Además, se recomienda que incorpore un servidor VPN para conectarnos a la red local doméstica de forma segura.

Tal y como habéis visto, los sistemas WiFi Mesh han llegado para quedarse, pero debemos fijarnos en todos estos aspectos para realizar una compra acertada. Os recomendamos visitar nuestro ranking de los mejores sistemas Wi-Fi Mesh con sus respectivos análisis en profundidad, donde podréis ver sus principales características técnicas, cómo son físicamente los diferentes routers y nodos, el firmware que disponen con todas las opciones de configuración explicadas, y también el rendimiento real que nos proporcionan vía WiFi y cable.