Si conecto la TV vía WiFi, ¿el resto de dispositivos funcionarán bien?

El cable de red Ethernet va ser el que mejor aproveche todo el ancho de banda de la conexión a Internet, y el que mayor estabilidad nos proporcione en las conexiones de cualquier dispositivo. No obstante, el Wi-Fi nos ofrece una mayor movilidad, y en algunos lugares no nos queda otra opción porque cablear hasta donde se encuentra el dispositivo puede ser una tarea compleja. Por ese motivo, en algunas ocasiones en las que no tenemos cerca el router de nuestra Smart TV, no nos queda más remedio que conectarla por Wi-Fi. Entonces nos surge la duda de qué ocurre si conecto la TV vía WiFi, ¿el resto de dispositivos funcionarán bien o no?.

Lo primero que debemos comentar es que, en este caso, tenemos tres factores que van a marcar la diferencia entre tener o no tener problemas. Uno de ellos es la calidad del router que tenemos en casa. Otro es esa TV vía Wi-Fi en qué lugar está ubicada y si la señal le llega bien. También habría que tener en cuenta el número de dispositivos Wi-Fi que tenemos en casa y el ancho de banda que necesitan.

El router al que conectamos la Smart TV

Una cuestión muy importante a la hora de conectar la TV vía WiFi son las capacidades inalámbricas que debe soportar nuestro router para que no tengamos problemas. Hoy en día mínimo vamos a necesitar un router de doble banda que soporte las de 2.4 GHz y la de 5 GHz. En este caso, el estándar mínimo que debería soportar es el 802.11ac aunque con los precios actuales se podría pensar en comprar uno que soporte Wi-Fi 6 y el estándar 802.11ax. Actualmente la gran mayoría de Smart TV de gama media y alta, soportan tanto el estándar WiFi 6 como también la posibilidad de conectarnos a la banda de 5GHz, con el objetivo de tener el mejor rendimiento posible y las mínimas interferencias.

Por lo tanto, lo primero que deberemos comprobar son las especificaciones del router. Si tuviéramos uno con las norma 802.11n tendríamos solo la banda de 2.4 GHz y una menor velocidad y estabilidad. Esto significa que tenemos bastantes posibilidades de tener problemas de rendimiento con el resto de dispositivos, sobre todo si la Smart TV está reproduciendo contenido en streaming en 4K al consumir un gran ancho de banda. Aquí tenéis unos consejos para elegir un buen router Wi-Fi en caso de que necesitéis cambiarlo.

Aspectos a tener en cuenta al conectar la TV vía WiFi

Tras haber comprobado que tenemos un router adecuado para conectar la TV vía WiFi, llega el momento de revisar si podemos utilizarla sin problemas. Aquí, por ejemplo, un factor a tener en cuenta son las expectativas que tenemos en cuanto a la calidad de visualización. No es lo mismo querer reproducir contenido a 4K, 1080P o 720P, siendo el primero el que más ancho de banda requiere.

Va a ser muy importante tanto cómo coloquemos el router, como la distancia de esa TV vía WiFi al router que estamos utilizando. Así, para la colocación del router es importante que esté en un espacio libre por los cuatro costados y alejado de otros aparatos electrónicos que puedan causar interferencias. En cuanto a la distancia, si esa TV vía WiFi no está cerca del router y le cuesta recibir su señal, nos planteamos añadir un repetidor Wi-Fi o sistema Wi-Fi Mesh para mejorar la cobertura inalámbrica de nuestro hogar. No obstante, antes de hacer nada también recomendamos probar a cambiar el canal del Wi-Fi.

Respecto al resto de dispositivos, no debería afectarles demasiado siempre y cuando nuestra conexión tenga suficiente ancho de banda. Eso sí, siempre y cuando no haya varios dispositivos a la vez haciendo un uso intensivo de la conexión vía WiFi, de lo contrario tendremos mucha lentitud e incluso cortes esporádicos. Por lo tanto, para realizar las tareas cotidianas como la navegación por Internet con varios dispositivos a la vez no deberíamos tener problemas. Aquí tenéis unas recomendaciones y trucos para cuando llega mal el Wi-Fi a la Smart TV.

Por último, la excepción que obligaría a añadir equipamiento de red adicional, un router nuevo o mejorar nuestra conexión a Internet, sería cuando queremos ver contenidos a alta resolución en nuestra TV vía WiFi o tenemos varios dispositivos a la vez que requieran un gran ancho de banda.

¡Sé el primero en comentar!