Las peores amenazas ya están en el navegador: así puedes protegerte

Escrito por Javier Jiménez

Como sabemos, una de los tipos de malware que más han aumentado en los últimos tiempos son los mineros ocultos de criptomonedas. Es un problema que afecta tanto a sistemas de escritorio como a dispositivos móviles. Hoy hemos conocido un dato que reafirma este hecho: tres de las cuatro peores amenazas de malware ya están en el propio navegador. Y sí, estamos hablando de mineros ocultos.

Las peores amenazas ya son mineros de criptomonedas

Así lo recoge un informe que acaba de sacar Check Point, la empresa de seguridad informática. Esto es más que significativo, ya que ha superado a otras amenazas clásicas como botnets de spam, exploits, etc.

Pero, ¿cuáles son estas amenazas realmente? Se trata de Coinhive, Crypto-Loot y JSEcoin. Están en primera, segunda y cuarta posición, respectivamente. Pero claro, hay que tener en cuenta que los tres servicios son legítimos. El problema llega cuando los ciberdelincuentes se aprovechan de estas bibliotecas de JavaScript para inyectarlas en páginas de forma oculta y generar ganancias.

Ahora bien, lo que realmente importa a los usuarios: ¿Cómo podemos protegernos de estos mineros ocultos de criptomonedas?

Cómo protegerse de mineros de criptomonedas

Lo primero es contar con un buen antivirus. Existen muchas herramientas y programas de seguridad. Esto es importante no sólo para defendernos de mineros de criptomonedas ocultos, sino de la mayoría de amenazas.

Un antivirus puede ayudarnos a detectar sitios que ejecuten scripts ocultos que pongan en riesgo el buen funcionamiento de nuestro equipo.

Minería oculta en los navegadores

También podemos ejecutar un script sencillo, Halt and Block Mining, que nos permite bloquear estos mineros en cualquier navegador de Windows. Fue creado por nuestro compañero de RedesZone, Rubén Velasco, y de esta herramienta hablaba más a fondo en otro artículo. Es gratuito y nos permite bloquear todo minado de criptomonedas en nuestro equipo.

Otra herramienta, también gratuita y de código abierto, es Anti-WebMiner. Dispone de una interfaz simple, sencilla y ágil. La podemos instalar y olvidarnos de los mineros ocultos.

Y si tenemos dudas sobre si nuestro navegador realmente está protegido, en un artículo anterior hablábamos de cómo podíamos realizar un test. De esta manera nos aseguramos de si los programas, scripts o cualquier herramienta para bloquear mineros ocultos, realmente están haciendo su trabajo.

Como sabemos, al mismo tiempo que surgen soluciones, también los ciberdelincuentes innovan y crean nuevas formas para atacar a las víctimas. Es por ello que conviene estar actualizados y tener siempre presentes esta problemática.

Si queremos comprobar si una página mina criptomonedas, podemos hacerlo fácilmente. Muchas de ellas lo hacen de forma legítima. Avisan a los usuarios de su práctica. Sin embargo el problema llega cuando otras páginas lo hacen de forma oculta o incluso ni los propios responsables conocen este hecho; los ciberdelincuentes inyectan código en la página para lucrarse.

Afecta a nuestros dispositivos

El minado de criptomonedas puede afectar seriamente a los usuarios. Lo primero que perjudica a corto plazo: nuestro ordenador o móvil se ralentiza, puede calentarse, apagarse, funcionar peor en general. Pero también a largo plazo. Esto es así ya que estamos llevando a un extremo nuestro hardware. Esto, evidentemente, puede reducir su vida útil. Es algo así como si conducimos un coche a máximas revoluciones.

En definitiva, tres de las cuatro principales amenazas de malware ya están dentro de los propios navegadores y son mineros de criptomonedas. Tomar conciencia sobre este problema puede evitar problemas indeseados.

Fuente > Bleeping Computer