NFC vs Bluetooth: diferencias y puntos positivos y negativos de cada tecnología

Tanto el Bluetooth como el NFC son tecnologías de transmisión de datos inalámbricas. No son nuevas, ya que llevan con nosotros muchos años. Es una forma alternativa al cableado para realizar diferentes acciones. Principalmente están disponibles hoy en día en teléfonos móviles y son muy utilizadas. En este artículo vamos a explicar las diferencias entre el NFC y el Bluetooth y cuáles son los puntos fuertes y débiles de cada tecnología.

Diferencias entre el NFC y Bluetooth

La primera diferencia entre el NFC y el Bluetooth es el uso que le damos. En el primer caso estamos ante una tecnología que principalmente se utiliza para recibir información o emitir pagos. Por ejemplo cuando utilizamos nuestro móvil para pagar. También se utiliza para identificar dispositivos o incluso en etiquetas. Aunque se pueden enviar y recibir archivos, no es su función principal.

El Bluetooth está diseñado más específicamente para transmitir archivos. Es algo muy utilizado por muchos usuarios. También sirve para conectar varios dispositivos entre ellos, por ejemplo unos auriculares al móvil.

La velocidad de transmisión de datos es muy diferente. El NFC apenas alcanza 424 kbit/s, mientras que el Bluetooth puede superar los 20 MB/s.

Otra diferencia reside en la frecuencia en la que funcionan. El Bluetooth, como sabemos, utiliza la banda de 2,4 GHz. Es la misma que utilizan muchos dispositivos que funcionan por Wi-Fi. Por su parte, el NFC utiliza la banda de 13,56 GHz.

En cuanto a la distancia también existen diferencias importantes. El Bluetooth tiene un alcance mucho mayor. Estamos hablando de incluso llegar a superar varias decenas de metros. Por su parte el NFC apenas llega a 20 centímetros en el mejor de los casos. Esto significa que prácticamente hay que usarlo pegado al otro dispositivo.

Puntos positivos y negativos del NFC

Uno de los puntos positivos del NFC es su tiempo de reacción. Podemos coger nuestro móvil y pagar a través de esta tecnología y es súper rápido. El tiempo que tarda la transacción no llega a 1 segundo.

También hay que destacar el uso de energía, que es muy bajo. Prácticamente no consume cuando lo utilizamos. Esto es algo que no ocurre con otras tecnologías inalámbricas.

Hay un apartado que podemos interpretar como negativo y positivo, según se mire. Nos referimos a la distancia. Como hemos mencionado anteriormente, como máximo puede funcionar a 20 centímetros. Es bueno para nuestra seguridad, pero negativo para utilizarlo en dispositivos que estén algo más lejos.

Respecto a lo puramente negativo, lo principal es la velocidad para transferir archivos. Está claro que esta tecnología no está diseñada para eso.

Logo Bluetooth

Puntos positivos y negativos del Bluetooth

Lo positivo del Bluetooth es la capacidad para enviar y recibir archivos. La velocidad es mucho mayor y está más específicamente diseñado para ello. Realmente esta es una opción a tener en cuenta entre varios equipos.

También hay que mencionar que la distancia es mayor. Depende de la versión de Bluetooth que tengamos, podemos alcanzar varias decenas de metros. Eso sí, la calidad buena no suele superar los 10 metros.

Entre los puntos negativos, el principal es el tiempo para conectarse. Es cierto que ha mejorado bastante en los últimos años, pero pueden pasar al menos 6 segundos hasta conectarse. No es algo tan inmediato.

Además, hay que tener en cuenta que funciona en la banda de 2,4 GHz. Esto puede hacer que haya interferencia con otros dispositivos en ocasiones.