Si pagas mucho en tu factura de luz, fíjate en esto antes de cambiarte de compañía

Si pagas mucho en tu factura de luz, fíjate en esto antes de cambiarte de compañía

Sergio De Luz

La factura de la luz lleva disparada desde hace más de un año, muchos de nosotros hemos mirado diferentes opciones, porque ahora mismo el mercado regulado es claramente más caro que el mercado libre, no obstante, con el tope del gas por el Gobierno de España, las cosas se han igualado bastante. Si tienes un contrato vigente sin el tope del gas, entonces no te recomendamos cambiar de comercializadora, porque pagarás más debido a este tope del gas en cualquier caso. Si te acaban de renovar el contrato, o eres de la tarifa regulada, entonces puedes buscar otras opciones para ahorrar dinero. A continuación, os vamos a explicar en qué cosas debes fijarte antes de cambiarte, con el objetivo de ahorrar lo máximo posible.

¿En qué fijarse para comparar precios?

Para comparar los precios de dos tarifas de luz diferentes, debes fijarte muy bien en el consumo y potencia contratada, porque en todos los casos el tope del gas se aplica sobre la energía consumida. Por este motivo, antes os hemos dicho que si ahora mismo no tienes el tope del gas, o lo tienes bonificado por alguna oferta, no cambies de comercializadora ni de contrato, porque en cuanto se modifique el contrato se aplica el tope del gas, y podemos duplicar la factura a pagar.

  • Precio por energía consumida, se mide en kWh y siempre viene marcado con el precio sin impuestos indirectos aplicado.
  • Precio por potencia contratada, se mide en kW. Es posible que la comercializadora tenga siempre el mismo precio por potencia contratada, pero es posible que otras compañías tengan precios diferentes.

Precio por energía consumida

La energía consumida viene definida como euros/kWh de consumo, si tenemos un consumo mensual de 200kWh, basta con multiplicar los kWh consumidos por el precio y nos dará lo que pagaremos. En cuanto al tope del gas, no podemos saber cuánto tendremos que pagar hasta que no nos llegue la factura, porque depende de cada hora del día, y a final del mes se hace una media y es lo que se cobra a los clientes.

Para elegir la comercializadora correcta, simplemente lo que tienes que hacer es comparar el precio del kWh y elegir la más barata, pero también debes tener en cuenta la diferencia de precio respecto a la potencia contratada, sobre todo si tenemos mucha potencia contratada, porque tendrás que hacer más cálculos para elegir la tarifa que más te conviene.

Precio por potencia contratada

Dependiendo de la comercializadora que estemos viendo, el precio de la potencia contratada viene en diferentes unidades, por lo que debemos tenerlo en cuenta a la hora de comparar las diferentes ofertas. Por ejemplo, en las siguientes fotos puedes ver las ofertas de Repsol Luz 24h y la tarifa Endesa One que también es 24h, es decir, el precio del kWh es fijo:

En Repsol el precio del kW es diario, sin embargo, el precio definido por Endesa One es anual, por lo que lógicamente tenemos que realizar unos cálculos para tener las mismas unidades y así comparar.

  • Repsol: 0,081918€/kW/día es igual a 29,90€/KW anuales, y entonces sí lo podemos comparar con los 33,86€/KW que nos aparece en Endesa.

Un aspecto que también debemos valorar, es si tenemos una potencia diferente para la hora punta y hora valle, en principio, lo habitual si no has cambiado la potencia es que tengas la misma en ambos tramos horarios. En este caso, Endesa nos proporciona un precio muy barato para el término de potencia de hora valle. Debes recordar que la hora valle es de lunes a viernes no festivos desde las 00:00h a 08:00h, y todo el día durante los sábados, domingos y festivos.

Servicios adicionales de pago

Algunas comercializadoras tienen servicios de pago que sirven para atender urgencias en casa, como si fuera el seguro del hogar que tengas, y esto suele tener un coste de unos 3€ mensuales, por lo que deberías asegurarte de que no tienes nada contratado de este estilo, porque seguramente esto mismo que te ofrecen ya está cubierto por el seguro de hogar de tu casa.

Tal y como habéis visto, debemos no solamente fijarnos en el precio por la energía consumida, sino también por la potencia contratada, además, siempre deberías contratar una potencia acorde a tus necesidades, para no estar tirando el dinero por tener una potencia más alta que realmente nunca vas a utilizar ni necesitar.

¡Sé el primero en comentar!