Web 3.0 vs web 2.0: principales diferencias

Web 3.0 vs web 2.0: principales diferencias

Javier Jiménez

Estamos acostumbrados a ver muchos términos que hacen referencia a los diferentes apartados y características que hay en la red. Últimamente se puede leer mucha información acerca de la web 3.0. También lo podemos encontrar como Internet 3.0. Esto abarca un campo muy amplio y en ocasiones los usuarios no saben realmente qué significa. Vamos a hablar de ello en este artículo. Vamos a explicar realmente qué diferencias hay entre web 3.0 y web 2.0. De esta forma podremos comprender mejor qué significa cuando leamos estos términos al navegar por la red.

La red ha avanzado mucho en los últimos años

En primer lugar hay que tener en cuenta que la red, Internet en general, ha avanzado mucho en los últimos tiempos. Han surgido muchas posibilidades que hace tan solo unos años parecían imposibles o irreales. Tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de posibilidades.

Si pensamos en cómo era una página web hace una década, cómo era navegar desde un móvil o qué aspecto tenían las diferentes plataformas que usamos en la red, con total seguridad veremos que ha cambiado enormemente.

La manera en la que nos conectamos a Internet también ha cambiado. Hace unos años lo normal era conectarnos a través de un ordenador conectado por cable al router. Esto hoy en día es diferente, ya que la mayoría de las conexiones son inalámbricas. En parte el auge de los dispositivos móviles ha provocado que así sea, pero también la mejora de las conexiones Wi-Fi.

Evitar problemas al ver vídeos en Streaming por Internet

Diferencias entre la web 3.0 y 2.0

La web 3.0 es como se conoce al Internet más actual. Es el denominado como Internet en la nube, ya que gran parte del contenido está almacenado de esta forma. También hay que tener en cuenta la importancia de las aplicaciones web y las plataformas que están disponibles para múltiples sistemas operativos y no solo como página web.

Si hablamos de diferencias marcadas, en la web 2.0 era necesario la instalación de aplicaciones para poder utilizar determinados servicios. Pongamos como ejemplo programas de mensajería instantánea. Hoy podemos simplemente entrar en su página web y desde el propio navegador tener los mismos servicios.

También ha cambiado la manera en la que los usuarios interactúan. Ya con la web 2.0 dimos un salto importante al permitir compartir en redes sociales y lanzar mensajes que tengan audiencia. Ahora con la web 3.0 eso se amplía al basarse en un Internet más inteligente, donde los usuarios pueden también hacer búsquedas más cercanas y estar más conectados entre diferentes plataformas y dispositivos.

Básicamente el término web 2.0 surgió con el auge de las redes sociales y la interacción con éstas. Los usuarios tenían a su disposición una serie de posibilidades que hasta ese momento no era posible. Antes únicamente leíamos contenido, mientras que crearlo por nosotros mismos era más complicado.

Con la web 3.0 se ha ampliado el abanico de posibilidades. Tenemos muchos caminos para poder interactuar incluso en tiempo real con la red. Estamos perfectamente accesibles a todo el contenido desde cualquier dispositivo y sin importar dónde nos encontremos. Es sin duda uno de los cambios más importantes.

Pero sin duda el cambio más importante de la web 3.0 es la accesibilidad desde diferentes dispositivos. No estamos ante un término nuevo, como sabemos, pero sí que podemos ver que desde hace unos años plataformas como Google dieron un paso importante para permitir la navegación casi en las mismas condiciones sin importar el tipo de dispositivo que estemos utilizando. Esto significa que podemos usar un móvil o tableta para realizar una búsqueda, entrar en una web como puede ser RedesZone, y que el contenido aparezca igual y sin problemas ya sea a través de un ordenador o un móvil.

En definitiva, existen diferencias entre la web 3.0 y la web 2.0. Las mejoras que hemos visto en los últimos años son más que evidentes. Nos encaminamos a un Internet más accesible desde todo tipo de dispositivos y eso también hará que las páginas tengan que adaptarse.