Por qué no funciona una web en el PC y sí en el móvil

Por qué no funciona una web en el PC y sí en el móvil

Javier Jiménez

En determinadas ocasiones podemos tener problemas para navegar por Internet. Intentamos conectarnos y vemos que no tenemos conexión o es muy lenta. Puede ocurrir que con el móvil nos funcione correctamente, pero probamos desde el ordenador y es imposible que funcione. Vamos a hablar de cuáles son las principales causas que pueden provocar que no podamos entrar en una web desde el ordenador, pero sí desde el móvil. Daremos algunos consejos para solucionarlo.

Causas por las que el PC no se conecta a Internet

Si nos encontramos con este problema lo que solemos hacer cuando no tenemos Internet es probar con otro dispositivo. Si por ejemplo no tenemos red con el ordenador, lo habitual es coger el móvil y conectarnos a ver si funciona. Entonces, ¿Qué puede causar que nuestro PC no tenga Internet y sí el móvil? Puede ser una mala configuración, un problema con el cableado, algún fallo con el dispositivo… Vamos a ver las causas principales.

Problemas de conexión

Lo primero que debemos pensar es que puede que haya problemas de conexión. Esto es habitual si nos conectamos por Wi-Fi y la cobertura no llega bien, pero también puede ocurrir si el cable de red está estropeado o hay algún error con el adaptador que impide que nos conectemos.

Esto puede hacer que una página web cargue más lento de lo normal, pero también provocar que directamente no podamos conectarnos. Básicamente sería como si no tuviéramos Internet y no podríamos abrir ningún programa que funcione con conexión de red.

Servidores DNS mal configurados

Los servidores DNS son los encargados de traducir la información que ponemos en el navegador y llevarnos a la web correspondiente. Por ejemplo, si ponemos RedesZone.net en la barra de direcciones, automáticamente traduce esa información y nos lleva a la dirección IP correspondiente.

Si tenemos los servidores mal configurados podríamos tener problemas de conexión y eso se ve reflejado a la hora de cargar una web. Si en el ordenador no nos funciona y vemos que en el móvil sí, automáticamente podemos descartar que sea fallo de ese sitio web y habría que analizar si el problema está en los DNS.

Malware en el sistema

Por supuesto, puede ocurrir que nuestro ordenador esté infectado por algún virus que pueda afectar a la conexión. Especialmente puede haber algún malware que afecte al navegador y eso impida que podamos abrir una página web con normalidad y nos encontremos con este problema.

Esto ocurre si hemos descargado algún archivo malicioso, hemos instalado algún programa que es en realidad malware o por alguna vulnerabilidad que haya en el sistema y eso haya permito la entrada de estas amenazas que afectan al rendimiento.

Algún problema con el adaptador de red

Tanto el adaptador de red inalámbrico como el de Ethernet pueden tener problemas que impidan la conexión. Por ejemplo que no tengan los controladores instalados correctamente, que haya algún fallo a nivel de hardware o que estén mal configurado y eso impida que nos conectemos.

Estos dispositivos son clave para que la conexión funcione bien. Si vemos que no podemos entrar en una web desde el ordenador pero sí tenemos conexión correctamente desde el móvil, es otro factor a tener en cuenta y que debemos controlar para descartar.

Fallo en el navegador

Si el fallo se centra especialmente en no poder abrir una página web con normalidad, tal vez el error sea del navegador. Esto puede afectar a cualquiera que usemos, como puede ser Google Chrome o Mozilla Firefox. Un fallo en la instalación, algún complemento que no funciona bien, la caché… Todo esto puede afectar a la carga.

El navegador es la principal herramienta para navegar y es también en muchas ocasiones el principal motivo por el que aparecen problemas para intentar entrar en una web o usar cualquier servicio conectado a la red.

Problemas de hardware

Los problemas de hardware pueden aparecer en algunas ocasiones, sobre todo si los equipos se mueven mucho o se tiende a modificarlos. Siempre existe la posibilidad de que algún componente no realice un buen contacto. Esto ocasionará que este no funcione correctamente, o que no funcione. Algunos componentes, incluso dañados pueden seguir funcionando, pero estos tienden a ocasionar problemas en los equipos o en las funcionalidades que llevamos a cabo con ellos.

Si un ordenador no se conecta a internet, y las opciones derivadas del software están descartadas, tendremos que acudir al hardware. Es algo poco común, sobre todo cuando los equipos no se mueven, pero se puede dar el caso de que algún cabezal de un conector Ethernet se dañe. Esto puede ser por movimientos reiterados, o por algún tirón accidental que se le ha podido dar. Lo mismo puede ocurrir con los routers, donde debemos asegurarnos que el conector o las antenas están entregando la señal de la forma más correcta o eficiente. Lo malo de estos casos, es que la solución normalmente pasa por una sustitución del componente, lo que crea un gasto económico a la vez que los de instalación.

Cómo solucionar problemas de conexión en el PC

Después de haber explicado las principales causas por las que podemos tener problemas para conectarnos desde el ordenador y nos funciona bien en el móvil, vamos a dar algunos consejos esenciales para que esto no ocurra. Siguiendo estos pasos que mencionamos podremos mejorar la conexión y evitar problemas que impidan el correcto uso de la red.

Verificar que hay conexión

En primer lugar hay que verificar que tenemos conexión. Esto va a ayudar a descartar muchos posibles errores que provoquen que no podamos abrir una web o conectarnos. ¿Qué podemos hacer para verificarlo? Por ejemplo, si estamos conectados por Wi-Fi podemos probar a conectarnos por cable.

También, a nivel de sistema, podemos realizar ping a Google o incluso al dominio al que estamos intentando acceder y así descartar también que haya algún problema. Para ello tenemos que seguir estos pasos sencillos:

  • Vamos a Inicio
  • Escribimos cmd y abrimos el Símbolo del sistema
  • Ejecutamos el comando ping, seguido de la web de Google o el dominio al que intentamos entrar

Si todo funciona bien, deberíamos obtener resultados como vemos en la imagen de abajo.

Optimizar la red

También podemos probar a optimizar la red. Especialmente si estamos conectados de forma inalámbrica, podemos mejorar la red Wi-Fi. Por ejemplo instalando repetidores, sistemas Mesh o dispositivos PLC que ayuden a llevar la conexión de un lugar a otro de la vivienda.

Una de las mejores soluciones actualmente, aunque no la más económica, es instalar un sistema Mesh, como hemos comentado. Esto nos ayuda a propagar la cobertura de la señal por toda la casa. Para esto utiliza diferentes nodos interconectados entre sí, de forma que él mismo elige cuál es el mejor dispositivo al que nos podemos conectar de todos para obtener la mejor experiencia posible. Sus ventajas son más que las de los repetidores convencionales, ya que son mucho más versátiles. Si contamos con casas grandes, pueden ser la mejor opción. Por otro lado, los fabricantes cada vez se esfuerzan más en hacer que cumplan estéticamente.

A veces el problema es tan simple como que la cobertura no llega bien o tenemos un repetidor mal configurado. La ubicación donde coloquemos el router también va a ser determinante para que la conexión llegue mejor, ya que si no está bien ubicado se pueden generar zonas muertas.

Cambiar los servidores DNS

Los servidores DNS son esenciales para llevarnos a la página web que realmente estamos poniendo en el navegador. Si no están bien configurados o estamos utilizando unos que no funcionan correctamente, podemos tener problemas para navegar. Puede que vaya más lenta la conexión, pero también que incluso no podamos conectarnos.

Cambiar los DNS es muy sencillo. Simplemente hay que ir a Inicio, entramos en Configuración, Red e Internet, Cambiar opciones del adaptador, seleccionamos la tarjeta correspondiente, entramos en Propiedades y le damos a Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4) y nuevamente a Propiedades.

Allí nos encontraremos con una ventana como la que vemos en la imagen. Tenemos que darle a Usar las siguientes direcciones DNS y poner las que nos interese. Por ejemplo, en nuestro caso hemos puesto las de Google, que suelen funcionar muy bien y son útiles para descartar fallos.

Comprobar que el equipo está actualizado y protegido

¿Tienes el sistema correctamente actualizado? Esto va a ser fundamental para descartar fallos que puedan aparecer. a veces hay vulnerabilidades que debemos corregir o fallos que aparecen después de algún cambio en la configuración. Tener la última versión de Windows es fundamental y para ello debemos ir a Inicio, entramos en Configuración, Actualización y seguridad y allí podremos comprobar si está o no actualizado.

Actualizar Windows

Además, es igualmente importante que esté protegido. Tener un buen programa de seguridad, como es el antivirus Windows Defender, Avast, Bitdefender o cualquier otra opción, va a ayudar a evitar la entrada de amenazas que puedan afectar al rendimiento.

Verificar que los adaptadores de red funcionan bien

Por otra parte, debemos comprobar que los adaptadores de red que tenemos instalados funcionen bien. No importa si se trata de un adaptador Ethernet o Wi-Fi, así como si es integrado en la placa base o nos hemos conectado por USB.

Un paso muy importante para ver que todo lo relacionado con el adaptador de red funciona bien, es comprobar que están actualizados los controladores. Para ello tenemos que ir a Inicio, entramos en Administrador de dispositivos, vamos a Adaptadores de red y allí seleccionamos la tarjeta correspondiente, hacemos clic con el segundo botón del ratón y le damos a Actualizar controlador.

Actualizar la tarjeta de red

Borrar los datos de navegación

Tal vez el navegador no funcione bien y haya que borrar los datos de navegación, como la caché o las cookies. Esto es muy sencillo y lo podemos hacer en navegadores como Chrome o Firefox. Puede ser la solución para que las páginas web vuelvan a cargar con normalidad.

En Chrome tenemos que ir al menú de arriba a la derecha (los tres puntos), entramos en Configuración, Privacidad y seguridad y posteriormente en Borrar datos de navegación. Debemos seleccionar el periodo y lo ideal es marcar Desde siempre. Una vez hecho esto, reiniciamos el navegador y vemos si funciona.

En definitiva, si ves que no puedes navegar desde el ordenador y sí desde el móvil, las causas pueden ser variadas. Hemos explicado los principales pasos que podemos dar para solucionar el problema y verificar que todo está bien configurado y corregir posibles fallos.

¡Sé el primero en comentar!