Conoce la velocidad de Internet mínima para jugar online

Para poder jugar correctamente por Internet es necesario contar con una buena velocidad. Es la base para poder establecer una conexión con otros usuarios y unirnos a una partida. Ahora bien, ¿Qué velocidad mínima es necesaria? ¿Puedo jugar si tengo ADSL? Estas son algunas preguntas que se pueden hacer muchas personas a la hora de contratar una tarifa o instalar un juego. Lo cierto es que todo esto puede variar en función de algunos factores, como vamos a ver, así como de la demanda del propio juego.

Por qué necesitas una buena conexión para juegos online

Cuando navegamos por la red, al subir o bajar un archivo de la nube o simplemente mandar un correo, vamos a necesitar acceso a Internet. Según la actividad que vayamos a realizar, vamos a necesitar mayor o menor velocidad. Esto ocurre por ejemplo al jugar por Internet, que no es lo mismo que simplemente enviar un mensaje por WhatsApp.

Por tanto, para poder utilizar un juego online vamos a necesitar que la conexión sea estable y tenga buena velocidad. Pero más allá de tener más o menos Mbps de subida o bajada, lo cierto es que hay un factor muy importante y que no siempre se tiene en cuenta: la latencia.

Va a ser fundamental que la conexión sea adecuada, que el ping sea lo más bajo posible para que no haya problemas en una partida con otros usuarios y, por supuesto, que tengamos una velocidad suficiente para poder cargar las partidas, instalar actualizaciones, etc. No obstante, una vez más hay que mencionar que todo esto dependerá del tipo de juego y las circunstancias.

Velocidad mínima para jugar por Internet

Si nos centramos en la velocidad mínima para poder utilizar un juego en Internet, a veces puede que con tener 1-3 Mbps sea más que suficiente. En cambio, en otras ocasiones vamos a necesitar bastante más, incluso sobrepasar los 25 Mbps para que pueda funcionar correctamente.

Lógicamente esa velocidad que mencionamos es siempre y cuando no haya otros dispositivos que estén consumiendo Internet. Es decir, pongamos que tenemos una tarifa de ADSL de 20 Mbps. Vamos a jugar un juego que únicamente requiere 8 o 10, por lo que sería suficiente. Pero si al mismo tiempo estamos usando un ordenador para ver vídeos de YouTube en alta resolución o descargando de la nube, entonces no tendríamos disponible ese ancho de banda necesario.

Si hablamos de casos concretos podemos mencionar Stadia, la plataforma de juegos de Google. Para poder utilizar videojuegos con una resolución aceptable de 1920×1080, la compañía recomienda que al menos tengamos 25 Mbps. Si quisiéramos jugar en 4K, esa velocidad tendría que ser mayor.

Respecto a jugar con una PS4 o PS5, en líneas generales recomiendan tener una conexión de al menos 50 Mbps de bajada y 5 Mbps de subida. Esto no significa que con velocidades inferiores no podamos jugar a la mayoría de juegos, pero sí que sería aconsejable al menos tener esa cifra para evitar problemas.

No obstante, aunque esa sea la velocidad recomendada, lo cierto es que la mayoría de consolas del mercado piden tener al menos 3 Mbps de bajada. Es una velocidad que hoy en día prácticamente todas las conexiones tienen y no habría mayores problemas. Eso sí, estamos hablando de algo mínimo. Para que funcionen bien muchos juegos vamos a tener que disponer de 10-15 Mbps y hasta pasar de 25 Mbps, en algunos casos.

Velocidad necesaria para jugar online

Tener margen de velocidad es importante para jugar

Sea cual sea la velocidad que tengamos y cuál sea el mínimo para poder jugar a un juego o consola, es importante tener en cuenta un margen. Este colchón va a evitar que aparezcan problemas si estamos utilizando otros dispositivos conectados a la red y además estamos descargando archivos o viendo contenido en Streaming, algo que consume bastante ancho de banda.

Entonces, ¿Qué velocidad hay que contratar para jugar por Internet? Como hemos visto, lo mínimo necesario variará desde los 3 Mbps hasta más de 25 Mbps. Incluso es aconsejable tener 50 Mbps en determinadas ocasiones. Pero claro, lo normal es que no usemos la conexión solo para jugar, sino que tengamos más aparatos y haya otras personas usando la red al mismo tiempo.

Por tanto, aconsejamos contratar una tarifa que nos garantice tener un buen colchón para que no afecte al rendimiento de los juegos. Por ejemplo, si vamos a reproducir vídeos en YouTube en máxima calidad, usar la nube con otro equipo y al mismo tiempo jugar a un juego que requiere 10-15 Mbps como mínimo, lo aconsejable sería tener una conexión de al menos 100 Mbps para garantizar que no haya problemas.

Qué provoca problemas de Internet al jugar

Hay diferentes causas por las que podemos tener problemas al jugar por Internet en caso de que hagamos un uso intenso de la conexión. Algunos programas, servicios o dispositivos pueden consumir más de la cuenta y afectar a nuestra consola o a cualquier juego en el PC que necesite Internet.

Algo que consume bastante es el uso de una televisión reproduciendo vídeos en Streaming. Por ejemplo si estamos viendo Netflix o YouTube y además lo hacemos a una resolución máxima. Esto va a consumir bastante ancho de banda y puede afectar al jugar en la red.

Pero también otros usos como subir o bajar archivos de la nube, tener varios dispositivos conectados a la red al mismo tiempo y haciendo un uso general, como navegar, podría igualmente consumir ancho de banda y limitar las funciones.

La latencia, tan importante como la velocidad al jugar

Nos hemos centrado en la velocidad mínima y recomendable para jugar por Internet, pero hay otro elemento muy importante: el ping o latencia. Se mide en ms (milisegundos) y es el tiempo que tarda en comunicarse una conexión con otra. Por ejemplo, en el caso de los juegos, es el tiempo que pasa desde que movemos algo en nuestro dispositivo a la hora de jugar, como podría ser dar un pase con el balón en un juego de fútbol, hasta que ese movimiento aparece en la pantalla de otro jugador que esté en la partida.

Mejorar la latencia de Internet

Si el ping es muy elevado, se hace complicado jugar e incluso podríamos tener dificultades para acceder a determinadas partidas. En este caso, mientras menor sea la latencia mucho mejor para evitar problemas.

Algunos juegos piden como requisitos tener una latencia máxima de 100-150. Son cifras elevadas, pues lo aconsejable es que sea bastante menor de esa cantidad. Todo dependerá, una vez más, del tipo de videojuego que estemos utilizando y sus características.

Por regla general, una conexión que tenga más de 50-60 ms empieza a ser problemática para jugar online. Hasta esa cifra, sobre el papel no deberíamos tener muchas dificultades. Si logramos que sea menor, mucho mejor. Se considera que bajar de 20 sería lo óptimo en la mayoría de casos.

En definitiva, podemos decir que tanto la velocidad como la latencia son dos puntos muy importantes para poder jugar por Internet sin problemas. En el primer caso, lo ideal es tener al menos un ancho de banda de 10-15 Mbps disponibles. Si es superior a 25 Mbps, mucho mejor. Incluso a partir de 50 Mbps es lo que recomiendan en determinados casos algunas consolas. Por parte de la latencia o ping, es importante que sea menor de 50-60 y, si es posible, de 20 ms para alcanzar algo óptimo.

¡Sé el primero en comentar!