Cuántos dispositivos puedo conectar al Wi-Fi como máximo

Cuántos dispositivos puedo conectar al Wi-Fi como máximo

Javier Jiménez

Las redes inalámbricas tienen una gran importancia hoy en día entre los usuarios de Internet. Tenemos muchos dispositivos de todo tipo que podemos conectar a la red y acceder a servicios, páginas web, intercambiar archivos, etc. Es cierto que muchos de ellos también pueden conectarse al punto de acceso mediante cable, sin embargo esto cada vez está menos presente precisamente por la mejora de las redes Wi-Fi. Ahora bien, ¿cuál es el límite? En este artículo vamos a explicar cuántos dispositivos podemos conectar a nuestro Wi-Fi y cuándo podríamos tener problemas.

Cada vez tenemos más dispositivos conectados y con acceso a Internet en casa. Hasta hace unos años simplemente tenías un ordenador o dos, una tablet y el teléfono móvil pero esto ha cambiado mucho en los últimos tiempos y todo lo que nos rodea está conectado a Internet. Mira a tu alrededor cuántos dispositivos hay conectados a tu router en casa más allá de teléfonos móviles y tabletas… Televisores con acceso a Smart TV, altavoces inteligentes o altavoces inteligentes con pantalla, el robot aspirador que controlas desde una app, el humidificador inteligente que enciendes de forma remota, el robot de cocina al que envías recetas desde una aplicación. Además de todo tipo de aparatos de domótica como pueden ser las persianas, las bombillas inteligentes, lámparas, enchufes y mucho más. Y todo esto está conectado a tu router. ¿Es un problema? ¿Hay demasiados dispositivos en una misma red WiFi? Puede que te lo hayas preguntado y resolvemos todas las dudas.

Cuántos dispositivos podemos conectar a una red Wi-Fi

Los routers modernos están capacitados para tener una gran cantidad de dispositivos conectados al mismo tiempo. Con el paso de los años las redes inalámbricas han mejorado notablemente y eso también se traduce en menos problemas a la hora de que los puntos de acceso puedan administrar las diferentes conexiones. Quizás hace unos años a nuestro router no conectábamos más de 5 o 6 dispositivos en total por cada casa: un ordenador de sobremesa, un par de portátiles, algún dispositivo móvil por Wi-Fi… No mucho más. Pero hoy en día esto ha cambiado y especialmente con lo que se conoce como el Internet de las Cosas tenemos muchos más aparatos conectados. Hablamos de televisiones, bombillas inteligentes, reproductores de vídeo… En definitiva, un amplio abanico de opciones que forman parte de nuestro día a día.

Pero claro, como en casi todo hay un límite y no puedes seguir añadiendo y añadiendo dispositivos a tu router sin parar. Hay que tener en cuenta que, al menos con los routers domésticos de hoy en día no podemos conectar todos los equipos que quisiéramos, aunque también hay que decir que sería muy raro superar esa barrera con las necesidades actuales. Auqnue generalmente no vas a llegar hasta el límite puede que tengas una casa en la que utilices domótica o vivan muchas personas (más móviles, tabletas, ordenadores, libros inteligentes, un televisor en cada habitación y una gran cantidad de aparatos por cada uno de los habitantes de la casa…) y que puedas llegar a alcanzar el limite. En ese caso, debes saber hasta cuánto y cuánto deberíamos parar.

Capacidad máxima teórica

La capacidad máxima que tiene un router para conectar dispositivos está limitada en el número de direcciones IP que puede gestionar. Si tenemos en cuenta la máscara de subred 255.255.255.0 y la dirección IP usada por el propio dispositivo, podemos decir que el límite máximo teórico para conectar equipos es de 253. Eso sí, aquí podemos incluir tanto dispositivos por cable como a través del Wi-Fi.

Pero esa cifra máxima es teórica. En la práctica va a ser menos e irá en función del tipo de router. Además también hay que mencionar que estamos a nivel doméstico, ya que hay puntos de acceso más profesionales que sí pueden albergar más conexiones. No es lo mismo lo que podemos encontrar en un aeropuerto, donde se conectan muchos usuarios, que el router que tenemos en casa.

Podemos revisar la capacidad máxima teórica que este puede ofrecer. Estas aparecerán como unos números que nos indica las velocidades teóricas de la sincronización WiFi. Dependiendo de varios parámetros internos de las redes WiFi, la señal recibida y el estándar WiFi utilizado, este número será mayor o menor. También debemos tener en cuenta que la velocidad de sincronización la tenemos tanto en la banda de 2.4GHz como 5GHz y 6GHz, y varía.

Esto también puede aparecen en el router indicado como WiFi b/g/n/ac , lo cual indica los protocolos con los que es compatible de los enumerados. Y debemos tener en cuenta, que la velocidad máxima teórica de un router, siempre lo determina el estándar más rápido.

Máximo de clientes permitidos

Pero si tenemos en cuenta una característica más realista, hay que observar el máximo de clientes permitidos en un router. Esa cifra sí va a ser el tope que podemos conectar vía Wi-Fi a nuestro dispositivo, aunque podremos modificarla. Dependerá del router, pero una cifra muy habitual es la de 64. Ese es el número de clientes (dispositivos) que va a permitir tener conexión. No obstante, como hemos indicado podemos modificar esa cifra en muchos de los routers.

Para ello, para ver cuál es el máximo de clientes permitidos en el router y también modificar la cifra, debemos acceder a la configuración del mismo. Generalmente podemos entrar a través de 192.168.1.1, poner las credenciales de acceso y allí dentro ir al apartado Wireless o Wi-Fi. Puede que se encuentre en Configuración avanzada (dependerá del aparato) y allí veremos diferentes puntos de la red inalámbrica y uno de ellos es el máximo de dispositivos permitidos.

Máximo de dispositivos conectados al router

Si no sabemos cuál es la puerta de enlace predeterminada para entrar en el router la podemos averiguar fácilmente. Tenemos que ir a Inicio, escribimos Símbolo del sistema y ejecutamos el comando ipconfig. Allí nos mostrará una serie de datos relacionados con nuestra red y uno de ellos será la puerta de enlace predeterminada. Hemos visto que generalmente es 192.168.1.1, pero podría ser otra distinta. Igualmente hay que acceder con el nombre de usuario y contraseña que corresponda.

Saber puerta de enlace predeterminada

Picos de consumo de ancho de banda

El consumo del ancho de banda, es algo que debemos tener muy en cuenta a la hora de conectar dispositivos a una red Wi-Fi. Esto puede varias mucho, sobre todo porque depende en gran parte del ancho de banda que tenemos contratado. Cuanto más tengamos, menos problemas vamos a tener, exceptuando los propios límites del router en cuanto a equipos conectados. Por lo cual estamos ante algo variable, que incluso puede depender de factores como el uso que le demos a la red, o la hora del día donde la estamos utilizando.

Por lo general, los picos de consumo suelen ocurrir en las llamadas horas pico. Nos referimos a esto cuando hay muchos dispositivos conectados de forma simultánea, y se utiliza la red para actividades que son muy demandantes. Como, por ejemplo, la transmisión de video en alta definición, o la descarga de grandes archivos de contenido. Por otro lado, tenemos los equipos que por la tarea que realizan, tienen con consumo más elevado. Ejemplo de ello son las smart TV, o las videoconsolas. Estas suelen utilizar un ancho de banda mayor, sobre todo porque se pueden utilizar para ver contenido en altas resoluciones, o para jugar a videojuegos online. Lo cual, en determinadas circunstancias puede ser muy demandante.

Por otro lado, en algunas ocasiones estaremos condicionados por otro tipo de eventos. Donde el volumen de dispositivos conectados puede aumentar de una forma considerable. Por lo cual es importante tener en cuenta estos picos de consumo, ya que afectan directamente a la calidad de la conexión, y a la velocidad de la misma. Condicionando así la cantidad de equipos que pueden estar conectados de forma simultánea, sin que lleguen a perder la calidad suficiente como para que no se pueda utilizar la red.

Con cuántos aparatos conectados a Internet tendremos problemas

Esta pregunta no tiene una respuesta exacta. Hay que mencionar que dependerá mucho del tipo de router, así como del uso que estemos dando a la conexión. No es lo mismo tener 4 ordenadores conectados al Wi-Fi y estar descargando y subiendo contenido a la red, consumiendo así el ancho de banda y en funcionamiento constante… A que lo que tengas conectados sean dispositivos que apenas están consumiendo ancho de banda y que simplemente están conectados a la red WiFi sin hacer nada, como puede ser un libro electrónico o como puede ser el teléfono de alguien que simplemente usa para enviar mensajes por WhatsApp. Depende no solo del número de aparatos sino del tipo de ellos y del uso que estén haciendo.

Sin embargo sí podemos dar una idea aproximada de cuándo podremos comenzar a tener problemas. Pongamos que tenemos una conexión de 50 Mbps y hay 10 dispositivos conectados. La velocidad de esa conexión, la capacidad máxima, va a dividirse entre los equipos que tengamos conectados. Si por ejemplo necesitamos tener una buena velocidad para realizar una videollamada sin cortes o subir archivos rápidamente a la nube, si tenemos 10 dispositivos conectados y únicamente 50 Mbps podremos tener problemas.

En cambio, si ese mismo ejemplo lo aplicamos a una conexión de fibra óptica de 1 Gbps, el problema sería mucho menor. Tenemos un ancho de banda muy superior a dividir entre el mismo número de dispositivos, por lo que en ese caso la cifra de equipos conectados al Wi-Fi podrá ser mayor sin tener problemas. En este caso, al menos teóricamente, podríamos tener hasta 50 dispositivos con un reparto de 20 Mbps para cada uno.

No obstante, a partir de 15 o 20 dispositivos conectados al router podríamos empezar a tener problemas. Nuevamente esto dependerá del tipo de aparato que tengamos, pero en un router doméstico básico podemos poner esa barrera como el límite a partir del cual podemos empezar a tener algún tipo de problema, pérdida de conexión, etc.

Uno de los problemas que nos podemos encontrar es el cuello de botella. La electrónica de red se ajusta a la velocidad operacional del elemento más lento en el enlace, y aquí es cuando esto ocurre. Con respecto a los datos que pueden circular por nuestra red, podríamos definirlo como un estrangulamiento en algún punto de nuestra red de datos. Detectar un cuello de botella en la red es muy importante de cara a tener una buena experiencia de uso, y que los datos fluyan mejor. En la actualidad contamos cada vez con más aparatos que se pueden conectar a la red WiFi. Aunque pueda que pasen desapercibidos y no les prestemos atención porque nos hemos acostumbrado a que estén ahí, no es así. Puede que pasen desapercibidos pero están consumiendo datos que ayudan a que se genere el cuello de botella. Por lo cual, solo necesitaríamos conocer el consumo de los diferentes dispositivos conectados, para poder realizar una medición más exacta de cuantos podremos conectar, y así poder disfrutar de una velocidad de conexión óptima.

A mayores, debemos tener en cuenta que esto puede varias en pro del contenido que estemos consumiendo. Es decir, hay dispositivos que pueden tener un consumo más estándar y siempre será prácticamente igual. Pero hay otros cuyo consumo variará muchísimo dependiendo del momento y del uso como puede ser tu teléfono móvil o un ordenador o una tablet. Sin ir más lejos el reproducir un video en una plataforma online, puede variar desde los 0,5 Mbps hasta unos 25 Mbps dependiendo de la calidad que estemos utilizando para verlo, por ejemplo. Esto hará que el baremo de dispositivos que podemos conectar cambie de forma constante.

En definitiva, como hemos visto hoy en día el límite de dispositivos conectados por Wi-Fi podemos decir que en la realidad no existe, ya que podríamos conectar más de los que realmente podríamos tener en nuestro hogar. Eso sí, mientras más tengamos conectados, más problemas podremos tener. Hemos visto que en cuanto llegamos a 15-20 dispositivos conectados al router podemos empezar a experimentar ciertos problemas, especialmente cuando están todos conectados a la red al mismo tiempo y haciendo uso del ancho de banda.

¡Sé el primero en comentar!