¿Son seguros los repetidores Wi-Fi?

¿Son seguros los repetidores Wi-Fi?

Javier Jiménez

Los repetidores Wi-Fi son muy útiles y utilizados por los usuarios. Nos permiten conectarnos a una mayor distancia del router y evitar así problemas de cobertura y estabilidad. Los hay de diferentes tipos y modelos, pero la función básicamente es la misma. Ahora bien, ¿podrían llegar a ser un peligro? ¿Qué podemos hacer para estar siempre protegidos? De todo ello vamos a hablar en este artículo, donde daremos algunos consejos esenciales.

Qué son los repetidores Wi-Fi

¿Cómo funciona un repetidor Wi-Fi? Se trata de un dispositivo que permite, como su nombre indica, repetir la señal inalámbrica. Pongamos que tener un router en una habitación y queremos conectarnos desde la otra punta de la vivienda. Si intentamos conectar un ordenador, móvil o cualquier aparato directamente al router puede que no podamos ni siquiera establecer la conexión o que haya cortes continuos y vaya lento.

Para salvar este problema podemos utilizar un repetidor. Lo colocamos en algún lugar entre el router y la zona en la que vamos a necesitar mejorar la señal. Ese aparato va a repetir la señal que recibe del router y, de esta forma, llegará a la otra punta de la vivienda desde donde vamos a conectar un ordenador o cualquier equipo.

Por tanto, básicamente el repetidor actúa como puente entre el router y otros dispositivos. Sirve para llevar la señal de un lugar a otro sin que la distancia influya tanto. Lógicamente no vamos a tener una cobertura y velocidad igual que si nos conectamos al lado del router, pero sí que ayudará a mejorar notablemente.

No hay que confundir un repetidor Wi-Fi con otros aparatos que también sirven para mejorar la cobertura, como podrían ser dispositivos PLC o sistemas Mesh. El funcionamiento de estos otros aparatos es diferente, aunque tengan el mismo objetivo de permitir que nos conectemos en otras zonas de la vivienda sin que haya cortes o pérdida de velocidad en la medida de lo posible.

Por qué un repetidor Wi-Fi puede ser inseguro

¿Son inseguros los repetidores Wi-Fi? La respuesta corta es que no. Hoy en día estos aparatos cuentan con todos los estándares de seguridad para evitar intrusos y ataques que puedan comprometer los equipos conectados. Ahora bien, esto es lo mismo que podemos decir de un router o cualquier otro aparato y que, llegado el momento, podrían tener problemas de seguridad.

Por tanto podemos decir que sí, que un repetidor Wi-Fi podría llegar a ser inseguro. ¿Por qué ocurre esto? Hemos visto casos  en los que ha habido vulnerabilidades críticas que afectan a los repetidores Wi-Fi domésticos. Esto incluso podría permitir que un atacante de forma remota pudiera acceder a la red. Por ejemplo puede ocurrir mediante un cambio del encabezado de la solicitud HTTP al repetidor.

Esto que mencionamos significa que un atacante que logre explotar una vulnerabilidad de este tipo podría derivar tráfico a páginas maliciosas. Pongamos como ejemplo que queremos entrar en nuestra cuenta de Facebook a través de este repetidor que ha sido atacado. El pirata informático podría derivarnos a una página web que simule ser de la red social y de esta forma robar las contraseñas y credenciales.

Incluso ese repetidor podría llegar a formar parte de una botnet. Esto significa que podría formar parte de una serie de dispositivos (que pueden llegar a ser miles) que han sido infectados para posteriormente realizar ataques por parte del ciberdelincuente.

Pero claro, para que un repetidor Wi-Fi llegue a ser inseguro sería necesario que esté desactualizado, que no cuente con los parches de seguridad, que esté desprotegido… En definitiva, que cometamos ciertos errores.

Otro punto a destacar es que algunos repetidores Wi-Fi cuentan con el protocolo WPS. Esto permite facilitar el proceso de autenticación y hace que sea más fácil conectar dispositivos. Pero claro, esto también puede servir como puerta de entrada a los atacantes.

errores si vas a usar un repetidor Wi-Fi

Consejos para mantener la seguridad

Después de explicar que un repetidor Wi-Fi puede llegar a ser inseguro si no tomamos ciertas medidas, queremos dar una serie de consejos importantes para evitarlo. Algunas recomendaciones que podemos poner en práctica en nuestro día a día a la hora de utilizar repetidores Wi-Fi en nuestra vivienda.

Tener el repetidor siempre actualizado

Un punto muy importante es tener el repetidor Wi-Fi siempre actualizado. Hemos visto casos de vulnerabilidades que aparecen y pueden ser explotadas por los ciberdelincuentes. Esos errores se pueden corregir con los parches que sacan los propios fabricantes.

Por ello, siempre debemo asegurarnos de que tenemos las últimas versiones. Esto no solo aplica al propio repetidor inalámbrico que estamos usando, sino también al router y cualquier aparato que conectemos. Si contamos con todas las actualizaciones existentes podremos reducir el impacto de estos ataques.

Utilizar una contraseña fuerte en el router

Por supuesto también debemos utilizar una contraseña fuerte en el router. A fin de cuentas se trata del aparato principal al que se van a conectar todos los demás. Necesitamos que tenga una clave que sea fuerte y compleja. Nunca debemos dejar la que viene de fábrica al comprar el aparato, ni tampoco utilizar contraseñas que sean débiles y puedan ser explotadas fácilmente.

Una buena clave es aquella que es totalmente aleatoria, que cuenta con letras mayúsculas y minúsculas, así como meter también símbolos especiales. Por ejemplo 3Di/&fsd)8-q8H. Como vemos, tiene todo tipo de símbolos, letras y números y además de forma aleatoria.

Desactivar el acceso WPS

Muchos repetidores Wi-Fi tienen el protocolo WPS. Esto de primeras puede ser muy útil para facilitar las conexiones y hacer que el proceso de autenticación sea más rápido. Pero claro, puede ser un problema de seguridad si hay alguna vulnerabilidad, por ejemplo.

En este caso el consejo es desactivar el acceso WPS desde el router. Si en un momento dado lo vamos a necesitar, por ejemplo si tenemos visitas, siempre podremos activarlo nuevamente. Pero el hecho de tenerlo desactivado va a acortar la probabilidad de sufrir ataques.

En definitiva, podemos decir que un repetidor Wi-Fi podría llegar a ser un problema de seguridad. Es importante saber cuáles son sus principales peligros y estar preparados para evitar cualquier ataque que nos afecte. Básicamente lo principal es que se encuentre actualizado y proteger la conexión.

¡Sé el primero en comentar!