Cómo activar la protección en tiempo real en Windows Defender

Mantener la seguridad a la hora de conectarnos a Internet, utilizar programas y dispositivos, es algo fundamental. Son muchos los ataques que podemos sufrir simplemente con visitar una web o acceder a alguna plataforma. Pero por suerte podemos contar con muchas herramientas que de una u otra forma pueden ayudarnos a evitar estos problemas. Hablamos por ejemplo de antivirus, firewall y otros servicios similares. En este artículo vamos a hablar de cómo activar la protección en tiempo real de Windows Defender, el antivirus predeterminado que viene con los sistemas de Microsoft.

Proteger en todo momento los equipos es algo imprescindible

Podemos decir que la seguridad no es solo realizar un análisis en busca de virus de vez en cuando. No es instalar un antivirus y cuando nos acordemos darle a escanear a ver si hay alguna variedad de malware y eliminarla. Es mucho más que esto.

Para proteger correctamente nuestros equipos es imprescindible una seguridad constante. Debemos siempre preservar los datos, asegurarnos de que al navegar no se descarga un archivo malicioso y, en caso de algún problema, detectarlo justo en el momento. Para ello es necesario tener un antivirus que actúe en tiempo real.

Hay que tener en cuenta que muchos tipos de malware pueden actuar en la sombra. Por ejemplo los ataques de bomba lógica podrían incluso estar configurados para que se ejecuten pasado un tiempo. Esto hace que podamos tener software malicioso en nuestro equipo sin que lo sepamos y, llegado el momento, ejecutarse.

Si tenemos una protección activa, un buen antivirus que analice constantemente los archivos descargados, las páginas visitadas, el contenido que instalamos… Podremos mejorar la seguridad. Va a ser algo que debemos aplicar en nuestros sistemas.

Protección en tiempo real de Windows Defender

Sin duda Windows Defender es un antivirus fundamental para los usuarios del sistema operativo de Microsoft. Viene integrado, es gratuito y además cuenta con muchas funciones interesantes. Una de ellas es la de protección en tiempo real. Esto es algo que, como hemos comentado, es muy útil para evitar problemas que puedan poner en riesgo nuestros equipos.

Para activar la protección en tiempo real simplemente hay que seguir una serie de pasos que vamos a explicar. Así nos aseguraremos de que el antivirus cumple su función perfectamente y que nuestro sistema va a estar protegido. Una manera más de evitar problemas que afecten al rendimiento.

Tenemos que ir a Inicio. Una vez allí vamos a Seguridad de Windows y le damos a Protección antivirus y contra amenazas, que es la segunda opción que veremos en el menú de la izquierda.

Allí tenemos que darle a Administrar la configuración. Lo veremos debajo del apartado Configuración de antivirus y protección contra amenazas.

En esta sección veremos diferentes opciones, como podemos observar en la imagen. Una de ellas es la de protección en tiempo real, que es la primera que aparece. Esta protección se encarga de buscar malware e impedir que se instale o ejecute en nuestro equipo.

Es importante que tengamos esta opción activada. De lo contrario no estaríamos plenamente protegidos y podría colarse malware. Su función es interrumpir un proceso en cuanto encuentra algo malicioso que podría afectarnos.

Además, como podemos ver, es posible activar la protección basada en la nube, la protección contra alteraciones o el envío de muestras automático.

El antivirus no es suficiente para estar protegidos

Hemos visto cómo activar la protección en tiempo real de Windows Defender. Un proceso sencillo y rápido y que siempre deberíamos tener activado, salvo que haya ocurrido algún problema. Pero hay que indicar que no basta solo con tener un buen antivirus instalado. Es imprescindible tomar otro tipo de medidas.

Un ejemplo que podemos mencionar es la necesidad de tener siempre todas las actualizaciones instaladas. En muchos casos aparecen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los piratas informáticos y lanzar así sus ataques. Esos fallos los podemos corregir a través de parches y actualizaciones.

Pero sin duda algo que no puede faltar es el sentido común. La mayoría de ataques van a requerir de algún tipo de interacción por parte de la víctima. Algún error, descargar algún archivo, abrir un e-mail… Por tanto, es algo que debemos tener en mente en todo momento.

Vamos a mostrar también algunos ataques para los cuales el antivirus no es suficiente. Amenazas para las que no podrá protegernos o al menos no en muchos casos.

Ataques Phishing

Algo muy presente en los ataques cibernéticos es el Phishing. Los ciberdelincuentes utilizan este método para robar credenciales y contraseñas. Básicamente consiste en enviar un mensaje, que suele ser a través de un SMS o correo electrónico, para que la víctima haga clic e inicie sesión.

Esos datos van a ser enviados a un servidor controlado por los atacantes. Esta es una de las formas que tienen de robar claves y comprometer nuestra privacidad. En este caso un antivirus, pese a que tengamos activada la protección en tiempo real en Windows Defender, no podría protegernos.

Enlaces maliciosos en páginas web

Tampoco podrían protegernos de enlaces falsos y páginas maliciosas a las que accedamos. De forma similar al Phishing, podrían introducir links que nos lleven a contenido peligroso, como formularios donde podrían recopilar nuestros datos.

En este caso el sentido común va a ser fundamental. Debemos siempre observar muy bien en qué tipo de página entramos y qué información vamos a dar. De lo contrario nuestra privacidad podría verse comprometida.

Vulnerabilidades que puedan explotarse

Sin duda las vulnerabilidades, los fallos de seguridad, están muy presentes. Los cibercriminales podrían atacar estos errores para lograr así su objetivo. Podrían colar una puerta trasera para acceder al sistema, evitar que el equipo funcione bien, robar información… Para evitar esto no hay mejor forma que tener siempre todos los parches instalados, más allá de contar con un antivirus.

Conexiones en redes inseguras

Un antivirus tampoco podrá protegernos al conectarnos a una red Wi-Fi pública y que sea insegura. Esto podría provocar que accedamos a una página sin cifrar y un intruso pueda robar la información. Es lo que se conoce como un ataque Man-in-the-Middle. Un método muy habitual para poner en riesgo la privacidad es precisamente aprovecharse de las redes Wi-Fi inseguras.

Por todo esto, un antivirus no es suficiente para estar completamente protegidos en la red. No obstante, es una pieza fundamental que no podemos dejar de lado. Siempre hay que contar con software de seguridad, más allá de las medidas que tomemos.