En qué se diferencian un antivirus y un firewall

Son muchas las opciones que tenemos disponibles para mejorar la seguridad a la hora de navegar por Internet y de utilizar cualquier dispositivos. Existen muchas amenazas que podrían afectar a nuestros equipos. Muchos tipos de malware que están diseñados para robar contraseñas, infectar los sistemas, recopilar información, secuestrar los equipos… Para evitar todo esto que mencionamos podemos hacer uso de programas de seguridad. Ahora bien, no todos son iguales. En este artículo vamos a hablar de cuáles son las principales diferencias entre un antivirus y un firewall. Ambos pueden ayudarnos a evitar la entrada de amenazas en nuestros equipos.

Proteger la seguridad de los equipos es algo fundamental

Como hemos mencionado, hay muchos tipos de ataques que pueden comprometer la seguridad de nuestros equipos. Muchas amenazas que de una u otra forma podrían afectar al buen funcionamiento, servir como puerta de entrada a los ciberdelincuentes y llegar a incluso controlar los equipos conectados a la red.

Hoy en día nuestros datos tienen un gran valor en la red. Los piratas informáticos buscan la manera de robar información para posteriormente venderla a terceros y lucrarse. Pueden incluirnos en listas de Spam, enviar publicidad orientada o incluso enviar ataques personalizados.

Para evitar que esto ocurra debemos proteger los sistemas. No importa si estamos utilizando un ordenador o cualquier dispositivo móvil. Sea cual sea el caso, el riesgo está presente y puede afectarnos. Por tanto, debemos contar con herramientas que nos protejan adecuadamente.

Ahí es donde entran en juego programas como los antivirus o cortafuegos. Hay muchos más, pero sin duda estas dos opciones son las más populares. Son complementarias, por lo que en un mismo equipo podemos tener ambas opciones. De hecho Windows 10, que es el sistema operativo más usado en ordenadores, cuenta con su propio antivirus y firewall.

Diferencias entre antivirus y firewall

Tanto el antivirus como el firewall van a ayudar a proteger nuestros equipos. Son esenciales para evitar ataques, evitar que el malware llegue a los sistemas y que los piratas informáticos puedan llevar a cabo sus estrategias. Pero no son iguales. Cuentan con diferencias que vamos a explicar.

Qué es un antivirus

Un antivirus es un software que se encarga de rastrear el sistema en busca de amenazas. Puede realizar un escaneo en un momento concreto o en tiempo real. De esta forma, nos avisaría en caso de que vea algo extraño en nuestro equipo. Por ejemplo si al rastrear encuentra un software malicioso nos lanzaría una alerta para que lo eliminemos o incluso de forma automática lo borraría.

Podemos decir que principalmente se trata de un programa de seguridad a nivel de software y de aplicación. Va a analizar los ficheros que hay en el equipo, programas que hemos descargado, archivos adjuntos que nos llegan por e-mail, etc. No va a impedir las conexiones, como ocurre con un cortafuegos.

El antivirus lo normal es que reciba actualizaciones frecuentes. De esta forma puede mantener su base de datos actualizada y estar preparado para detectar nuevas variedades de malware que puedan llegar. Ya sabemos que los piratas informáticos modifican constantemente sus ataques precisamente para saltarse las barreras de seguridad.

Por tanto, podemos decir que el antivirus es un software encargado de analizar nuestro sistema. Se encarga de detectar software malicioso, procesos que puedan ser un peligro y amenazas en forma de malware. Puede eliminarlos directamente o repararlos si fuera necesario.

Programa antivirus

Qué es un firewall

Por otra parte tenemos la opción del firewall. También es un programa muy útil para mejorar la seguridad. Esta vez se trata de una herramienta que actúa como barrera para permitir o no la entrada de conexiones. Puede inspeccionar los datos que llegan desde Internet hacia un servidor y evita por tanto que puedan colarse ciberdelincuentes en nuestra red.

Básicamente lo que hace es bloquear el acceso no autorizado. No se encarga de analizar archivos, como sería el caso de un antivirus. Podemos configurarlo y crear una lista blanca de conexiones que sí vamos a aceptar. También generar una lista donde incluyamos determinadas direcciones que queremos que bloquee, pero permita todas las demás.

Es especialmente interesante para ofrecer una mayor protección a las redes empresariales. Un firewall puede ser tanto de software como un dispositivo físico. También podemos usarlo a nivel de usuario doméstico, lógicamente. Es otro punto diferencial respecto al antivirus, que se trata básicamente de un software encargado de analizar posible malware.

En resumen, un firewall está más orientado en bloquear las conexiones peligrosas que puedan afectar a nuestros equipos. Puede ser tanto un dispositivo físico como un programa. Es una opción muy a tener en cuenta para proteger nuestros sistemas y evitar así problemas.

Cómo usar correctamente el antivirus y firewall

Ahora que ya sabemos qué es un antivirus y qué es un firewall, vamos a dar también algunos consejos para utilizarlos correctamente. Un repaso por algunos aspectos que pueden ser determinantes para que realmente estos programas de seguridad protejan nuestros equipos.

Utilizar programas fiables

Algo básico que debemos tener en cuenta a la hora de instalar un antivirus o firewall es que sea un programa fiable. En Internet podemos encontrar una gran cantidad de opciones, tanto gratuitas como de pago. Sin embargo no todas ellas van a funcionar igual de bien.

Debemos informarnos del programa que estamos instalando. Podemos buscar datos en Internet, ver comentarios de otros usuarios, etc. Es importante que instalemos una herramienta que realmente nos proteja y no tener ningún tipo de problema.

Mantener el antivirus y firewall actualizado

Por supuesto, algo esencial para que todo funcione bien es mantener el antivirus y el firewall correctamente actualizados. A veces surgen vulnerabilidades que pueden ser utilizadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Gracias a los parches de seguridad podemos corregir estos fallos.

Pero además, las nuevas versiones van a permitir una mejora en cuanto a rendimiento. Ese antivirus o cortafuegos que instalemos va a poder funcionar mejor en nuestro sistema, sin llegar a ralentizarlo y provocar fallos.

Aplicaciones de seguridad en la nube

Configurar los programas correctamente

También debemos configurar adecuadamente los programas de seguridad. Muchos de ellos cuentan con opciones imprescindibles para aumentar la protección y disminuir el riesgo. Podemos programar escaneos automáticos, crear listas blancas en el firewall, etc. Hay un abanico de posibilidades que podemos tener en cuenta.

Muchos de los problemas de seguridad, las estrategias que pueden usar los piratas informáticos, llegan debido a errores que cometemos al configurar el software. Pero esto es aún más peligroso cuando se trata de herramientas que van a servir para protegernos. De ahí que siempre debamos tener en cuenta toda la configuración y evitar estos ataques.

Hacer una revisión periódica

Otra cuestión a tener en cuenta es la de realizar una revisión periódica para comprobar que tanto el antivirus como el firewall van a funcionar correctamente. Puede que no estén realizando un análisis periódicamente o que haya alguna actualización pendiente sin aplicar. Por tanto, realizar una revisión de vez en cuando para ver que todo funciona bien es necesario.

Esto puede evitar ciertos problemas que aparezcan y que pongan en riesgo nuestros sistemas. Una revisión de vez en cuando para comprobar que todo va bien, que no hay ningún error, puede evitarnos complicaciones futuras que expongan nuestros datos y afecten al buen funcionamiento de los equipos.

En definitiva, como hemos visto hay diferencias entre un antivirus y un firewall. En ambos casos estamos ante una herramienta que puede ayudar a proteger nuestros sistemas, aunque tengan un funcionamiento diferente. Siempre debemos contar con este tipo de programas en nuestros equipos y evitar así riesgos.

¡Sé el primero en comentar!