Hábitos sencillos que debes cambiar en la red por seguridad

Hábitos sencillos que debes cambiar en la red por seguridad

Javier Jiménez

A la hora de navegar por Internet, de utilizar nuestros dispositivos conectados a la red, podemos ser víctimas de muchos tipos de ataques. Hay una gran variedad de malware que pueden poner en riesgo nuestros sistemas y afectar a nuestra privacidad. Ahora bien, muchos de estos ataques se llevan a cabo debido a errores que cometemos al navegar. Es por ello que pequeños cambios en los hábitos de nuestro día a día pueden mejorar la seguridad. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar cuáles son los hábitos que debemos cambiar en Internet para mejorar la seguridad.

La seguridad y privacidad, factores importantes para los usuarios

No hay dudas de que tanto la seguridad como la privacidad son factores fundamentales para los usuarios. Como hemos mencionado hay muchas amenazas que pueden comprometer nuestros sistemas. Podrían afectar tanto al buen funcionamiento de los equipos como también a nuestra propia seguridad.

Es vital contar con herramientas que nos protejan. Tener un buen antivirus, por ejemplo, es fundamental para evitar la entrada de malware y poder analizar posibles archivos maliciosos que haya en el equipo.

De la misma manera será esencial tener actualizados correctamente los sistemas. Hay muchos tipos de vulnerabilidades que pueden comprometer nuestra seguridad. Es muy importante contar siempre con los últimos parches para no poner en riesgo los sistemas y evitar que pueda ser aprovechado por los piratas informáticos.

Sin embargo más allá de todo esto que mencionamos, en la mayoría de casos los problemas llegan por errores que cometemos los usuarios. Es por ello que vamos a dar una serie de recomendaciones para evitar los malos hábitos en la red. Así podremos mejorar tanto la seguridad como la privacidad.

Evitar los malos hábitos online

Malos hábitos en la red que hay que evitar

Cuando navegamos por Internet o usamos nuestros dispositivos, en muchas ocasiones podemos cometer errores habituales. Son malos hábitos que pueden comprometer nuestra privacidad y seguridad. Debemos evitarlos en la medida de lo posible, como vamos a explicar.

Creer que todo lo gratis es seguro

Un mal hábito que tienen muchos usuarios es el de creer que todo lo gratis en Internet es seguro. Nos referimos a las aplicaciones principalmente. Piensan que cualquier software que se encuentren gratuito va a ser seguro.

Especialmente esto ocurre con determinados programas que suelen costar dinero pero que lo encontramos gratis, aceptando para ello diferentes términos. Es lo que ocurre cuando instalamos un programa y al mismo tiempo estamos agregando software adicional.

Confiar todo en el antivirus

También es un error bastante extendido confiar todo en el antivirus. Muchos usuarios piensan que simplemente con tener un antivirus instalado en el equipo ya está asegurado. Sin embargo hay que tener en cuenta que muchos tipos de ataques, como puede ser el Phishing, no son detectados por los antivirus. Hay que utilizar herramientas adicionales y sobre todo el sentido común para proteger realmente nuestros equipos.

Usar contraseñas fáciles de recordar

Otro tema muy común es el de las contraseñas fáciles de recordar. Los internautas buscan crear claves que puedan recordar fácilmente y no olvidarlas. Esto hace que utilicen palabras o números que les sean familiares. Sin embargo esto pone en riesgo la seguridad al ser claves débiles.

Nuestro consejo es crear contraseñas que cuenten con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Todo ello debe ser aleatorio y no utilizarla en ningún otro lugar.

Aceptar términos sin leer

Este es un problema que está presente cuando nos registramos en plataformas, instalamos aplicaciones o incluso al conectarnos a redes públicas. Es común que los usuarios acepten los términos sin realmente leerlos. Esto pone en riesgo la seguridad, ya que podríamos estar aceptando algunos puntos que comprometan nuestros sistemas.

Descargar de fuentes no oficiales

Por supuesto otro mal hábito en Internet es descargar de fuentes no oficiales. Esto podría provocar que instalemos software que ha sido modificado de forma maliciosa. Es esencial que siempre descarguemos los programas de fuentes completamente fiables.

No actualizar las aplicaciones

Algo similar ocurre a la hora de mantener las aplicaciones. Muchos usuarios piensan que simplemente con actualizar el sistema ya vamos a estar seguros. Sin embargo muchas vulnerabilidades llegan a través de las aplicaciones que tenemos instaladas. Es necesario que las tengamos siempre actualizadas correctamente.