Conoce si Windows Defender es suficiente o necesitas otro antivirus

Conoce si Windows Defender es suficiente o necesitas otro antivirus

Javier Jiménez

La seguridad es un factor fundamental cada vez que navegamos por Internet, utilizamos la nube o descargamos algún archivo de la red. Esto hace que debamos tomar ciertas precauciones y usar algunas herramientas que ayuden a protegernos. Un claro ejemplo es el uso de un antivirus que permita detectar amenazas y virus. Windows Defender es el que viene integrado en las últimas versiones del sistema operativo de Microsoft. Ahora bien, ¿es suficiente con este antivirus? ¿Necesitas otro programa adicional para estar protegido? De ello hablamos en este artículo.

Cómo funciona Windows Defender

Podemos decir que Windows Defender es una de las principales barreras de seguridad que tienen los sistemas de Microsoft. Viene integrado con el sistema operativo, por lo que no vamos a tener que instalarlo y ni siquiera configurarlo, si no queremos tocar nada de como viene.

Es una aplicación de seguridad que tiene como objetivo detectar amenazas y virus, eliminarlas en caso de ser necesario o poner en cuarentena posibles archivos o software peligroso. De esta forma podremos evitar descargar archivos que en realidad sean malware, instalar programas que puedan ser falsos, etc.

Si te preguntas cómo puedes usar Windows Defender, la respuesta es bastante sencilla. Si utilizas Windows 10 o Windows 11, solo tendrás que seguir los siguientes pasos:

  • Vas al menú de Inicio en Windows
  • Escribes Protección antivirus y contra amenazas y lo abres
  • A partir de ahí ya estarás dentro del antivirus de Windows. Podrás realizar cambios, ejecutar un análisis o simplemente comprobar que realmente tienes activa esta herramienta y está protegiendo tu equipo. Verás una pantalla como la de la siguiente imagen:

    Como puedes ver, ahí aparecerán diferentes opciones como puede ser realizar un examen rápido. Incluso puedes observar que es posible utilizarlo con otro antivirus, siempre que lo configures correctamente. No obstante, esto es una opción más y no siempre va a ser así. De hecho lo normal es que solo tengamos uno instalado.

    Puedes marcar la opción de Examen periódico, que es muy útil si usas otro programa de seguridad.

    También ofrece protección contra el ransomware, que sin duda es una de las peores amenazas de seguridad que existen. En este caso, lo que hace el malware es cifrar todos tus archivos. Un problema importante que podría hacer que todos los documentos que tengas almacenados se pierdan.

    Más allá de tener protección antivirus en tiempo real, Windows Defender también va a proteger la nube al detectar y bloquear posibles nuevas amenazas de seguridad. Esto es importante, ya que cada vez utilizamos más la nube en nuestro día a día.

    ¿Es suficiente el antivirus de Windows?

    Pero bueno, llegado a este punto seguramente te preguntes si realmente es suficiente contar con el antivirus de Windows o necesitas algo más. Lo cierto es que se ha convertido en los últimos años en una de las mejores herramientas de seguridad. Siempre actualizado, fácil de utilizar y protege frente a todo tipo de amenazas. Podemos analizar un pendrive, trabajar desde una unidad de red o simplemente cuando descargamos algo de Chrome o Firefox.

    Por tanto, podemos decir que la protección básica, lo más esencial para evitar problemas en Internet, lo logramos con Windows Defender. De hecho, en todas las pruebas que han salido estos últimos años de firmas de seguridad, el antivirus de Windows siempre ha salido muy bien parado.

    Ahora bien, se trata de un antivirus gratuito y sencillo. Si buscas un programa más completo, que cuente con muchas más opciones disponibles, entonces sí que tendrías que instalar un antivirus de terceros. Por ejemplo Avast o Bitdefender son algunas opciones muy utilizadas y que funcionan bien.

    Podemos decir que Windows Defender será suficiente o no según el tipo de usuario que seas. A nivel general, si simplemente eres un usuario que navega por Internet, utiliza programas seguros y quieres una protección general básica, sin duda es una opción más que válida. Vas a estar protegido y no vas a tener ningún problema.

    En cambio, si buscas una protección extra debido a que vas a realizar muchas descargas, vas a usar un ordenador público al que van a acceder muchos usuarios o incluso vas a realizar pruebas que pongan en riesgo la protección, entonces ahí puede que necesites optar por una alternativa que te proteja aún más. No obstante, si vas a utilizar otro programa de seguridad debes comprobar que funcione bien y que se trata de una aplicación fiable.

    Protege tu equipo más allá de un antivirus

    Nos hemos centrado en la seguridad que ofrece Windows Defender y de cómo podría ser interesante utilizar una opción distinta. Ahora bien, ¿podemos estar más protegidos que simplemente con el antivirus? La respuesta es que sí y vamos a darte algunos consejos de seguridad para que evites problemas.

    Actualiza el equipo

    Un paso muy importante para proteger cualquier equipo es tenerlo siempre actualizado. Debes contar con las últimas versiones. Son muchas las ocasiones en las que surgen problemas de seguridad. Pueden aparecer vulnerabilidades que son explotadas por los atacantes y de esta forma logran acceder a tus datos personales o comprometen el buen funcionamiento.

    Esto lo debes aplicar tanto al sistema operativo como a cualquier programa que tengas instalado. En el caso de Windows, para actualizarlo tienes que ir a Inicio, entras en Configuración y vas a Windows Update. Allí aparecerán las posibles actualizaciones que haya disponibles.

    Actualizar Windows 11

    Pero esto debes hacerlo siempre, en cualquier sistema y aplicación. Debes evitar tener instaladas herramientas obsoletas, que puedan ser usadas para poner en riesgo tu privacidad. Esto incluye también cualquier complemento que instales.

    Usa siempre programas oficiales

    Por supuesto, cualquier aplicación que instales en el sistema siempre debe ser oficial. Es cierto que a veces puedes encontrarte con programas de terceros que cuenten con ciertas características interesantes, pero esto podría ser un problema de cara a la seguridad. Podrías estar poniendo en riesgo tus datos personales.

    Por tanto, nuestro consejo es que siempre instales software descargado de sitios legítimos y oficiales. Por ejemplo puedes ir a las páginas oficiales de esas aplicaciones o a tiendas de aplicaciones como Google Play. En estos sitios, aunque no signifique que haya una seguridad del 100%, tendrás menos riesgo de sufrir ataques informáticos.

    Cuidado con las redes públicas

    Más allá de utilizar antivirus como Windows Defender para mantener tu seguridad, debes tener cuidado de dónde te conectas. Redes Wi-Fi públicas, como pueden ser en aeropuertos o centros comerciales, podrían ser un problema importante para tu privacidad. Podrías estar exponiendo datos sin que lo sepas.

    Para evitar esto, lo mejor es utilizar aplicaciones VPN. Lo que hacen estos programas es cifrar tu conexión y evitar así que puedan robar tus datos personales. Básicamente lo que hace es que todo lo que envíes o recibas va a ir cifrado, como si fuera en un túnel al que no pueden acceder intrusos.

    En cualquier caso, si vas a navegar a través de una red Wi-Fi que pueda ser insegura, lo ideal es que no realices transacciones económicas o no inicies sesión en plataformas que puedan ser sensibles. De lo contrario, tus datos personales podrían estar en peligro y suponer un problema importante.

    Protege tu navegador

    Pero si hay un programa que debes proteger es el navegador. No importa si utilizas Google Chrome, Mozilla Firefox o cualquier otro. Es sin duda una aplicación que debe funcionar con total seguridad, ya que allí pondrás datos personales, iniciarás sesión en múltiples páginas y servicios, descargarás archivos…

    Nuestro consejo es que mantengas siempre actualizado correctamente el navegador. De esta forma evitarás vulnerabilidades que puedan ser explotadas. En el caso de Google Chrome, tienes que ir al menú de arriba a la derecha, entras en Ayuda y vas a Información de Google Chrome. En el resto de navegadores es similar.

    Actualizar Google Chrome

    Además de esto, es importante que controles las extensiones que vas a instalar en el navegador. Debes instalar únicamente complementos que sean seguros, que estén actualizados y no pongan en ningún momento en riesgo tus datos personales. Hacer una revisión constante es interesante. En ocasiones pueden cambiar, pueden recibir una actualización y comenzar a funcionar de manera distinta y poner en riesgo tus datos personales sin que te des cuenta.

    Sentido común

    No podemos dejar atrás la recomendación del sentido común. La mayoría de ataques cibernéticos van a requerir que cometamos algún error. Por ejemplo que descarguemos algún archivo peligroso, instalemos algún tipo de software que no sea de garantías, demos datos personales donde no debemos, etc.

    Lo ideal es que siempre revises cualquier archivo que recibes antes de abrirlo, mires bien los posibles links que podrían llevarte a páginas fraudulentas o veas la procedencia de un programa que vas a instalar. De esta forma lograrás que la seguridad aumente lo máximo posible y reducirás el riesgo de sufrir problemas.

    Windows Defender a nivel empresarial

    Como hemos visto, Windows Defender nos ayuda a mantener los archivos, documentos y más datos protegidos, y evita que se instalen programas maliciosos en nuestros equipos. Pero a nivel empresarial, también puede ayudar a tener los equipos protegidos sin tener que adquirir alguna herramienta de terceros, y además tenemos un sistema totalmente apoyado por Windows, y con actualizaciones constantes.

    Su gran ventaja en grandes redes de equipos en corporaciones, es que este se ejecuta en segundo plano, por lo cual no molesta en las actividades habituales del equipo. Esto también incluye la seguridad con respecto a los usuarios, ya que cuanto más activos trabajan con equipos, más posibilidades hay de que alguien use el sistema de forma indebida, y se pueda colar algún tipo de malware en el equipo, por lo cual es importante Windows Defender, pues analiza los archivos y carpetas de que estas se abran, junto con las descargas y unidades externas.

    También es útil en cuanto a las notificaciones, pues este nos avisa en caso de detectar algo que puede ser peligroso. Esto se puede programar para que salten o se generen logs donde quede registrado todo lo que este detecta. Esto ayuda a prevenir que posibles peligros se expandan a través de todo el entramado de equipos.

    En todo caso, si buscamos unos niveles de protección más altos, o se le exige más a una herramienta de estas características, no está de más contar con otros sistemas de protección de terceros. Esto es principalmente, porque es posible que otras herramientas hagan las mismas funciones de forma más eficiente, pues Windows Defender puede ralentizar la apertura de archivos o accesos debido al análisis previo que realiza. Esto a nivel doméstico puede no ser un problema, pero en una corporación con grandes flujos de archivos, puede ser muy importante.

    Sentido común en Internet

    Como hemos visto es de vital importancia contar con un buen antivirus en nuestro equipo, siempre que sea de calidad y fiable será un buen punto de partida para estar protegidos. Lo más recomendable siempre será valorar todas las opciones posibles, para ver cual es la que más se ajusta a nuestro uso. Pero incluso contando con el mejor antivirus posible, a la hora de navegar por internet es muy importante aplicar el sentido común en todo lo que hacemos.

    La gran mayoría de los malware o ataques que llegan a los equipos, es por acciones de los usuarios directamente. Normalmente esto suele pasar desapercibido, ya que no se suelen recibir ataques demasiado graves, pero eso no quita de que esto pueda suceder. Por lo cual, se deben tomar algunas medidas que hagan que el antivirus simplemente se encuentre en el equipo por alguna emergencia, o por algún despiste o engaño que nos puedan hacer.

    Lo primero que debemos tener en cuenta, son los accesos. Conocer los sitios a donde accedemos es muy importante, y sobre todo, verificar que se tratan de los sitios reales del servicio. Normalmente cuando se trata de los lugares correctos, los podemos identificar con el https convencional, el cual es un buen primer filtro. Si no cuenta con este protocolo, lo mejor será obviar el sitio y no introducir ningún dato que nos pueda comprometer.

    El correo es otro de los grandes peligros. Si bien su función es de sobra conocida y reconocida, no deja de ser una forma muy habitual de colar ataques en los equipos de los usuarios. Normalmente los filtros de spam funcionan, pero se puede dar el caso de que algún correo no sea categorizado como tal, por lo cual es importante estar atentos a esto, y aplicar lo que indicamos en el punto anterior.

    En definitiva, como has podido ver para lo básico te sirve con tener solo Windows Defender como único antivirus. Ahora bien, si buscas algo más completo deberías instalar alguna aplicación alternativa. Eso sí, uses el antivirus que uses, siempre debes potenciar al máximo tu seguridad. Hemos dado algunos consejos para ello.

¡Sé el primero en comentar!