Windows 8 podría ser una puerta trasera para la NSA

Windows 8 podría ser una puerta trasera para la NSA

Rubén Velasco

La NSA está teniendo constantes críticas tras el descubrimiento del proyecto PRISM. Espiar a todos los usuarios de internet a través de puertas traseras instaladas en las principales empresas de la red genera descontento general por parte de los usuarios. Gracias a la filtración de los documentos de unos determinados chips que se están instalando en los nuevos dispositivos como PCs y tablets, es posible que Windows 8 se haya convertido en una puerta trasera para la NSA.

Estos chips se llaman Trusted Platform Module (TPM) y están siendo instalados actualmente en todos los nuevos dispositivos de Windows 8. Según el gobierno alemán y unos documentos filtrados sobre estos chip, es muy probable que Windows 8 se haya convertido en una enorme puerta trasera de libre control por parte de PRISM.

Desde el inicio del uso del chip TPM, este suponía un extra de seguridad para los sistemas que lo integraban, pero con la llegada de Windows 8 y la versión 2.0 del chip, este gana demasiados privilegios dentro del sistema pudiendo controlar absolutamente cualquier software instalado en él y elegir si se quiere ejecutar o no (y no podrá ser deshabilitada esta opción en Windows 8). También este chip controla el cifrado de Bitlocker y controla las opciones de control remoto del sistema.

prism_main_Windows_8

Desde Alemania han expresado sus preocupaciones sobre este asunto, pero Microsoft y la NSA se han reafirmado en mantener la configuración actual del sistema de seguridad sin alterar. La seguridad de Windows 8 dependerá por completo de TPM v2.0, en caso de que la seguridad de este chip sea vulnerada y explotada puede suponer un grave problema para el sistema operativo de Microsoft y se podrían descubrir más detalles sobre un nuevo espionaje de la NSA.

¿Crees que la NSA está detrás del nuevo sistema operativo de Microsoft?