Cuidado con el Internet de las Cosas: vulnerabilidades más comunes y cómo protegernos de ellas este 2019

Escrito por Javier Jiménez

Es una realidad que cada vez tenemos más dispositivos conectados a Internet en nuestro hogar. Si echamos la vista atrás, hace solo unos años lo más probable es que tuviéramos un ordenador con acceso a la red. Nada más. Nuestros teléfonos no tenían Internet o era muy limitado. Tampoco había otros dispositivos como tablets. Pero en los últimos años eso ha cambiado. Seguramente si nos metemos en nuestro router veremos muchos dispositivos conectados por Wi-Fi. La televisión, varios móviles, alguna Tablet, un ordenador, algún portátil… Es por ello que la seguridad se vuelve vital. En este artículo vamos a hablar de las vulnerabilidades más comunes y cómo podemos proteger nuestros dispositivos de lo que se conoce como el Internet de las Cosas.

Como hemos mencionado, son muchos los equipos que están conectados a nuestra red. Un ejemplo es la televisión, pero hay muchos más. Aparatos para regular la temperatura, bombillas inteligentes o incluso electrodomésticos como un frigorífico o una lavadora pueden unirse a la lista.

Todos ellos pueden ser vulnerables a sufrir ataques. Dichos ataques podrían comprometer también la seguridad de otros equipos conectados a la red. Es por ello que resulta vital tomarse esto en serio y evitar las vulnerabilidades más comunes o malas prácticas al configurar estos dispositivos.

Vulnerabilidades más comunes del Internet de las Cosas

Los dispositivos de lo que se conoce como el Internet de las Cosas pueden presentar problemas de vulnerabilidades que pongan en riesgo nuestras redes. A veces ocurre si los dejamos tal cual vienen de fábrica. En otras ocasiones, por el contrario, podemos ser los propios usuarios quienes ponemos en riesgo esa seguridad al configurar algunos aspectos.

Mala configuración para acceder

Es común que cuando compramos un dispositivo de este tipo traigan una clave y acceso predeterminados. Incluso pueden venir sin contraseña para “facilitar” la tarea a los usuarios. Se conectan a la red que elijamos y eso podría poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad.

Nuestra recomendación para proteger el Internet de las Cosas en este 2019 es utilizar un usuario y contraseña distintos al que viene de fábrica. De lo contrario podría ser muy fácil simplemente con saber el modelo que un atacante pudiera entrar.

Hay que poner una contraseña fuerte y difícil, así como un nombre de usuario para acceder. De esta forma estaremos aumentando notablemente la seguridad.

Software desactualizado

Otro error bastante común es tener software desactualizado. Sin duda esto podría afectar muy negativamente a la seguridad. A veces pueden surgir vulnerabilidades que son aprovechadas por los ciberdelincuentes para desplegar amenazas. Eso lo combatimos a través de parches de seguridad y actualizaciones.

El problema es que muchos dispositivos como puede ser una televisión pasan un poco desapercibidos. Actualizar un ordenador o un móvil, por ejemplo, es más común. Es algo más visible y que utilizamos constantemente. Sin embargo dejamos de lado el actualizar otros equipos secundarios y es igual de importante para evitar riesgos de seguridad.

Sin duda tener software desactualizado es una de las vulnerabilidades más comunes.

Vulnerabilidades en la propia red

Pero no todo es culpa de los dispositivos conectados. También puede ocurrir que haya vulnerabilidades en la propia red. En este sentido es vital mantener la seguridad de nuestro router. En primer lugar contar con una contraseña fuerte, tanto para acceder al dispositivo como de la red Wi-Fi. Pero también es importante mantener actualizado el firmware.

Seguridad Internet de las Cosas

Cómo proteger nuestros dispositivos

Además de lo que hemos mencionado referente a las principales vulnerabilidades, vamos a dar algunos consejos para proteger aún más los dispositivos. De esta forma podemos prevenir posibles ataques que comprometan la seguridad.

Algo que podemos hacer y es muy recomendable es entrar en la configuración y el apartado de seguridad. Aquí, entre otras cosas, podremos configurar diferentes parámetros como evitar el plug and Play. De esta forma podemos evitar que un intruso acceda al dispositivo de una manera sencilla.

También podemos apagar la conexión inalámbrica. Pongamos como ejemplo que tenemos una televisión conectada a Internet por cable. No necesitamos que su conectividad Wi-Fi esté activa. Siempre podremos desactivarla y, en caso de que en un futuro la necesitemos, volver a activarla.

Además, conviene echar un vistazo a todas las opciones adicionales que puedan tener. Todo lo que veamos innecesario y que pudiera beneficiar a posibles atacantes, conviene desactivarlo. No solo la conexión Wi-Fi.

En definitiva, estas son algunas de las principales vulnerabilidades que podemos encontrarnos en el Internet de las Cosas. También hemos dado recomendaciones para evitarlas.